Profesionalización del freestyle: circuitos competitivos de rap y contratos por improvisar

Compartilo

Las competencias de batallas de freestyle fueron adquiriendo cada vez más relevancia y popularidad, a tal punto que los jóvenes apasionados por el género lo convirtieron en una profesión. 

La reconocida empresa de bebidas energizantes Red Bull realiza desde 2005 competencias nacionales e internacionales de freestyle, apodadas Batallas de Gallos. Estos torneos se realizan una vez por año a nivel nacional, y el ganador es clasificado a la Red Bull Internacional, equivalente al mundial de las batallas de freestyle.

La ambición por ganar una Red Bull es un factor fundamental por el que los raperos se fueron perfeccionando y exigiendo cada vez más, a tal punto de que es posible encontrar batallas de alto nivel en cualquier competencia a lo largo del planeta, y Argentina se está empezando a proclamar como una “cuna de talentos” debido a la gran cantidad de apariciones en el último tiempo.

La visibilidad que Red Bull le dio al freestyle, sumado al boom del histórico Quinto Escalón, competencia en el Parque Rivadavia del barrio porteño de Caballito, hizo que en 2017 la empresa Urban Roosters cree en España la competición Freestyle Master Series, mejor conocida como FMS, que provocó una deportivización de la disciplina, y la creación de un circuito competitivo, un sistema de ascenso y algo que rara vez se vio antes en el mundo del rap, contratos por competir. 

En 2018, Urban Roosters inauguró la FMS Argentina, dándole un motivo más a cada competidor, para medirse entre ellos, pulir su técnica y conseguir el tan ansiado ascenso que significa llegar a otra liga, debutar en primera división, cobrar por rapear.

Míster Base: del interior de la provincia a competir internacionalmente

Foto: @redbullbatalla

Míster Base es un reconocido competidor de la provincia de Buenos Aires que fue haciéndose un lugar en el ambiente mediante su insistencia. Actualmente se encuentra entre los 15 primeros puestos del ranking de ascenso y hace poco estuvo en Colombia compitiendo como premio por haber ganado un “El Eje de la Rima”, una competencia de freestyle ubicada en la Zona Norte.

Mr Base explica que, mediante la rama empresarial de Urban Rooster dedicada al ascenso, denominada Freestyle Rap Federation (N.R. como una rama de la AFA dedicada a la B), se reciben durante todo el año proyectos de competencias de todo el país que estén interesados en federarse, es decir, que ganar esa competencia implique un premio en puntos para el ascenso.

Freestyle Rap Federation decide si quedan federados o no, y depende la competencia puede ser rango 1, rango 2, rango 3 o rango 4 y eso influye en la cantidad de puntos que da.  Las de rango 1 son las que dan más puntos (40.000) y es en la que más interesados están los competidores en participar. “Es un sistema de retroalimentación entre competencias y competidores, mientras más puntos hay, más gente va, no importa que tan lejos esté ni cuanto viaje tenga que hacer”, explicó.

El sacrificio es de tiempo, tenes que estar dispuesto a competir dos, tres, cuatro veces por semana en cualquier punto de la Provincia solo para rascar puntos.

Mr. Base

El circuito FMS está compuesto por 12 competidores que se enfrentan entre sí fecha tras fecha para lograr campeonar y recibir una importante suma monetaria como premio. “Los últimos dos de la tabla descienden, es como una liga de fútbol, si ganas sumas 3 puntos si ganas con réplica 2 si perdés con réplica 1 punto y si perdés sin réplica 0 puntos”, contó Míster Base en diálogo con Punto Convergente.

Por otro lado, aclaró que hay dos descendidos directos y uno que juega la promoción contra el tercero del ascenso, porque los dos primeros ascienden directamente.

Mr. Base cuenta que para vivir del freestyle hay que realizar muchos sacrificios: “El sacrificio es de tiempo, tenes que estar dispuesto a competir dos, tres, cuatro veces por semana en cualquier punto de la Provincia solo para rascar puntos. No importa si es un evento rango 4 que te va a dar 4.000 puntos solo con la condición de que ganes el evento, sabiendo que estás tercero en el ascenso y el segundo te saca 15.000 puntos… Esos 4.000 puntos van a ser relevantes de algo, vas a tener que matarte por esos 4.000 puntos, de tiempo y de viaje. El viaje es tiempo y también es cansancio físico.” 

El click que lo hizo pensar que se quería dedicar fue cuando empezó a surgir el circuito FMS que al principio no era de su interés, pero después se vio competitivamente muy cerca. “Gente muy cercana a mí, gente que había perdido conmigo muchas veces, estaba facturando económicamente del freestyle y me pregunté, ‘¿Por qué yo no lo estoy haciendo? ¿Qué es lo que me está fallando?’, se preguntó.

Su objetivo es llegar a competencias nacionales como Red Bull (participó de manera regional), BDM y FMS, y quiere poder poner la cara en todos los lugares y que lo reconozcan. Vivir del freestyle, porque la gente lo respalda, ser un indiscutible.

Beelze: uno de los principales impulsores de las batallas en Argentina

Por otro lado está Beelze, un histórico competidor argentino, muy reconocido por su etapa en el Quinto Escalón, competencia en la que fue uno de los raperos más aclamados por el público. Conoció el freestyle en 2008 mediante un amigo que vivía en España y estaba inmerso en la cultura del Hip Hop.

Recién empezó a competir en 2013 cuando se acercó a unos jóvenes que estaban rapeando en una plaza, se puso a improvisar con ellos y lo invitaron a una competencia el día siguiente, sin saber que ese evento crecería exponencialmente años después, dándole origen al histórico Quinto Escalón

A partir de su primera competencia, Beelze tuvo una regularidad en las batallas que duró entre 4 y 5 años. El rapero aseguró que actualmente es posible vivir del freestyle más allá de las ligas de FMS: “Los pibes por suerte a base de sponsors, a base de otras ligas, de ganar competencias durante la semana, se hacen un sueldo, se hacen algo fijo”. 

Quizás el freestyle está en un proceso de profesionalización donde cada vez más pibes van a poder vivir sin la necesidad capaz de estar en una liga tan grande como la FMS.

Beelze

En la misma línea, agregó: “Quizá no lo ven como un sueldo directamente pero yo creo que se puede y quizás el freestyle está en un proceso de profesionalización donde cada vez más pibes van a poder vivir sin la necesidad capaz de estar en una liga tan grande como la FMS”.

El reconocido competidor explica que pelear el ascenso implica un sacrificio económico por los constantes pasajes que tienen que pagar, la estadía y además es un agotamiento físico/psíquico que hay que saberlo manejar y tener seguridad.

“Viajando de competencia en competencia aparte de aprender la técnica de rapear, vas abriendo la cabeza, vas adquiriendo valores, te das cuenta de cosas que quizás antes no veías, como es la gente que te rodea, de que todos son parte de algo, que todos tienen que tirar para arriba, vas formando lazos de amistad, desarrollás el instinto de superación y competitividad”, relató.

Beelze cuenta que a pesar de ser un histórico competidor, no sabe por cuánto tiempo seguirá haciéndolo, pero que en caso de decidir dejar de competir, seguirá ligado al mundo de las batallas, así sea como host, como coach, o desde donde pueda para así formar parte del proceso de formación de las nuevas generaciones.

Freyja y la inclusión de las mujeres en el freestyle

El rap siempre fue considerado una herramienta de inclusión y a pesar de que es un movimiento practicado mayormente por hombres, poco a poco se ven más mujeres raperas que también sueñan con vivir del freestyle.

Freyja, también llamada Big Frey, es una reconocida freestyler nacida en Formosa, que desde chica vive en Ushuaia y se codea con los mejores competidores de Buenos Aires y de todo el país.

En 2017 arrancó a estudiar Dderecho y se fue a vivir a Buenos Aires, lo que le permitió adentrarse aún más en ese universo que ofrecían las plazas. Actualmente su objetivo principal como freestyler es pelear el ascenso, lograr entrar a FMS y viajar por el mundo haciendo freestyle.

Desde su experiencia, asegura que la competencia que más disfrutó fue la “Coliseo” realizada en Paraguay porque fue la primera que ganó y la primera vez que visitó ese país. Por otro lado, la “Galpón Freestyle”, una competencia nocturna de Marcos Paz, también se ubica en el podio de sus favoritas, principalmente por el hecho de que la tratan bien, se siente cómoda y eso desencadena en que se pueda desenvolver mejor a la hora de batallar.

En cuanto al hecho de desenvolverse en un ámbito en el que hay mayoría de hombres, explica: “Siento que en el panorama mundial a las mujeres se les estuvo dando mucha más importancia que antes, pero aun así no llega a igualar a la misma cantidad de atención o espacio que se le da a cualquier hombre en cualquier medio. Hay un poco más. Las pibas nos apoyamos entre nosotras, siento que estamos lejos de estar en igualdad de condiciones”. 

Si bien Freyja es una rapera que tiene algunos ingresos mediante el freestyle, al mismo tiempo tiene su propio emprendimiento y continúa formándose con estudios sobre materia de género, potenciar negocios, marketing digital, educación financiera y administración de empresas.

“No soy solamente artista sino que también manejó una empresa, hago servicio tercerizado para una empresa de comunicación entonces, tiempo no hay, te lo generás, mientras entreno me pongo un audiolibro y mato dos pájaros de un tiro. Es posible estudiar y ser freestyler, si decís que no te alcanza el tiempo te levantás una hora antes y listo”.

Freyja confesó que conoce todo el país, que anhela mudarse al exterior para continuar su carrera musical desde ahí y, al mismo tiempo, continuar con sus diversos proyectos personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + trece =