¿Qué significa recibirse en cuarentena?

Compartilo

La vida de todos los ciudadanos pareció adaptarse a la cuarentena obligatoria que se declaró aquel 20 de marzo. Aunque algunas otras cosas dentro de nuestra rutina cambiaron aún antes, como la educación presencial. Sin embargo, esto no significó un parate en la vida, sino que esta continuó su curso y aún lo sigue haciendo, pero en condiciones muy distintas a las que acostumbramos.

Es así, cómo muchos estudiantes, de diferentes carreras, en diversas Universidades del país, lograron conseguir su título universitario, incluso, en cuarentena. Es el caso, por ejemplo, de la Facultad de Sociales de la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires, en donde desde el mes de abril hasta la fecha, fueron 180 los alumnos graduados, según informó Romina, miembro de dicha facultad.

Pero todos aquellos alumnos y ahora profesionales, tienen nombres propios, tales como Mia Pérez, quien se graduó en Medicina en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC); Ignacio Quiróz y María Fernanda Soza graduaron de abogados en la Universidad Católica de Santa Fe (UCSF), en la Provincia de Misiones; y Antonella Chiarelli y Camila Luna que consiguieron su título de licenciadas en Marketing en la Universidad Católica de Buenos Aires (UCA).

El factor común entre todos ellos, es haber imaginado otra situación y por supuesto, otras condiciones para uno de los momentos más importantes de su vida.

Aún así, estos nuevos métodos y caminos para dar un cierre a una etapa de su formación profesional, fueron considerados de formas diferentes entre ellos. 

Para algunos, el método virtual, fue similar a lo que hubiera sido de forma presencial. Para otros, estas condiciones los beneficiaron por las posibilidades que tuvieron para evaluar. Cómo contó Antonella Chiarelli: “A mi me ayudó, porque la materia que me había quedado para rendir, era muy difícil, y haciéndolo online, tenía que ser oral si o si. Yo tenía que rendir una materia práctica y teórica, me tomaron todo oral, la teoría y la práctica, y uno se puede defender un poco más en el oral”. 

Pero de lo contrario, estas formas, pudieron ser menos convenientes para otros, “La verdad es que me complicó más, porque me puse muy nerviosa, porque no sabía cómo iba a ser la modalidad, me asusto no poder ingresar al aula zoom”, explicó Camila Luna.

Estos títulos, significan no sólo, un gran esfuerzo y responsabilidad por parte de los alumnos, si no que también, significan y se expresan a través de una serie de transformaciones y adaptaciones que debieron asumir las autoridades del ámbito académico para que esto sea posible.

La Decana de la Facultad de Sociales de la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires, Liliana Inés Pantano, cuenta que en su experiencia, y de acuerdo a las medidas que tomó la UCA, “La toma de decisiones fue consensuada. Se siguieron las grandes líneas del consejo superior, o sea del rector, las experiencias de otras facultades, a través de las experiencias concretas de los decanos. Se analizaron las posibilidades, la disponibilidad de la universidad a través del SIED (Sistema Informático de Educación a Distancia), y fue realmente de gran calidad, contamos con plataformas disponibles tanto Eva como Zoom”.

Así mismo, el objetivo por parte de las distintas facultades, es contribuir para que el alumno pueda tener la mejor experiencia posible, pese al contexto. “Nos preocupan cosas que no podemos manejar, como la conectividad o la dificultad que el alumno tenga para manejarse el día del examen con cierta privacidad con los dispositivos en su hogar. Entonces por eso queremos garantizar todo el resto”, agregó la Decana Liliana Inés Pantano.

Pero, ¿Cómo saber si la calidad de estos exámenes virtuales, es la misma que la que podrían tener en el formato “normal” y presencial?

“Creo que la presencialidad se replica en la virtualidad. Quiero decir que el alumno que era aplicado en el modo presencial sigue siendo en el modo virtual”, explicó Adrián Barrios, docente del nivel terciario.

Por su parte, opinó que “La calidad no es la misma, por mas que le pongas toda la onda y todas las ganas. Creo que la educación tiene que basarse además de los conocimientos y la transferencia del conocimiento, en la relación que se entabla con el docente. Entonces esto de la virtualidad hace que sea todo más frío”.

Pero ante esto, la Decana de la Facultad de Sociales de la UCA, explicó que para ella, la calidad del exámen no varía en estos casos. “Porque en realidad la presencialidad o la virtualidad, tenemos que tomarlo como medio. Lo importante es la relación que establezca el docente con el alumno y el conocimiento que haya tenido durante el cuatrimestre. En realidad la evaluación tiene que ser entendida en lo presencial y en lo virtual como parte del proceso de enseñanza y aprendizaje, no como una cosa aparte. La calidad creo que está en el dictado, en la relación alumno-docente y en el modo responsable que el alumno responde a esta capacitación”. Por eso, afirmó que ante esta situación se priorizó la relación docente- alumno, más allá de la parte técnica e informática. “Se intentó que todos los departamentos en todas las carreras trabajaran con evaluación continua, osea, que no solamente sea un parcial o algún examen en particular, sino también que los docentes fueran teniendo evidencia del rendimiento de los alumnos hasta llegar al final”.

Por lo tanto, podemos decir, que la pandemia obligó al mundo a transformarse, y a las instituciones a buscar alternativas para seguir funcionando. 

Este camino, implicó grandes adaptaciones, y muchas tomas de decisiones. Y según la Decana Liliana Inés Pantano, “Esto ha sido una exigencia muy grande para el claustro docente, porque preparar, dictar, evaluar de esta manera requirió todo un aprendizaje y toda una implementación particulares”.

Por su parte, los graduados, han buscado adaptarse al distanciamiento social pese al gran festejo que soñaban en post de su graduación, tal como nos contó Antonella Chiarelli “Uno siempre se espera, eso de decirle a toda tu familia, mañana me recibo, que vaya toda tu familia, tu abuela, tus abuelos, todas tus amigas, tus amigos, que te esperen afuera del aula, que te preparen el cartel, que lleven todos los huevos, las espuma, la serpentina. Y poder estar en la facultad, y salir del aula y decir “ME RECIBÍ”, y chau. Todos ahí, gritos, llanto, emoción, abrazos. Siempre me lo imaginé así, y es como debía haber sido”.

Pero en lugar de estos abrazos y contacto físico que la pandemia nos quitó, hubo más videollamadas y saludos a distancia.

“Realmente fue muy distinto, tuve a mis hermanos lejos porque no pudieron viajar y solo abrazando en ese momento a mi mama, mi papa y mi novio, pero fue muy emocionante igual porque todas las personas que estaban lejos me hicieron llegar su “abrazo” por medio de fotos, vídeos, regalos, tuve cerca a todos aunque no haya sido físicamente, también por medio de videollamadas o mensajes. Después pude festejar con algunos amigos y familiares el fin de semana, ya que en mi provincia estaba permitido las juntadas en esos días. La realidad, a pesar de todo, fue tal vez igual de emocionante a lo que siempre imaginé que sería ese día”, expresó Mia Pérez.

Antonella Chiarelli, Licenciada en Marketing (UCA)
Camila Luna, Licenciada en Marketing (UCA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =