Milei: ¿Nace una estrella de televisión o es el nuevo líder de la derecha liberal?

Compartilo

El principal factor que impulsó el voto del candidato libertario fue la expectativa por una mejora económica. También el sentimiento antipolítica y la falta de confianza en los partidos políticos tradicionales. Analistas desmenuzan la alta adhesión que obtuvo el economista en la Ciudad de Buenos Aires y los obstáculos que deberá afrontar de cara a las elecciones presidenciales de 2023. La mayor parte de los jóvenes consultados desconoce el ideario liberal propuesto por Milei. El voto pandemia.

 Según la consultora Reale Dalla Torre, el 7,3% de los centennials a nivel nacional siente afinidad por el espacio político libertario. Pero ¿qué tiene Javier Milei que seduce tanto a los jóvenes? El especialista en opinión pública Gonzalo Diego Peña, el analista político Ignacio Labaqui y los referentes libertarios Lucio Mansilla y Hernán Stuchi arrojan luz sobre el panorama social, económico y político actual y por qué resultó tan propicio para el crecimiento político de Milei: la lista que encabezó Javier Milei en las elecciones legislativas del 14 de noviembre de 2021 obtuvo el 17,3% de los votos en la Ciudad de Buenos Aires. Esto convirtió a “La Libertad Avanza” en la tercera fuerza política más votada del distrito. 

Fruto del análisis de 9 casos de jóvenes generación Z que votaron a Javier Milei, resulta que el principal factor que influenció su voto por el candidato libertario fue el de esperanza de mejora económica. En segundo lugar el factor rebelde-antipolítica, voto de “no confianza” en los partidos políticos tradicionales ni en el funcionamiento de la política en general, y, en tercer lugar, el factor de la personalidad novedosa y original de Javier Milei.

El voto joven

El 20% del padrón electoral del país, más de 6 millones y medio de personas que estuvieron  habilitadas para votar este año, tienen entre 16 y 24 años y manifiestan grados de indecisión altos a la hora de emitir el voto.

Según una encuesta publicada en octubre por Taquion, 7 de cada 10 centennials no confía en los políticos del país. Ezequiel Borello (20 años) es estudiante de recursos humanos en la UCA y durante estas elecciones decidió anular su voto metiendo una moneda en el sobre por falta de confianza: “esto es algo que todos tenemos en mayor o menor medida, pero en mí creo que me produce más rechazo debido a las promesas que nunca se cumplieron en los gobiernos que viví y los que veo en otros países”.

Gonzalo Diego Peña, analista de opinión pública

Sin embargo, no todos los jóvenes se definen como apolíticos y eligen votar en blanco o anular su voto (el 36% de los centennials no votó, votó en blanco o impugnó el voto según la consultora Reale Dalla Torre). Hay una porción de jóvenes que encontraron a un candidato que les dio esperanza estas elecciones, jóvenes que se pudieron ver a plena luz del día en los multitudinarios actos de campaña que Javier Milei llevó a cabo en la ciudad en los que sólo con unas horas antes de aviso logró colmar espontáneamente lugares como Parque Lezama o Plaza Larrazábal,  jóvenes que también se pueden encontrar organizados en activas comunidades de redes sociales como Twitter, jóvenes que eligen darle su voto a Milei. ¿Por qué?

El analista de opinión pública Gonzalo Peña opina que en los jóvenes, ante las decepciones de gobiernos pasados “cuando te aparece un candidato desde afuera que te dice: “no, ¿sabés que? el culpable no sos vos, el culpable son estos políticos que fijate que hace 20 años te tienen viviendo esta vida, este nivel de inflación, de desocupación, de inseguridad”, esa propuesta es muy atractiva, es muy esperanzadora”.

Dentro de los testimonios de votantes jóvenes de Milei levantados para esta investigación surgió un rasgo común: habían elegido no ir a votar o votaron en blanco en las elecciones presidenciales de 2019 porque no sentían afinidad por ningún candidato (ni siquiera Espert), con lo cual esta fue su primera elección, o la primera elección en la que decidieron confiar en un candidato.

Según datos de una encuesta publicada en el informe mensual de Taquion de diciembre de 2021, el 52,7% de jóvenes de menos de 25 años votó con convicción, entusiasmo o satisfacción, mientras que el 70,9% de los votantes de “La Libertad Avanza” también eligieron esas categorías para describir su ánimo de voto. Este porcentaje es mayor al obtenido por el “Frente de Todos” y “Juntos por el Cambio” en estas mismas categorías.

Fuente: Taquion

Milei, el líder económico

  • José Andrade (19 años) estudiante de ingeniería de sistemas en la UTN declara que votó a Milei por la convicción y carisma que le transmitió tanto en los debates como en las entrevistas en las que se presentó, y no sólo por eso, sino también por las ideas concisas y propuestas sólidas que expuso en sus apariciones televisivas, como la de apoyar a la clase trabajadora y que “el sueldo que ganen no sea repartido entre ellos y el Estado, que se disfraza por un sin fin de impuestos”.
  • Según Peña en el voto joven pesa lo económico, pero la identificación es con Milei como líder y no con la teoría de la escuela austríaca, que no muchos jóvenes han siquiera leído. “Se identifican con el discurso de: “vos sos dueño de tu economía, tu dinero es tuyo, no tiene que venir el gobierno o el estado a cobrarte impuestos, a quitártelo, sino que lo que vos producís es tuyo””, sostiene. 
  • Alan Nuñez (20 años) que estudia música en la UNA y trabaja en la agencia de viajes de su familia, votó a Milei porque cree que él busca cambiar las cosas de raíz con su enfoque en la economía pero también “con su enfoque moral que tiene como principio máximo la libertad, cosa que otros espacios dejan de lado en pos de un bienestar que nunca llega”.
  • Peña sobre esto observa que efectivamente es el concepto de libertad con el cual la generación Z sintoniza muy bien. Y en segundo lugar, la crítica a la casta política, como la llama Javier Milei: “Esta cosa de sentir que la clase política es una clase muy distinta a la de uno, a la común. Gente que no toma subte, que no toma colectivo, que no toma un Cabify, que tiene otro nivel de vida, otras preocupaciones. Esa diferencia, me parece que es la que sintoniza también y es valorada en el caso de Milei”.

Voto rebelde

El politólogo y analista político Ignacio Labaqui, opina que el fundamento del voto joven por Milei es la rebeldía: “Diría que lo votaron por lo disruptivo no creo ni por el discurso basado en las supuestas ideas liberales que defiende Milei, ni tampoco por las ideas digamos, a tono con ciertas visiones del liberalismo o con la prédica anti-impuestos de Milei. Más bien por una cuestión de voto rebelde. En sí la actitud, el discurso de la casta y demás. Me parece que es un candidato que podríamos denominar “punk””.

Nazareno Musolino (20 años), estudiante de abogacía en la UBA, ratifica esta mirada: “Voté a Milei por su actitud. Amo la idea de alguien que tenga el espíritu de confrontar y de al menos asustar a las ratas que están en el Congreso. Aunque tengo sospechas de si en verdad será genuina esa confrontación”.

Ignacio Labaqui, analista polìtico

Con respecto al aparente predominio masculino en los espacios libertarios, Lucio Mansilla, referente libertario y vicepresidente de la Asociación Libertaria Argentina “LibertAR” comenta: “En reuniones presenciales he visto más hombres, pero en redes sociales he visto muchas mujeres. Es algo en lo que se está avanzando para promocionar que más mujeres participen”.

Según una encuesta nacional de la consultora Reale Dalla Torre publicada en noviembre, el 43% de los centennials no sigue ninguna corriente ideológica y el 15% decidió no contestar. Entre los que sí se inclinaron por una fuerza política, el voto libertario centennial a nivel nacional fue del 7,3%, detrás de Juntos por el Cambio (23,4%) y Frente de Todos (18,2%) . Esto denota que en el contexto de un predominio del “voto indiferente” y de desprecio y desconfianza  hacia la política en jóvenes hay una tendencia opositora cada vez más liberal. Labaqui cierra: “No creo que sea un voto ideológico.”

Libertarismo y pandemia

Labaqui ve un vínculo entre el voto joven a Milei con las circunstancias de pandemia: “Me parece que lo que hizo la pandemia fue poner en tela de juicio cierta narrativa de “el Estado te soluciona las cosas”. Porque el Estado fue el que los encerró, el que los privó por ejemplo de juntarse con amigos y salir a bailar, juntarse a tomar algo. Y el estado también mostró falencias en lo que fue la vacunación y entonces eso puede alimentar cierta desconfianza hacia el estado”.

Nazareno Musolino (20 años)  lo confirma al referirse con dureza a las restricciones pandémicas impuestas sobre los ciudadanos y la importancia de “la  promesa de quitar al estado de en medio no solo de asuntos económicos, sino también de índole personal. Especialmente me refiero a los acontecimientos de estos últimos 2 años en los que se vivió una de las intromisiones estatales más distópicas que nunca en mi vida me hubiera imaginado, y aquellas medidas aún hoy continúan y continuarán para el 2022”.

Boleta de “La Libertad Avanza”

La pandemia exacerbó el deseo de recuperar la libertad: la libertad para consumir, la libertad para moverse en la calle, la libertad para viajar, la libertad para estudiar. En este clima, que generó movimientos importantes en la opinión pública, Milei y sus seguidores armonizaron en coro un grito violento en nombre de recuperar la libertad robada. Y eso fue unido a una crítica muy fuerte a toda la clase política, que es el concepto de “casta” que él siempre tiene en la punta de la lengua.

“Milei conectó muy bien con un sector de la población que tras transitar dos años de pandemia buscaba al responsable de su dolor. Ese sector es el que se ha sentido muy identificado con las declaraciones de Milei que enfáticamente dice: “Acá los culpables son los políticos”, sostuvo Peña.

En ese caldo de cultivo, las ideas libertarias vienen a generar una esperanza que ninguno de los dos lados de la grieta puede generar. Milei aparece como una figura nueva, sin trayectoria en la política, no contaminado de la política y con una propuesta económica que aparece como distinta a la propuesta del kirchnerismo y la propuesta del macrismo. “Y creo que ahí se abre la discusión del rol del estado. En los años 90 hasta el año 2001 cuando vos hacías un estudio de opinión pública y le preguntabas a la gente: “¿vos qué querés, más estado o menos estado?” la mayoría te decía menos Estado, continuó Peña. La crisis del 2001, entre otras cosas, impactó en un sector de la población cambiando esa opinión. Entonces, a partir de 2003 la mayoría te decía: “no, yo quiero más estado”. Me parece que ahora, esa vieja corriente, esa vieja opinión de “con menos estado estamos mejor”, es lo que está detrás de la corriente libertaria”, explica el analista de opinión pública.

La derechización de la derecha

Este “corrimiento a la derecha” ¿podría ser una expresión local de un fenómeno global? El politólogo Ignacio Labaqui opina que sí pero con reservas: “Sí, yo lo vería parecido al fenómeno de Kast en Chile, en el sentido de conservadurismo en lo social, liberalismo en lo económico, diría que sí. No sé si lo emparentaría con la derecha europea que es muy variopinta: hay casos como el presidente de Hungría, Viktor Orban, hay casos como los de Vox (España) y está esta nueva derecha francesa de Zemmour. No sé si todos son lo mismo pero es cierto que hay como un cierto clima de época”.

Frente a esto el analista en opinión pública Gonzalo Peña trajo a colación que en campaña Milei tuvo conferencias con Vox (el partido de ultraderecha español) y que también tuvo un acercamiento a la derecha chilena. “Me parece que es como la primera expresión genuina de un fenómeno global que se da en el mundo, que es la mayor derechización de la derecha tradicional”, sostuvo.

Participación de Milei en un acto de Vox

¿Liberal o libertario?

Ignacio Labaqui opina que Milei no es completamente liberal, sino que lo que él representa es un reduccionismo de la tradición filosófica y política del liberalismo: “Parte del liberalismo es la tolerancia. Yo no veo que ni en los discursos de Milei ni en lo que dice muchas veces la gente que lo sigue el más mínimo atisbo de tolerancia. Más bien a mí me hace acordar al personaje de Pink de la película de Pink Floyd “The Wall” cuando se transforma y se vuelve un fascista”. El politólogo especifica: “Sí es liberal en lo económico, en lo político más bien yo diría que es lo más parecido a un populista que vi en mi vida. En lo social más conservador. La vertiente de Milei viene más de una cosa de “Anarquía y Utopía” de Nozick y del hijo de Friedman, David Friedman, que se llaman anarco-capitalistas. Si no fuera necesario un mínimo de regulación (minarquía)  él sería partidario de la anarquía.” Alan Nuñez (20 años) valora las cualidades didácticas del discurso de Milei y su transparencia informativa: “Con su discurso yo siento que realmente él quiere que la gente entienda cómo funcionan las cosas. Otros políticos, por el contrario, buscan tener a la gente ignorante y tienen un discurso perfectito y elegante que no dice absolutamente nada y cuando les preguntan sobre temas de fondo evaden por completo la cuestión: responden que van a llenar la heladera, que va a haber pobreza cero, pero nunca te dicen el cómo. O empiezan a regalar cosas, similar al pan y circo”.

La nueva grieta

Matias Tiscornia (19 años) estudiante de Ingeniería de Sistemas en la UTN votó a Milei porque opina que de los dos partidos hegemónicos que han gobernado a lo largo de los años (sus cortos años) “ninguno supo solucionar los problemas”; además de que considera a Milei “una persona consistente con lo que viene diciendo hace años”.

En este sentido Milei ha logrado su objetivo de generar una nueva grieta entre el establishment de la clase política entera y él con “la gente”. En palabras del analista de opinión pública Gonzalo Diego Peña, “el estratega jefe de la campaña de Milei que es Mario Russo, ha dicho que así como hay una grieta, la famosa grieta K-anti K, macrista-anti macrista, lo que proponía la campaña de Milei es generar otra grieta entre la casta política por un lado y la gente por el otro, “la gente” entre comillas. Creo que eso lo logró instalar y eso le rindió muy bien. Me parece que se diferenció por eso.”

A propósito de esta percepción, una encuesta de la consultora Taquion de diciembre de 2021 posicionó al diputado nacional electo por “La Libertad Avanza”, Javier Milei como el 4° más votado ante la pregunta: ¿Quién es el líder de la oposición?, detrás de Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Mauricio Macri y por delante de María Eugenia Vidal, quien quedó en 5° lugar. El 24% de los jóvenes de 25 años o menos (Generación Z) eligieron al economista, un porcentaje mucho más alto que en cualquier otro segmento etario. 

Fuente: Taquion

¿Economista o rockstar?

Peña caracteriza los rasgos sobresalientes de Milei que atraen a la juventud: “Lo atractivo, lo nuevo y en última instancia lo original de Milei es precisamente pararse en un lugar distinto al del resto de los candidatos. En esto de la campaña política hay una conducción estética distinta, que tiene que ver con el famoso peinado de Milei, la edad de Milei y también su modo de posicionarse como un outsider, a diferencia de Espert”. 

Javier Milei en su cierre de campaña

Milei para los medios y para el electorado fue en esta campaña un candidato interesante para ver por el cambio de humor que trajo, por la elocuencia de sus palabras y por su estética desfachatada. El sobretodo de cuero que usó en su primer acto de campaña en Plaza Holanda (y que usa cada vez más seguido), los ojos saltones y la crudeza en el trato, los memes y su fraserío como el agraviante “zurdos de mierda”. Esta construcción mediática entre outsider y rockstar pero al mismo tiempo economista sólido, creó una perfecta alquimia, una fórmula mágica que supo convertirlo en una especie de ídolo adolescente de la economía y luego de la política. 

Entonces ¿el voto es al libertarismo o a Milei como personalidad? Labaqui afirma que fue claramente hacia Milei, “eso es lo que básicamente define al populismo: un líder personalista y un conjunto de gente que lo sigue y que se identifica con el líder y no con el partido, no con las ideas. Esa yo creo que es la mejor definición que hay de populismo, si bien hay muchas. El populismo puede ser liberal en lo económico, no es algo que no se haya visto antes en América Latina. Tenemos el caso Bolsonaro: populista y con un ministro de Economía ultraliberal. Yo diría que la identificación es con Milei, no con las ideas de la vieja Unión del Centro Democrático, la UCD.”

El factor de la personalidad de Milei es clave en el voto centennial, según el referente libertario Lucio Mansilla : “quizás este factor combinado con sus manejos de las redes sociales es lo que más atrajo a los jóvenes de 16 a 25 años”. Agregando a esto, Hernán Stuchi, estudiante de Historia y representante de la Comisión de Agrupaciones Estudiantiles “Pibes Libertarios”, que tiene más de 54.000 seguidores en Instagram, cree que tiene que ver con el tipo de comunicación de Milei que es “honesto, pintoresco y disruptivo”.

Milei vs. Espert

Milei y Espert en un acto libetario en honor a Juan Bautista Alberdi. (Foto: Julieta Ferrario)

Entre los jóvenes Milei brilla mucho más que Espert, quien también es polémico, tiene mucha actividad en redes sociales e incursionó en política antes que él. ¿A qué se debe? Para Peña el combo de Milei es completamente distinto al de Espert. El segundo tiene un discurso y un tono mucho más clásico, mucho más medido, y después estéticamente recuerda al típico economista que aparece en todos los paneles de televisión.

Milei supo aprovechar muy bien la televisión, más allá de sus cualidades técnicas como economista, que las tiene, su personalidad histriónica se ve que fue más atractiva para el votante, para cierto tipo de votante, que la de Espert, que es un personaje más de lo que trabaja: un analista económico que nunca salió de ese personaje, más de un señor grande, de padre, casi un abuelo. Eso por ahí no tienta tanto a los votantes que querían más una cosa de ruptura”, sostuvo Labaqui.”Las ideas que Milei expresa están fuera del molde de un político convencional. Esto lleva a que los más jóvenes se sientan atraídos por su forma especial de transmitir sus ideales de libertad”, sostiene José Andrade (19 años). Nazareno Musolino (20 años) remata: “Espert es un soberbio”.

Amanecer libertario

¿Hay verdaderamente un auge del libertarismo en la Argentina? Labaqui no está de acuerdo con esa aserción: “No todos los jóvenes votaron a Milei, diría que una parte. A veces se sobredimensiona la elección de Milei: 17% de la Ciudad de Buenos Aires que es un distrito que tiene el 7,5% del padrón nacional. Y de esa parte hay una porción de votantes jóvenes, de ese 17% de un distrito, que votó por Milei.” Con respecto a las expectativas presidenciales sobre Milei, prevé un escenario poco alentador para el diputado: “Veo difícil que se convierta en una alternativa a nivel nacional. Si uno suma los votos de Milei y Espert y los proyecta a nivel nacional no deben llegar ni al 5%. La realidad es que todos estamos hablando de Milei cuando la izquierda fue la tercera fuerza más votada a nivel nacional. Pero bueno, Milei es un fenómeno mediático y ahí está. No me parece que la Argentina tenga hoy por hoy el riesgo de bolsonarización que me parece que es lo que a veces se agita.” 

Cierre de campaña de Javier Milei

Según Lucio Mansilla, que impulsa el partido libertario en redes sociales desde 2018,  hay un auge actual del libertarismo que va más allá de la percepción mediática, “se nota en los eventos que hubo este año. En el 2018 hacíamos eventos a los cuales concurrían como mucho 200 personas. Ahora van miles de personas y se multiplicaron por 10 las agrupaciones y partidos. Y hay más jóvenes que antes”.

La estrategia de Milei

Gonzalo Diego Peña cree que la causa  del “fenómeno Milei” es, en parte, por tener una estrategia de comunicación política muy adecuada a la coyuntura de este año. Mansilla, referente libertario desde 2018, explica que el éxito de Milei entre los centennials se debe a que “Milei siempre se enfocó en los jóvenes desde hace años, en sus redes sociales, interactúa con ellos y los premia compartiendo sus publicaciones”. Además estima que cerca de la mitad del electorado de Milei son jóvenes de entre 16 y 25 años, “pero no lo sé a ciencia cierta”, confiesa.

Con respecto a la estrategia en redes de Milei para captar el voto joven, Mansilla revela que “la estrategia es la interacción de una persona conocida con personas jóvenes, participando por distintos medios nuevos de comunicación como twitch, los espacios de twitter, discord, etc. Brindando entrevistas y charlas gratuitas, recompensando con likes y compartiendo publicaciones de los jóvenes. Cuando Milei u otros referentes comparten en redes lo que otros publican reciben muchas visualizaciones, muchos likes y nuevos seguidores, ni hablar cuando publican fotos con los referentes y estos las re-publican. Ya se vuelve costumbre y se genera un crecimiento constante, todos quieren ser parte, sentido de pertenencia. Pero es algo que se logra a lo largo de años y años de uso de redes sociales con ese enfoque”. Respecto a esto, Hernán Stuchi de “Pibes Libertarios”, revela que para ganar adeptos jóvenes también organizan actividades presenciales como “protestas, escraches y actividades de difusión cultural en el territorio”. 

¿Ante qué se rebelan los jóvenes?

Labaqui opina que es porque el estado de situación de la Argentina incita a desconfiar de los partidos tradicionales, “en otra época lo rebelde era ser kirchnerista porque uno se estaba rebelando a los padres. Pero para retomar, ya que dije que Milei era punk: la banda emblemática de los punks eran los Sex Pistols y los Sex Pistols tenían una canción que se llamaba “Dios Salve a la Reina” que decía en una parte “no future in England’s dreaming”, o sea, no hay futuro. Yo creo que se rebelan frente a eso, ante la falta de futuro”.

Queda ver si para Milei en definitiva hay futuro o no, porque no olvidemos que los Sex Pistols,  luego de hacer historia con su explosivo álbum debut “Never Mind the Bollocks” que efectivamente fundó el Punk, se desintegró y sólo quedó en el tiempo esa única joya musical irrepetible, esa única expresión visceral de anarquía destructiva, de frustración juvenil y de rechazo total hacia la restricción y hacia la realidad política, social y económica de aquella decadente Inglaterra de 1977, apenas dos años antes de la llegada al poder de Margaret Thatcher, un período marcado por tasas de desempleo de dos dígitos, prolongadas huelgas mineras y una guerra con Argentina.

Salvando las distancias, Gonzalo Peña analiza sobre este momento libertario en Argentina: “Es algo muy de ahora y que está muy asociado a la evolución del clima socioeconómico. Ahí hay algo que sí podemos extrapolar a Europa: parte del electorado de la extrema derecha es un electorado que económicamente está frustrado: perdió el trabajo, tiene mal trabajo, o tiene un trabajo precario, con lo cual está muy enojado con la economía. Y, en gran medida, responsabiliza de eso a los políticos de turno. Milei está ubicado ahí. En la medida en que la economía se recupera esas opciones se van desinflando, porque la gente ya no está tan enojada. Eso le juega en contra a Milei.”

No future

Entonces, esta nueva ola de juventud mileísta ¿podrá continuar con este mismo impulso con miras a 2023?:

  • Gonzalo Peña señala una relación inversa entre el crecimiento de la economía y el crecimiento del espacio político de Milei: “tiene posibilidad de crecimiento en tanto y en cuanto la crisis se haga más profunda, o sea, haya más inflación, más inseguridad, más pobreza, más falta de dólares. Si eso pasa, seguramente Milei y otros que vayan apareciendo, ese espacio de centro derecha, va a crecer electoralmente. En la medida en que pase todo lo contrario va a decrecer.”
  • Ignacio Labaqui observa la misma relación: “si la Argentina se deteriora aún más eso le puede dar lugar a que ganen más espacio los discursos hacia los extremos, tanto hacia la izquierda como hacia la derecha, entonces eso genera una ventana de oportunidad”.
  • Mansilla por su parte pone de relieve que: “se siente en muchos jóvenes libertarios el apuro y la ansiedad de que la Argentina cambie y por eso vuelcan sus esfuerzos en las redes sociales, en grupos de debates virtuales y en pequeñas participaciones presenciales”, y que con miras a 2023 los objetivos son “mantener o mejorar los resultados de este año y sumar más provincias”.

Milei diputado, Milei ¿presidente?

El politólogo Labaqui sospecha que en la Cámara de Diputados Milei va a tener poca vidriera al ser 1 en 257 diputados y que se aburrirá en las extensas sesiones y discursos de los legisladores, actividades de las que realmente la mayor parte de la sociedad no está pendiente. La Cámara no va a ser “como los programas de América TV, donde Milei prácticamente estaba todos los días, entonces le va a costar sobresalir. El desafío será en 2023 recién y ahí él deberá tomar una decisión: si busca construir poder de manera gradual” y agrega el politólogo: “Dice Milei: Ya que hice una buena elección en la Ciudad de Buenos Aires aspiro a ser el sucesor de Horacio Rodríguez Larreta” o si trata de buscar una alianza con los así llamados “halcones de Cambiemos” y ver en 2023, tal vez con ellos disputar el liderazgo en la Ciudad de Buenos Aires o algún otro tipo de proyecto político. Pero la Cámara de Diputados no es el lugar más propicio para hacer una carrera presidencial”, concluyó.

Javier Milei en la Cámara de Diputados

Joaquín Bordone (19 años), estudiante de Administración de Empresas en la UNO (Universidad Nacional del Oeste), enumera tres factores que motivaron su voto y que consideró encapsulan la motivación del voto joven a Milei en general: la ruptura con el sistema político, la esperanza de una recuperación económica para el país y las cualidades personales de Javier Milei. “Voté a Milei porque:

  • Estoy cansado de ver a los mismos de hace casi 15 años. Si no es CFK, es Macri (votar la contra o al menos peor). Milei está pisando muy fuerte en el ámbito político y sabe hacerle frente a las fuerzas. Por esto siento una motivación o esperanza, si se quiere, votando a Javier Milei.
  • Su especialidad es la Economía. Y creo que puede cambiar el país desde su perspectiva. Un país arruinado por la inflación y la deuda acarreada hace muchísimos años. Un país manejado por gente que evidentemente no estuvo capacitada.
  • Tiene una capacidad de dicción y convencimiento admirables. Su forma de expresarse con seguridad me atrajo a que me anime a apostar por su desempeño en la política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − 1 =