Educación: cómo viven la modalidad virtual los docentes de la Provincia

Compartilo

Mientras en pocos municipios se habilitaron las clases presenciales, los docentes de los tres niveles educativos de la Provincia de Buenos Aires continúan implementado distintas estrategias virtuales.

Malvina Frasseren, es preceptora en el jardín de infantes 908 de San Esteban y maestra de sala en el Jardín 902, de Cañuelas, provincia de Buenos Aires, Frasseren manifestó que, “no es fácil, a veces no sé qué más hacer para que sea más atractiva, me disfrazo de payasa, salgo al parque, juego con el perro, esas cosas por ahí les atraen mucho más”, sobre las dificultades que trae esta modalidad para enseñar a los más chicos. Además, comentó que no para de trabajar, la demanda es permanente: “Realmente trabajo todo el día, me levanto a la mañana y mandó el primer videíto, un cuento, o la actividad que sea, y es la noche y me siguen llegando cosas. Trabajo más horas. A mi me gusta estar, no puedo decir hasta las 17 horas y ahí cortamos, no, yo estoy ahí hasta la hora que sea, y les respondo”, no hay descanso.

“Afronto la modalidad a distancia con ansiedad, incertidumbre, compromiso y preocupación también, particularmente resultan complicados todos los contenidos a trabajar”, explicó Eugenia Sabrina Trouillet, docente de la sala de tres del Jardín de Infantes La Sagrada Familia de Cañuelas, quien solo vio a sus alumnos solo 10 días. Dar clases a niños de 3 a 5 años es un desafío, la docente expresó: “Te levantás y te acostás trabajando y pensando la mejor manera de planificar y poder enseñar y llegar a los nenes, en jardín dependemos 100% de la familia de cada nene, sus ganas, sus tiempos y su realidad”.

Malvina y uno de los tantos vídeos que les envía a sus alumnos de nivel inicial.

María Eugenia López Cacciabue, es docente de segundo año en la escuela primaria N°27, de Cañuelas, y declaró que comenzó con las clases por la plataforma Zoom después de las vacaciones de invierno, “hasta ese momento, sólo mandaba las actividades por WhatsApp y hacía vídeos explicando algún tema”. En cuanto a la carga horaria: “Empecé trabajando todo el día, y de a poco fui poniendo límites, porque realmente es insostenible”.

Las ciencias naturales en la virtualidad

“La cantidad de horas trabajadas supera a las que se trabajaban en la modalidad presencial, el tiempo destinado a la enseñanza virtual duplica al que se destinaba anteriormente. Debido a las organizaciones familiares y sus particularidades recibimos devoluciones de tareas o consultas más allá del horario “laboral”, mensajes y tareas los fines de semana, consultas las 22 hs.”, enunció Rosana Perrotat, docente de segundo año del colegio Santa María de Cañuelas. La educadora afirmó que, “la planificación se realiza de la misma manera que en las presenciales, pero, con las adecuaciones necesarias para el trabajo a distancia, durante la semana se realizan dos clases a través de la plataforma virtual Zoom para reforzar el vínculo, compartir ideas, realizar correcciones, devoluciones y acompañamiento. Los contenidos más difíciles de adaptar a esta nueva modalidad de trabajo son los de Ciencias Naturales, que requieren de un trabajo de manipulación, experimentación directa y guía docente”, sobre los contenidos y la planificación diferenciada que precisa la virtualidad.

El vínculo pedagógico entre la familia, los alumnos y docentes.

Myrian Andrea Idiarte, es profesora de Lengua y Literatura en 4tos, 5tos y 6tos años de la educación secundaria superior en diferentes escuelas del distrito de Cañuelas, entre ellas, Técnica 1, ES 3 (Estrada), ES 9, ES 10 (B° La Torre) y ES 2. La docente expresó que: “El trabajo docente hoy es 24/7 (sic), los adolescentes se acuestan tarde y no están despiertos a la mañana, que son los horarios de las clases. Por lo tanto, a partir del mediodía comienzan a hacer preguntas. Ellos tienen mi celular así que la consulta es constante. He estado 10 o 12 hs haciendo un trabajo con algún chico/a”, acerca de la demanda de trabajo que conlleva esta modalidad. Además, agregó que, “tuve que repensar mi postura para poder adaptarme. Como profesora de lengua, me ponía muy mal ver los errores de ortografía y dejarlos pasar, porque si hacía una lista con todas esas palabras bien escritas iba a estar toda una tarde con dos o tres alumnos, así que tuve que establecer prioridades”.

200 alumnos

“La parte constructivista del conocimiento es la que me ha sido más difícil de planificar, como para que el chico investigue por sus propios medios”, manifestó Marcela Quilici, profesora de Matemática en secundaria superior del colegio privado IMEI y del Santa María, en el distrito de Cañuelas. La docente expresó que, “tenemos un promedio de 200 alumnos, hay que corregir y mandarle por escrito, uno por uno, donde está el error; y cómo sería la manera correcta de hacerlo. Yo tengo 15 horas reloj frente al curso, y en la semana, trabajo muchas horas más que esas 15, sobre todo el tema de la corrección; cómo armar y planificar; estar frente a la computadora, debo estar unas nueve horas aproximadamente por día frente a la computadora”, respecto a la gran carga horaria que significa trabajar en estas condiciones.

Zoom y WhatsApp, las plataformas más usadas.

Considera que la educación virtual no tiene las mismas garantías de efectividad que la presencial: “La educación, no es solamente el contenido sino también involucra lo social; involucra el trato con el otro; involucra el aprendizaje colaborativo; las cuestiones emocionales; es muchísimo más rica la educación presencia. Es educación cuando es presencial. A través de la pantalla, tratamos de acercarnos lo más que podemos, pero no tenemos la sensibilidad, para poder captar como es el desarrollo realmente del aprendizaje de ese alumno”.

Todas la docentes, de los tres niveles, enfatizaron en el hecho de que aprender a utilizar las plataformas educativas, como Blended y Acadeu, sumado a Zoom, Google Meet, Google Classroom fue un desafío, y que tuvo que incorporarse en poco tiempo. Tuvieron que adoptar otra forma nueva y compleja de dar clases. Además, dejaron en claro que la conectividad es fundamental, el hecho de tener una buena señal de internet, tanto los docentes, como los alumnos, se convirtió en un factor sustancial dentro de la virtualidad.

Las correcciones también se dan por chat.

La demanda constante

Según un informe de Argentinos por la Educación sobre docentes de los tres niveles, los maestros sufrieron un aumento en la demanda de trabajo, el 68% valoró que aumentaron considerablemente, mientras que un 21% consideró que se mantuvo igual.
Además, la organización concluyó que 9 de cada 10 docentes destina más tiempo a la preparación de actividades escolares: “Son mayores los desafíos que enfrenta un docente y las alternativas que tiene que generar para poder desarrollar actividades escolares en un clima que no es el adecuado, ya que casi todas las familias en sus hogares tienen más preocupaciones diarias, porque no tienen para comer, por problemas laborales y/o por problemas de salud”, detalla el informe de la institución.

Gráfico sobre los datos del informe de Argentinos por la Educación.

Las clases presenciales y virtuales deberán convivir, por lo menos, hasta fin de año, ya que, desde mediados de octubre, hay centros educativos que han abierto sus puertas. Luego de que el Consejo Federal de Educación (CFE) aprobara los nuevos indicadores que definen la vuelta a clases, la decisión final es de cada provincia.

Se guiarán por un semáforo epidemiológico que mide tres variables: la cantidad de casos diarios de acuerdo a la población en los últimos 14 días; la disponibilidad de camas; y si la infraestructura educativa está en condiciones de aplicar los protocolos de higiene y distanciamiento. El semáforo determina si el riesgo es bajo, moderado o alto, y solo en los casos de bajo riesgo se puede pensar en la vuelta a las aulas. Aquellos que abran, lo harán con protocolos sanitarios, en grupo de 10 a 15 alumnos con asistencia alternada, y solo los últimos años de primaria y secundaria. La presencialidad será parcial, progresiva y escalonada; y la virtualidad continua, por lo tanto, el modelo será híbrido.

Posteo de Instagram del Ministerio de Educación Nacional sobre la decisión de la vuelta a clases.

La presencialidad versus la virtualidad

Cada docente declaró qué piensa sobre la modalidad digital, y si es posible, reemplazar la presencialidad.

  • Eugenia: “De ninguna manera puede reemplazar esta modalidad a lo presencial, ya que considero sumamente importante vincular para que se genere un buen aprendizaje, la mirada es irreemplazable, el diálogo, el abrazo y los silencios son de gran importancia en el sistema de aprendizaje”.
  • Malvina: “La modalidad virtual no reemplaza la modalidad presencial jamás en este nivel”.
  • Marcela: “No sustituye en absoluto a la educación presencial. Lo que estamos haciendo es salvar la situación de emergencia. A través de la pantalla, por más que logremos una videoconferencia, no existe el seguimiento; la evaluación continua; no nos llega la participación del alumno; el aprendizaje colaborativo queda de lado completamente; lo emocional; lo social. Hay una gran diferencia”.
  • Myrian: “De ninguna manera lo virtual puede reemplazar lo presencial. Es evidente que este ´sistema´ ha dejado excluido a un porcentaje muy alto de alumnos que, no solo no han podido conectarse, sino que también perdieron el interés de vivir sus experiencias de aprendizajes a partir de la observación de una pantalla. La escuela es mucho más que un lugar donde los chicos van a adquirir conocimientos académicos”.
  • María Eugenia: “Para mí, es fundamental la modalidad presencial para trabajar con los nenes chiquitos”.
  • Rossana: “La modalidad virtual no podrá reemplazar las clases presenciales porque no existe manera de reemplazar el vínculo cara a cara , los abrazos, las charlas que se desarrollan en los recreos, ni el vínculo en general”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 15 =