Nicolás Marin, el fotógrafo submarino que lucha contra la contaminación de los océanos

Nicolás Marin buceando
Compartilo

Con tan solo 22 años, está cumpliendo su sueño de bucear por los mares y capturar con su cámara extrañas especies bajo el agua. En el Día Internacional contra el Cambio Climático, desde Punto Convergente hablamos sobre cómo llegó a colaborar en National Geographic y por qué se involucra en el cuidado de los océanos. 

Desde la activista sueca Greta Thunberg hasta la argentina Nicole Becker, son miles los jóvenes en todo el mundo que exigen a los mandatarios medidas urgentes y que comparten un mensaje en las redes: no hay planeta B, debemos tomar medidas urgentes para luchar contra la crisis climática. Nicolás Marin es uno de ellos. Es argentino, tiene 22 años y con su trabajo busca visibilizar la huella que está dejando el ser humano en los océanos, promover el cuidado y la conservación de las especies y compartir conocimiento científico.

En el Día Internacional contra el Cambio Climático y a días de que se inicie en Glasglow, Escocia, la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), desde Punto Convergente hablamos con Marin para ser parte de la aventura que emprende hace algunos años: recorrer los océanos para fotografiar y cuidar así al medioambiente.

Redes de pesca y desechos en la playa | Fuente: Nicolás Marin

¿Cómo surgió tu pasión por la fotografía?

Cuando era chico, tenía alrededor de 8 años, veía por televisión los documentales de National Geographic o Animal Planet y decía ‘wow esa gente qué hace o sea por qué está ahí nadando con tiburones, ¿se compró una cámara y se tiró en el medio del océano?’ . Desconocía totalmente y yo vivía en San Miguel, Buenos Aires, lugar que no tiene salida al mar, ni cerca, lo más cerca que tenía de conocer el agua era la lluvia. Entonces, era como un sueño muy lejano de esos que no vas ni en búsqueda porque no sabía ni cómo empezar. Fui siguiendo con otro de mis sueños deportivos, el tenis, y ya llegando a los 17 años llega el famoso “¿qué vas a hacer?”. Empecé a investigar, me metí en cursos de creatividad e innovación, fotografía, marketing empecé a trabajar en el mundo del marketing y cuando empecé a trabajar ahí destrabe otra traba: me di cuenta de que no me gustaba para nada el mundo del marketing y la agencia. Así que ahí de vuelta dejé y en el lugar donde yo estudiaba habían mandado que estaban buscando un fotógrafo submarino en isla de Cozumel, México. Y así fue mi primer viaje a México, me aceptaron entre más de 1000 personas, habían biólogos, camarógrafos, todos muy profesionales y yo mandé. En la entrevista les expresé mi ganas de estar ahí y bueno, y ahí fue que empezó mi carrera como fotógrafo submarino y hoy en día ya está llegando con NatGeo traspasando esa pantalla.

¿Qué es lo que más te gusta de ser fotógrafo submarino?

Creo que el amor, más al mar, es más consciente de alguna manera y no sólo así como turístico de obvio es una perspectiva visual de “vamos a la playa” y obvio amo el mar pero creo demás a una vocación y una profesión lo fui encontrando a medida con el activismo; una porque me fui enfocando más en el cuidado del ambiente, específicamente de los océanos, y después yo lo fui encontrando a través específicamente del buceo. Antes lo amaba más a nivel visual, ahora lo amo a nivel de corazón, de sentimientos. Siento que cuando voy a bucear directamente es como volar bajo el agua, ¿no? Porque antes se caminaba como los cangrejos debajo del agua, los cascos eran re pesados, hoy en día tenemos la posibilidad de volar, de ser como las ballenas, como los pájaros en la tierra sería para nosotros. Entonces es una locura para mí, ahí el amor específicamente al mar comenzó cuando empecé a bucear, es más consciente como te decía.

Ballenas, pulpos, corales, peces y mantarrayas. El feed de Instagram de Marin es -literalmente- un portal a otro mundo. Un mundo submarino, lejano y desconocido para la gran mayoría de nosotros, pero aún así un mundo lleno de vida que cuidar. Hay mucho azul, como si estuviéramos viendo la película de Atlantis: El imperio perdido, hay un barco hundido y oxidado olvidado en el fondo del mar de Aruba desde 1988. Todas las fotos y videos parecieran un viaje a lo desconocido. 

¿Qué sentís cuándo buceas?

Cuando uno está bajo el océano, lo que está bueno es que -no me tocó nunca ir como Elon Musk con SpaceX a Marte o a la luna- pero cuando me meto abajo del agua con mi equipo de buceo siento como que estoy ahí. Cuando saltás acá en la tierra bueno, te vas al piso directo, y cuando estás ahí abajo del océano estás volando directamente y estás viendo al lado tuyo una ballena, un tiburón, una tortuga, un pulpo lo que sea y están volando con vos también. Entonces, para mí como la sensación que te transmite el estar volando es súper gratificante y estaría bueno que, por lo menos una vez en la vida las personas puedan experimentar el descubrimiento de volar en el océano porque es una sensación lindísima. 

¿Tenés alguna experiencia en particular que siempre te acuerdes?

Sí, experiencia en particular siempre cuento el tiburón ballena. El tiburón ballena es el pez más grande del mundo, del océano ahora. Mismo que quedó en mi brazo [levanta el brazo y muestra el tatuaje con una sonrisa de orgullo] y también en mi corazón porque me tatué una foto mía inmediatamente. Me acuerdo que estaba en México, en este primer viaje que hice solo con 18, y un día había un grupo que estaba investigando los tiburones ballena ahí en Isla Mujeres y me invitaron a que yo fuera hacer reportes y fotografías para que después se lo releve al equipo de biólogos. Ahí fue que tuve mi encuentro con el tiburón ballena, un tiburón de 12 metros, o sea como un edificio de 5 pisos hacía la comparación el capitán, o sea era muy grande. Salimos de Isla Mujeres, partimos dos horas y medio mar adentro, que vos veías para los costados y no se veía nada, se veían solo las aletas de los tiburones. Creo que esa fue una de las mejores experiencias que tengo mente.

Fuente: Nicolás Marin

¿En qué proyecto estás ahora? 

En el mes de la tierra [abril], me contactaron de National Geographic y me dijeron que estaban viendo mi perfil, que les interesaba mucho y que iba con los perfiles de la empresa y que para el mes de la tierra querían expandir el mensaje y la campaña conmigo siendo la cara visible cosa que fue re bueno. Me enviaron un kit así como de hábitos nuevos, así como cepillo de dientes, botella reutilizable y demás; ahora el mes de octubre se viene también fechas de cambio climático, como efemérides de ese tipo y bueno ahí  también soy un referente en cuanto a las redes sociales. Me dijeron que también querían como usar mi potencialidad en el activismo –eso con National Geographic Latinoamérica- pero, con National Geographic Global (Worldwide) ahora estoy entrando entre los 25 exploradores de todo el mundo más jóvenes, así que bueno, ahí será cuestión de esperar y ver a ver qué más sale, pero muy contento obviamente ya estar en esta instancia entre los posibles 25 es una locura.

¿Qué proyectos tenés a futuro?

Me estoy dejando sorprender porque todo el tiempo salen -fuera de joda- como nuevas oportunidades. Ahora estoy armando proyectos para ir a Islas Domínicas para ir a documentar a los cachalotes, a baja California también para encontrar a los tiburones blancos, para ir a Islas Galápagos, siento que si pienso mucho en el futuro -cuestión que estoy nombrando algunos sitios- y bueno me vuelan la cabeza, trato de estar mucho en el presente porque si no soy muy ansioso y sinceramente el futuro me come mucho la cabeza a veces. Trato de estar como lo más presente posible y por más de que en el futuro siento que todo el tiempo es mejor, es como que se viene sí nombrando como tiburones blancos, cachalotes, ballenas azules todo eso se me viene a la cabeza como “uy quiero ir ya” pero, no quiero perder de vista también el buen presente que estoy, por ejemplo ahora en Aruba documentando tortugas, documentando los corales, mismo trabajando con Aruba Turismo. Es como que los planes a futuros son muy grandes, son muy buenos pero trato siempre de enfocarme en el presente.

Se acerca la COP26, ¿vas a hacer algo en particular para la conferencia? 

Espero poder estar primero en mi país como para poder estar con otros colegas. Así que, también esperando, es muy incierto todo yo puedo decir que mañana estoy en Argentina y de repente voy a estar en Puerto Madryn capaz y es muy loco, es como que últimamente me dejo llevar y voy un poco con el flow dicen algunos, como en la materia vas yendo con lo que va pasando porque es todo muy tambaleable, como que no sabés dónde vas a estar mañana pero sabes que es un lugar mejor así que me dejo sorprender siempre.

¿Qué vas a hacer en Puerto Madryn? (Actualmente Marin está en Península Valdés)

Estamos trabajando en un proyecto específico hace ya seis meses, se llama “La ruta de la tierra al mar”, que sería mi primer proyecto en aguas argentinas. Es para llevar el mar a las escuelas rurales porque es una experiencia más de conocimiento en la cual digan bueno el mar además de lindo y de algo de las olas que obviamente lo tienen en la cabeza, que sepan en concreto por qué es tan importante en nuestra vida, ¿no? Que 7 de cada 10 respiraciones son gracias al océano, porque más del 70% del oxígeno [está en el océano]. Así que la idea es ir a filmar con científico del CONICET en Puerto Madryn, Península Valdés, también a las ballenas y hacer un documental para llevar a las escuelas rurales principalmente. 

¿Formaste parte de algún grupo que milite por el cambio climático?

Al principio, me movía mediante mis propios medios. Cuando tenía 17, 18 veía las movilizaciones por televisión o bueno, mismo después cuando empecé a meterme más en el activismo, iba presencialmente pero con ningún nombre de ninguna organización. Iba con mi cámara y fotografiaba. Así que bueno, a la hora de ir a más movilizaciones, de empaparme más con el tema y el activismo ahí fui conociendo, sí después a Eco House, Sin Azul No Hay Verde, mismo después también el trabajo de Rewilding Argentina, bueno Consciente colectivo, Jóvenes por el clima, Climate 6. Ahora mismo no formo parte de ninguna en particular, siempre trabajo de forma independiente con cada una pero no estoy enfocado con ninguna, sino que voy trabajando dispersamente con cada una de las organizaciones de Argentina y también de afuera.

N. de la R.: Esta entrevista fue realizada en septiembre. En ese momento Marin estaba varado en Aruba pero a mediados de septiembre pudo volver a Argentina. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − nueve =