Los pagos digitales se extienden y relegan cada vez más el uso de efectivo

Compartilo

La tendencia al abandono del dinero físico y la adopción de herramientas de digitalización de efectivo es cada vez acelerada.

La era de la digitalización no puede ser ajena a cambios en todas sus vértices y las protagonistas ahora son las finanzas: las aplicaciones de pagos electrónicos, las billeteras virtuales, las criptomonedas y – aunque no nuevas – las tarjetas de crédito y débito desplazan cada vez más el uso del efectivo

La tecnología es una herramienta que permite brindar nuevas formas de inclusión financiera significativa y efectiva. Abre la puerta a la oportunidad de llegar a una gran parte de la población mundial que no está bancarizada y poner el foco allí en donde las instituciones financieras están ausentes. En términos generales, es real que las plataformas digitales pueden convertirse en la solución que muchos necesitan para integrarse al circuito digital y acceder a bienes y servicios – y al pago de los mismos -, entre otras cosas, de una forma sencilla y segura

Por su parte, Martín Bellocq, Chief Marketing Officer de Ualá, sostuvo que “la digitalización de efectivo es muy positiva porque permite que más personas ingresen de forma definitiva al sistema financiero formal. Es la puerta de la inclusión financiera y el primer paso para incremento en el uso de servicios financieros como tarjetas, inversiones y créditos”.

Martín Bellocq

La transformación en la forma en que las personas eligen pagar bienes, servicios y demás no es una mera teoría, sino que la tenencia hacia la digitalización del efectivo se ha hecho presente en muchos países alrededor del mundo y cada vez son más las personas, gobiernos e instituciones que notan el gran cambio que pisa fuerte.

Digitalización a nivel global

El informe “Back to Business Study 2021 Outlook: Global Small Business and Consumer Insights”, de VISA, sostuvo que el 78% de los consumidores a nivel global han ajustado sus métodos de pago con predominancia de la inclusión de billeteras digitales y afines como consecuencia de la pandemia, entre otros factores. 

Por su parte, ReportLinker pronosticó que el mercado de pagos digitales crecerá a una tasa de crecimiento anual compuesta del 13,7% entre 2021 y 2026. Según el estudio, la alta demanda se basará en la conveniencia, políticas gubernamentales favorables y la evolución del comportamiento de los consumidores. También, el informe afirma que los pagos hechos vía apps móviles superarán los u$s2 trillones globalmente para el 2023

Según el Consejo Europeo de Pagos, en Suiza, las transacciones con efectivo representaron tan sólo el 1% del PBI del país en el 2019 y – desde dicho año – el retiro de efectivo de cajeros y afines ha disminuido un 10% promedio anualmente. Las autoridades suizas han dicho que no le temen a la idea de ser un país en donde los métodos de pagos sean 100% digitales para el 2023

Por otro lado, el Banco de Inglaterra se comprometió a disponibilizar dinero efectivo siempre y cuando la demanda lo amerite. Sin embargo, en el caso de que esta cese, el organismo afirmó que se emprenderá en una paulatina erradicación del efectivo, ya que los costos asociados al dinero físico son cada vez más altos debido a que la demanda es cada vez más baja. 

Por último, el estudio “Diary of Consumer Payments Choice” – realizado por el Banco de la Reserva Federal de San Francisco – demostró que el uso del efectivo ha disminuido notablemente y el uso de tarjetas de crédito y débito ha crecido. El uso de tarjetas se vio presente en el 57% del total de los pagos realizados en 2021, comparado con el 55% del 2020 y el 54% del 2019

Sobre por qué las personas y las empresas se ven atraídas a abandonar el efectivo, Ignacio Schmidt – Product Manager de Kavak Fintech – opinó que “hay un efecto en cadena, para las personas poder pagar con un medio de pago digital se vuelve estándar y los comercios que no tienen esta opción caen por debajo del estándar de servicio al que el consumidor está acostumbrado. La adopción de métodos de pago alternativos no es tanto para ganar mercado sino también para no perderlo

Por su parte, Hernan  Corral – fundador de la fintech Pomelo – dijo a Punto Convergente que los métodos digitales ganan terreno “principalmente por la usabilidad” y agregó: “la facilidad de no llevar efectivo, no tener que sacarlo en un cajero, no tener que lidiar con el vuelto, no tener que administrarlo. Es inseguro, sobre todo en países con alta inflación. Nadie que haya adoptado métodos digitales lo abandonó, es ahí donde vemos que es como un camino de ida”. 

Hernán Corral e Ignacio Schmidt

Dato sobre pagos digitales en Argentina

La Argentina no escapa de la tendencia hacia un sistema en donde el efectivo es cada vez menos utilizado. Según un informe de First Capital Group, hace ya dos años – aunque particularmente durante el 2021 – se registró un progresivo abandono del efectivo y un crecimiento exponencial en el uso de billeteras virtuales y otros métodos de pago alternativos en el país.  

Por su parte, el Banco Central (BCRA) es un organismo que impulsa la digitalización de efectivo como método de formalización de la economía y factor reductor de los costos que implica el dinero efectivo circulante. En este sentido, en noviembre del 2021 entró en vigencia el sistema de Pagos con Transferencias, o “Transferencias 3.0”, el cual permitió que cualquier aplicación de un banco o billetera virtual pueda leer el código QR de los comercios, fomentando así el uso de métodos diferenciados de pago. 

Transferencias 3.0 – Fuente: Banco Central de la República Argentina

En este contexto, según datos oficiales, los pagos con códigos QR interoperables superaron las 63.000 operaciones diarias en promedio a fines de marzo del 2022, 178% más – casi el triple – que cuando entró en vigencia el sistema. Actualmente, implican un movimiento mensual de aproximadamente $1500 millones. 

Otros datos del BCRA demuestran que las operaciones con tarjeta de crédito en pesos durante el mes de abril del 2022 aumentaron un 4,5% en comparación con el mes anterior. También se registró un aumento en el uso de tarjetas de crédito en dólares, con una suba interanual del 179%. Asimismo, un estudio de la consultora Scentia sostuvo que las operaciones con tarjeta aumentaron un 6,7% respecto del año pasado, en términos de consumo

Es evidente que incluso las instituciones tradicionales ven el futuro en los sistemas digitales. Sobre el tema, Corral señaló a Punto Convergente que esto “es porque es mucho más eficiente para el mundo financiero eliminar el efectivo y manejarse con medios de pago digitales” y agregó que también influye mucho la tendencia al pago digital, lo cual explotó en un mundo post pandémico. “Yo creo que en un mediano plazo se va a llegar a la totalidad del uso de medios digitales”, cerró el creador de Pomelo. 

Por su parte, el Global Payments Reports – realizado por Fidelity National Information Services (FIS)  – sostuvo que en los próximos tres años los billetes dejarán de ser el medio de pago más elegido por los argentinos. El estudio proyecta que, para el 2025, los pagos en efectivo en el país representarán tan sólo el 21,7% del total. 

Apps de pago

Por otro lado, un estudio realizado por la fintech Ualá sostuvo que, durante el 2021, más de 1,2 millones de personas digitalizaron efectivo a través de agentes de cobranza extrabancarios como Pago Fácil o Rapipago, una tendencia que se afianzó con el paso de los meses. El mismo informe demostró que los usuarios de la app ingresaron a sus cuentas más de $78.000 millones a lo largo del año pasado, lo cual significa que – en promedio – cada persona digitalizó $65.000

También, el estudio apuntó que, entre las distintas utilidades de la digitalización del efectivo, las más frecuentes son las compras con tarjetas de débito y de crédito, los pagos de bienes y servicios, las inversiones, las asistencias personales y seguros y las solicitudes de créditos.

Las personas también encuentran muchos beneficios en el uso de estas herramientas que no sólo fomentan una mayor inclusión financiera, sino que les permiten gestionar sus finanzas de una forma más accesible y libre, además de ser elementos que potencian la economía local.

En este sentido, Bellocq sostuvo que “la digitalización del dinero genera efectos positivos en la economía” y ejemplificó: “En 2021, a través de Ualá se abrieron más de un millón de cuentas de inversión y muchos usuarios pudieron realizar por primera vez inversiones para compensar parte de los efectos de la inflación. A su vez, en lo que respecta a créditos, más de la mitad de las personas usuarios de Ualá no contaba con historial crediticio al momento del alta y con un producto como el de cuotificación empiezan a generarlo”. 

Hacia en nuevo sistema de adaptación

La emergencia del COVID-19 ha irrumpido, en gran medida, en la forma en que se transfiere y utiliza el dinero y cómo se realizan los pagos: la pandemia fue un punto de inflexión para la adopción de tecnologías de pago digital

Serán muchos los años que pasarán hasta que el efectivo sea erradicado, si es que siquiera algún día lo es, pero lo que sí puede afirmarse es que un sistema digitalizado de pagos puede estimular el crecimiento económico por hacer que los pagos sean sencillos y convenientes, y con ello facilitar el consumo y la inclusion financiera. 

También cabe destacar que este nuevo – no tan nuevo – sistema, tan predominante hoy en día, tiene el gran atractivo de ser rápido, permitir ahorrar tiempo y funcionar como un método de ahorro para empresas e  instituciones por una reducción de costos derivados de la logística y manejo del efectivo. Además, también hay que tener en cuenta que significaría una gran reducción de costos para el gobierno en términos de producción de efectivo

Las instituciones financieras deben reevaluar cómo hacer que sus servicios sean competitivos y compatibles con un mundo cada vez más digital y, en medio del fervor digital, el mundo debe cuidarse de excluir y darle la espalda a aquellos que pueden quedar marginalizados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cuatro =