Juego de grandes: los métodos de los profesores para enseñar en cuarentena

Compartilo

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió habilitar el regreso a las escuelas. Todo este período de clases virtuales fue todo un desafío para estudiantes, pero también para los profesores que debieron implementar nuevos métodos de enseñanza.

Las clases presenciales vuelven de a poco y algunos ya comenzaron a dejar la virtualidad paulatinamente. Los alumnos se encuentran en el colegio con sus compañeros de clase y los profesores, con sus colegas. Durante las clases virtuales, los educadores tuvieron que adaptarse a esta modalidad e implementar nuevas técnicas de enseñanza.

El contexto de pandemia desafió a la educación a ensayar nuevas maneras de enseñar. “Por primera vez todos los docentes juntos tuvimos la urgencia de animarnos a probar nuevas maneras de enseñar. La cuarentena logró que nos demos cuenta del valor de la escuela y de la enorme tarea que hacen los docentes”, explicó Melina Furman, profesora de la Universidad de San Andrés e investigadora del CONICET en el área de Educación, en una charla TED.

Por otro lado, Furman agregó: “Esta pandemia hizo más visible que nunca las diferencias entre los hogares. La escuela con todas sus dificultades, durante unas horas al día por lo menos, pone entre paréntesis esas desigualdades y ayuda a que todos los chicos y las chicas estén protegidos y con foco puesto en aprender”.

La pandemia implicó no solo un cambio en la forma en que los docentes brindan los contenidos, sino que también modificó la elección de los materiales que ayudan en la comprensión de temas. De actividades de mucho estudio, se pasaron a temas más reflexivos, creativos y abiertos al pensamiento, lo cual conllevó a nuevas labores para los profesores ya que tuvieron que pensar rápidamente nuevas actividades.

María Dolores Garrido, profesora de matemática en el St George’s College, explicó a La Nación que comenzó a utilizar el pizarrón virtual Whiteboard de Explain Everything para enseñar durante la cuarentena: “Creí que no iba a lograrlo, pero no solo aprendí a usarlo sino que poco a poco fui aprovechando más sus funciones. Hoy no me imagino dando clases sin él. Las herramientas tecnológicas son fundamentales para mantener una comunicación fluida con los alumnos, más allá de impartir conocimientos”.

El pizarrón virtual Whiteboard de Explain Everything

Previamente el Ministerio de Educación les dio el aval a 169 escuelas, 89 primarias y 80 secundarias, para que puedan abrir sus puertas a los estudiantes. Ahora el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta anunció que todos los alumnos pueden volver a las aulas desde el próximo lunes, tanto para escuelas públicas como privadas. La aplicación de la medida correrá por cuenta de cada escuela y se hará bajo esquemas de burbujas sanitarias. De esta manera, las clases virtuales van diciendo adiós.

Santiago Mayochi, profesor de Historia en el colegio Santo Tomás de Aquino y en Todos los Santos, explicó qué nuevas actividades desarrolló en sus clases virtuales: “Una de las cosas más creativas que hice fue grabarme jugando al Age of Empires (un videojuego de estrategia con campañas históricas) mientras explicaba el contenido. También les pedí a mis alumnos que hagan videos en grupo. Esto puso en juego no solo su fluidez y buena postura a la hora de grabarse sino también la creatividad y edición en el armado del video”.

Mayochi mostrando una partida explicativa de Historia del videojuego Age of Empire

“Además me descargué programas de edición de videos porque, si bien ya venía usando videos en años anteriores, este año resultaron más útiles que nunca”, indica el joven de 24 años. Gabriel Scaglia, profesor de Geografía en el colegio Santo Tomás de Aquino y en el Manuel Belgrano, también debió adaptarse a la virtualidad y optó también por la utilización de imágenes, videos y videojuegos.

“Le di mucha importancia a generar un clima distendido y divertido. Los juegos tomaron un rol muy importante y motivador. La realización de infografías por parte de los chicos fue una herramienta útil para que ellos puedan mostrar con imágenes cosas que antes expresaban solo en palabras. Maquetas comestibles, batallas navales virtuales, partidas explicativas del Age of Empires y un TEG adaptado fueron algunos de los métodos que usé”, explica Scaglia.

Si bien puede resultar algo sencillo para los jóvenes, éstos métodos nos son del todo fáciles para los profesores mayores. La ayuda de las respectivas autoridades fue algo clave para la adaptabilidad de las clases virtuales a las nuevas generaciones, quienes cada vez más utilizan la tecnología para aprender.

Scaglia también utilizó el Age of Empires para sus clases de Geografía

Claro que las clases virtuales trajeron sus complicaciones. Mayochi señala: “Con las videollamadas siempre hay alguno (o varios) que no dice nada, o tiene la cámara apagada, o que no se conecta”. Estando a 7 meses de la suspensión de la presencialidad, el profesor de Historia señala que sus alumnos “no pueden creer que sea noviembre y sigamos así. En los dos colegios que trabajo ya se está empezando a hablar de encuentros mensuales o semanales de 90 minutos en el colegio con los alumnos y eso les genera mucha ilusión”.

Por otro lado, Scaglia indica que las desventajas de la virtualidad son “no tener una interacción más humana con el alumnado y que es difícil separar el tiempo laboral del personal ya que el espacio de trabajo es nuestra casa”. Lo cierto es que las clases presenciales están cada vez más cerca para todos los colegios y el deseo que tienen los estudiantes de volver a ver a sus compañeros y amigos está cada vez más cercano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + diez =