Reclamo de mayor presupuesto universitario

Compartilo

La Universidad de Buenos Aires se encuentra en estado de alerta. El presupuesto que dispone para este año incrementó un 29,8% respecto al anterior, pero al aumento de 327% en luz, 249% en agua y 143% en gas complicó las previsiones. Otras universidades atraviesan dificultades similares.

El jueves 12 de mayo se realizó una marcha en reclamo de mayor presupuesto.

“El presupuesto que se aprobó esta semana hizo desestabilizar el equilibrio precario que había en la universidad”, manifestó Julián Asiner, presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires. El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires ratificó el miércoles 11 de mayo un presupuesto de $8698 millones para este año, pero ese dinero tendrá que volver a discutirse en agosto porque será absorbido por el reajuste de las tarifas de los servicios públicos, y el incremento de los sueldos de docentes y no docentes que aún no se ha definido.

El secretario de Políticas Universitarias, Albor Cantard, estableció la posibilidad de diálogo abierto entre el Ministerio de Educación de la Nación, la Conadu Histórica y la Conadu, los gremios de profesores universitarios. También, Danya Tavela, subsecretaria de Políticas Universitarias mencionó la posibilidad de “tarifas diferenciales” para las universidades públicas. Sin embargo, aún no se ha comunicado ningún acuerdo.

Desde el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, Ezequiel Galpern miembro del claustro de estudiantes, afirmó que “el acuerdo se va a concretar en tanto y en cuanto, las autoridades del gobierno sientan la presión de toda la comunidad universitaria que reclama por el presupuesto. Así lo ha demostrado la historia”. La cifra del incremento de la partida anual es casi similar a lo que se estima que será la inflación, y parte del mismo ya desapareció con la actualización de sueldos de la paritaria 2015.

“Sumado a esto se pararon todas las obras como consecuencia del ajuste y porque el gobierno no quiere entregar el dinero por todas las denuncias de corrupción”, sostiene Adrián Lutvak, presidente de la Federación de Buenos Aires que integra la agrupación La Mella. Por la falta de fondos se detuvo la construcción del edificio de la Facultad de Psicología y el Jardín Maternal de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Además, la Universidad de Buenos Aires arrastra una situación crítica en materia edilicia. Entre los diversos casos, el año pasado el Hospital de Clínicas sufrió una explosión por falta de mantenimiento, y la semana pasada en el edificio de la Facultad de Medicina se rompió un caño cloacal que ensució a varios alumnos y que hoy se encuentra pegado con cinta adhesiva.

Hay partidas aprobadas por ley que no están llegando. “Hay una que incluye 711 millones de pesos para todos los hospitales universitarios del país. Se trata de un compromiso que asumió el rector (Alberto) Barbieri en el que una parte importante iba destinado al Hospital de Clínicas. Pero el gobierno no quiere entregar el dinero por las múltiples denuncias de corrupción, entonces el mismo Ministerio está auditando el Hospital de Clínicas”, sostuvo Lutvak. La corrupción heredada golpeó a la Universidad de Buenos Aires el año pasado cuando el fiscal federal Franco Picardi acusó al ex Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, José Luis Giusti, al actual secretario de Hacienda de la UBA, Emiliano Yacobitti, y al ex secretario de Asistencia y Pasantías de la FCE, Sergio Gastón Ricardo, de enriquecerse ilícitamente tras el armado de un conglomerado de negocios espurios con las empresas que proveían los insumos al Hospital Clínicas y al Raffo, ambos dependientes de la Universidad de Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 8 =