Cripto, el ecosistema que eligen los jóvenes

Compartilo

Las criptodivisas son foco de atención de quienes ingresan al mercado laboral y comienzan a generar ahorros. Qué pasa con el sistema financiero tradicional quede bajo la sombra de las finanzas digitales

A pesar de la volatilidad de las criptomonedas y los altos riesgos que puede significar invertir en finanzas digitales, los jóvenes siguen eligiendo este método de inversión frente a cualquier opción que ofrezca el sistema financiero tradicional.

La libertad, la independencia financiera y la posibilidad de manejar su propia cartera de monedas digitales para generar ingresos pasivos sin tener que responder a una entidad de control bancaria o gubernamental son los mayores atractivos que la juventud encuentra en el mundo de la economía digital.

De la misma manera que el consumo de medios tradicionales se transportó hacia plataformas como Twitch, YouTube y las redes sociales, la metamorfosis del sistema financiero avanza: pasaron 12 años desde el nacimiento de la primera criptomoneda y hoy pisan fuerte que nunca.

LA SOCIEDAD JOVEN Y LA DIGITALIZACIÓN

Lo que hace 12 años era un nicho poco explorado hoy se ha convertido en uno de los temas más mainstream de todos: el mundo cripto invadió el arte, el deporte, el entretenimiento y los medios de comunicación. Las monedas digitales pasaron de ser una curiosidad a una inversión viable.

En este contexto, hoy en día estos activos tienen un target marcado: los jóvenes. Las criptomonedas, casi por diseño, son un espacio natural al que ellos, los protagonistas de la era digital, se sienten atraídos.

El pasado mes de septiembre, un estudio de Rebellion Pay – un banco español – señaló que el 38% de los españoles de entre 25 y 40 años se plantearon invertir en criptodivisas en los próximos meses y que el 21% de los jóvenes invierte actualmente en ellas.

También, un estudio realizado por la fintech 2gether a fines del 2019 demostró que el 56% de los usuarios de criptomonedas tienen entre 26 y 45 años y un nivel educativo alto – no necesariamente en temas financieros -.

El estudio recolectó datos de más 10.000 personas desde abril hasta diciembre 2019 en 19 países del continente europeo en pos de estudiar los hábitos de los usuarios de criptomonedas y poner en evidencia la existencia de una tendencia “cashless” (sin efectivo) entre los jóvenes.

En está línea, The Tokenist realizó un estudio en 2020 en 17 países en el que también investigó la presencia de la juventud en el mercado digital. Según los resultados, los mileniales tienen más confianza en las criptodivisas que en el mercado de valores, en el sector inmobiliario o en el oro: ser nativos digitales les permite identificarse con este nuevo – no tan nuevo – mundo.

Grafico de autoría propia – Datos: The Tokenist

Las criptos principalmente se pueden comprar, vender, guardar o intercambiar en formato digital y, pese a su intangibilidad, son un activo real en el mundo de las inversiones con el cual se puede operar en cualquier momento del día, todos los días del año, lo cual se adapta perfectamente al carácter acelerado de la vida de los millennials.

Los jóvenes son personas altamente digitales, hiperconectadas, con marcados valores socio-económicos y una fuerte tendencia hacia el consumo inmediato, lo cual significa que el universo cripto es ideal para ellos. Es una operativa fácil, rápida, inclusiva y leal.

A los beneficios que los jóvenes encuentran en las finanzas digitales también se sumaron los NFTs (Non-fungible Tokens o Tokens No Fungibles): un activo inimitable en el mundo digital que funciona como la respuesta digital a las piezas de colección y los juegos.

Los NFTs dieron paso a un universo de posibilidades que permitió expandir los horizontes de la tecnología blockchain hacia los videojuegos, el arte coleccionable, la música, los memes y muchos otros activos que interesan a la juventud. Es un nuevo mundo de diversión dentro de lo económico y lo financiero.

Según el Millionaire Survey de la CNBC, aproximadamente la mitad de los millonarios millennials tienen por lo menos el 25% de su fortuna en criptomonedas y más cerca de la mitad del total son propietarios de NFTs.

Entre tantos atractivos que seducen a los jóvenes sin dudas también está el sentido de comunidad. No se sienten conectados ni identificados con el sistema financiero tradicional y en las criptomonedas encuentran un lugar al que sienten que pertenecen: quieren invertir en lo que los identifica y los hace sentir escuchados.

DETRÁS DEL FENÓMENO: LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN

Las criptomonedas no son emitidas por un gobierno y no existe una autoridad central que las supervise, sino que son administradas por redes de computadoras “peer-to-peer” (persona a persona), que se ejecutan mediante un software gratuito de código abierto.

Aunque pueda parecer que es simplemente magia, el mundo de las criptodivisas no se mueve por sí sólo, sino que tiene una profunda red tecnológica que sienta las bases de su éxito y seguridad: la tecnología blockchain.

En palabras simples, como lo explica el economista y director de EPyCA Consultores, Martín Kalos, se trata de fragmentos de información encriptados en donde cada fragmento de información “contiene datos del siguiente y el anterior”.

Elementos clave de la tecnología blockchain – Fuente: IBM

Gracias a este diseño en cadena, dice Kalos, “si un fragmento es adulterado por alguna razón – un hackeo, un error del sistema, lo que sea – el fragmento siguiente y el anterior se van a dar cuenta de que la información que tienen del aquel bloque no coincide y así se podrá rastrear donde está el error”.

Esto hace que la tecnología blockchain sea sumamente segura, ya que para alterar datos de cualquiera de los bloques hay que alterar toda la cadena, lo cual “hoy por hoy implica una capacidad computacional que no existe en el mundo”, explicó el economista, quien también dijo que “por eso se supone que este es un sistema que actualmente es inhackeable”: esa es la premisa básica.

Lo curioso es que está tecnología de bloques no es utilizada simplemente en el ecosistema cripto, sino que también sienta las bases de miles de aplicaciones que se usan hoy en día y de muchas empresas que operan con base en la información. Por ejemplo, una red de blockchain puede hacer seguimiento de pedidos, pagos, cuentas, detalles de producción y mucho más.

La tecnología de cadena de bloques abrió nuevas fuentes de financiación alternativas y fomentó el mundo de las fintech. Es un protocolo tecnológico que garantiza el cumplimiento de un contrato financiero por ambas partes, y así proporciona tanta seguridad, o más, que aquellos contratos que tienen como intermediario una institución financiera tradicional.

RECHAZO HACIA EL SISTEMA FINANCIERO TRADICIONAL

Los jóvenes no se sienten representados por el ecosistema financiero tradicional, el cual muchas veces impone barreras de entrada desde lo operativo hasta lo digital que desmotivan a la juventud amante de la velocidad y la simplicidad.

Infografía de autoría propia

Por su parte, Pablo Sabbatella, Growth Lead en Exactly y fundador de Defy y TechCXOs, opinó que los jóvenes se vuelcan al sistema cripto “por el fracaso de muchas instituciones del sistema financiero tradicional o porque simplemente – las tradicionales – son instituciones que no les hablan a ellos”.

Es una realidad que el sistema de las criptomonedas es sumamente sencillo y, podría decirse, “user friendly”. Este no es el caso, por ejemplo, del mundo de las acciones y el mercado de gestión de activos, del cual los jóvenes parecen preferir mantenerse lejos.

“Hoy en día empezar a invertir en criptos es mucho más fácil que ponerse a invertir en el sistema tradicional, los jóvenes lo ven como algo que es el futuro, que les divierte más, que va contra el sistema y en donde no dependen de nadie”, sostuvo Sabbatella.

Ivan Tello, cofundador de Decrypto.la – el exchange con mayor liquidez de Latinoamérica para comprar y vender criptomonedas -, IMTech y Quantia Capital, coincidió con la postura de Sabbatella: “hay un avance de la adopción del sistema cripto entre los jóvenes”.

Más allá del fácil acceso, Tello también remarca que las personas de entre 18 y 35 años eligen las finanzas digitales por haber visto “de primera mano las debilidades del sistema tradicional y las cíclicas crisis que afectan al ahorro de los trabajadores”.

Las instituciones financieras tradicionales deberán actualizarse en pos de no quedar rezagadas frente al avance de la economía digital y las criptomonedas. En este sentido, el Sveriges Riksbank – el banco central sueco – ya está haciendo pruebas con su moneda digital e-krona y, por otro lado, el Banco Popular de China hace tiempo que maneja su propia cripto, la e-yuan.

Por su parte, el Banco de Inversiones Europeo emitirá criptobonos mediante el uso de la tecnología blockchain de la criptomoneda Ethereum y de este modo busca lograr que sus transacciones se abaraten y aceleren, para así dar una mayor liquidez a los mercados.

Cada día se deja más en evidencia que los bancos del mundo, de alguna forma u otra, de a poco intentan ponerse al día y encontrar formas de entrar en la escena joven y no quedar bajo la sombra de la era de las finanzas digitales.

Pasan los años y cada vez son más las personas, gobernadas por los jóvenes, que eligen las criptos como el medio para resguardar su patrimonio, generar inversiones con alta rentabilidad y potenciar su ahorro: la simpleza del sistema es la clave principal de su éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + ocho =