Tinta en la piel: mitos y verdades sobre los tatuajes

Compartilo

Si bien los tatuajes se realizan hace mucho tiempo y son cada vez más comunes, gran parte de la sociedad aun no logra adaptarse a ellos. Muchos mitos que no fueron completamente confirmados referidos a los tatuajes y a la salud son transportados de generación en generación sembrando miedo.

Distintos sociólogos afirman que se trata de una crisis de identidad y el tatuaje aparece como método para reforzar esa búsqueda. Ya no existe el cliente típico, cualquier persona con distinto rango de edad, clase social, religión y grupo étnico es hoy en día cliente de alguna casa de tatuajes.

Son aproximadamente 80 los locales formales que se encuentran el país y que no solo realizan tatuajes sino también perforaciones. En estas casas los tatuajes cuestan entre 100 y 3.000 pesos dependiendo del tamaño y los colores utilizados.

En los últimos cuatro años la demanda de tatuajes creció un 500 por ciento. Expresión de moda, un tipo de lenguaje, un capricho, una señal de rebeldía, un mensaje, cada persona lo define de diferente forma. Pero los riegos son los mismos.

Riesgos a tener en cuenta a la hora de tatuarse

Para empezar la persona que realiza el tatuaje debe ser un profesional que tenga conocimiento de las zonas en las que va a trabajar y así evitar contacto con vasos o nervios. El lugar dedicado a esta tarea tiene que cumplir con las reglamentaciones referidas a las condiciones higiénicas y sanitarias. Las agujas utilizadas deben ser nuevas y estar esterilizadas así como también cualquier otro instrumento que se utilice para la intervención.

Ya con el incumplimiento  de estas medidas se pueden presentar complicaciones infecciosas. Según advierte la dermatóloga, Andrea Castillo del Hospital Alemán, las más frecuentes son las bacterianas aunque también se pueden presentar micro bacterias, virus, moluscos contagiosos y herpes que se encuentran en la tinta o en las agujas de inyección.

“Por medio de la sangre se puede trasmitir tuberculosis, tétanos, sífilis, hepatitis B, C y D y HIV, cuyos desenlaces pueden ser mortales. Dentro de los primeros 10 días de realizado el tatuaje suelen desarrollarse fenómenos irritativos, y dentro del año de haberse realizado el tatuaje pueden manifestarse alergias”, explica Castillo.

El pigmento más frecuentemente implicado en este tipo de afecciones es el rojo, y con menor frecuencia los verdes a, azules y negros. En algunos usuarios el pigmento amarillo produce foto dermatitis (reacción alérgica de ciertos medicamentos combinados con los rayos ultravioleta del sol) cuando es expuesto a la luz solar.

> ¿Qué pasa si una mujer está embarazada?

Al consultar en distintas casas de tatuajes si una mujer estando embarazada puede realizarse un tatuaje, dijeron que por precaución no lo hacen. “No se les recomienda hacerse tatuajes porque puede adquirir una enfermedad como la hepatitis B que transmite por medio de las agujas a través de la sangre y luego se la transportaría por la placenta al feto”, explica la doctora Alicia Morganti, médica pediatra.

La especialista planteó un problema que se puede presentar teniendo tatuajes al realizarse estudios tales como una resonancia magnética: “Puede traer complicaciones por los pigmentos metálicos que se encuentran en la tintura del tatuaje ya que esto puede hacer rebotar el resonador.”

Por otra parte, también se pone en duda si teniendo un tatuaje en la zona lumbar, a la hora de dar a luz es posible aplicarse la epidural. El protocolo de evaluación previo a la anestesia no expone en ninguno de sus puntos alguna limitación relacionada con este tema, sin embargo esta duda surge a partir de que existe la posibilidad que parte del pigmento del tatuaje sea empujado por la aguja de la epidural hacia el interior y ocasione en el canal espinal distintas patologías. Las alternativas que se buscan es esquivar la zona tatuada y si esto no fuese posible, realizar un pequeño corte donde se va a introducir luego la anestesia.

“No hay ningún problema en aplicarse la epidural teniendo un tatuaje en la zona,- afirma sin duda Daniela Rodríguez, médica anestesista recibida hace 22 años- los factores de riesgo son otros, el tatuaje no influye en nada de forma negativa a la hora de un parto.”

> Donación de sangre 

Se considera a los tatuajes como un factor de riesgo para poseer enfermedades e infecciones. En la Argentina para poder donar sangre es necesario no haberse sometido a la realización de un tatuaje en el transcurso de un año. Esto esta explícito a la hora de ir a donar en la planilla que hay que completar en forma de control previo a la extracción.

> No es permanente 

Algunos estudios muestran que hasta 26% de los adolescentes tatuados consideraron removerlo. Esto ocasiona muchas consultas a servicios de dermatología y cirugía plástica con la idea de remover o borrar el tatuaje.

La remoción de tatuajes es posible. Generalmente se utiliza un láser que en la mayoría de los casos, logra eliminar a los tatuajes logran por completo. El único efecto secundario es un leve cambio de color en el lugar donde fue eliminado el tatuaje pero con el tiempo vuelve a su color natural y que no hay antecedentes de algún efecto adverso o trastorno permanente en la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 14 =