Microplásticos, una amenaza silenciosa para la salud

Compartilo

Consumimos 14 partículas de plástico por día, 5 gramos por semana y entre 39000 y 52000 partículas por año. Cómo repercuten los microplásticos en la salud humana.

¿Sabías que ingerimos aproximadamente 5 gramos de plástico cada semana, el equivalente al peso de una tarjeta de crédito? Un elemento invisible y omnipresente habita en el agua, aire, suelo y hace poco se descubrió que en nuestros propios cuerpos. Varun Kelkar y Charles Rolsky, ambos científicos, comprobaron la presencia de este extraño objeto en nuestros organismos. Se trata de los microplásticos, elemento que comenzó a ser estudiado en el mundo y que luego de dos años de ser presentado el proyecto de ley, el 30 de noviembre en Argentina se prohibieron los cosméticos con microplásticos.

¿Qué son los microplásticos?

Los científicos definen los microplásticos como fragmentos de plástico de menos de 5 mm. Los nanoplásticos son incluso más pequeños, con diámetros inferiores a 0,050 mm. 

La investigación en modelos animales y de vida silvestre ha relacionado la exposición a micro y nanoplásticos con la infertilidad, la inflamación y el cáncer, pero actualmente se desconocen los resultados de salud en las personas. 

“Hay evidencia de que el plástico está abriendo camino en nuestros cuerpos, pero muy pocos estudios los han buscado allí. Y en este punto, no sabemos si este plástico es solo una molestia o si representa un peligro para la salud humana ”, comenta Charles Rolsky en su investigación.

En una investigación del Río Paraná  se encontró un promedio de 4654 fragmentos microplásticos (por m2) en los sedimentos de la costa de las tres muestras (playas e isla).

“Un promedio de 12687 micropartículas m2 (81% del total) se registraron en la playa de Thompson, pero sólo 131 en la isla Curupí. La película de microplástico y la fibra fueron extremadamente abundantes en la playa de Thompson.”, detalla el estudio.

En el Río de la Plata se realizaron dos investigaciones. Una de ellas, realizada sobre peces, indicó que el 100% de los contenidos de intestino de pescado analizados exhibieron microplásticos. El otro fue realizado sobre el plancton donde se encontró que la densidad media de microplásticos en el área de estudio fue de 139 microplásticos (m3)En el Río de la Plata se realizaron dos investigaciones. Una de ellas, realizada sobre peces, indicó que el 100% de los contenidos de intestino de pescado analizados exhibieron microplásticos. El otro fue realizado sobre el plancton donde se encontró que la densidad media de microplásticos en el área de estudio fue de 139 microplásticos (m3)

Entre 2003 y el 2015, hemos producido 50% de todo el plástico que hay en el mundo. Según los científicos Hannah Ritchie y Max Roser, desde que la producción a gran escala del material comenzó en los años 50 hemos producido 8,3 mil millones de toneladas métricas de plástico virgen. La mitad de eso fue producido en los últimos 13 años.

Fuente: Consuelo Pico Estrada

Gente pescando, niños jugando a la pelota, parejas de jóvenes recostados en sus pareos y grupos de deportistas pasan sus días al “aire libre” en las orillas del río de Vicente López.

“¿Microplásticos? ¿Qué es eso? – comenta Delfina del Campo-. Habré visto un par de botellas tiradas en el río pero nunca me hubiese imaginado que nos afectan a nosotros”.

Proyecto de ordenanza 

Ciñendo el rostro con cara de confundida, Delfina pensativa mira al río sin poder creer la existencia de estas partículas plásticas de las cuales aún poco se sabe de su repercusión. Los microplásticos están en todos lados. Desde la miel, los pescados y aquel producto cosmético que colocamos sobre nuestro rostro. Sin embargo, gente como Delfina sigue su vida sin ningún tipo de precaución, sin saber de la existencia de dichas partículas.

“En San Isidro la gente no sabe nada de los microplásticos. No se publican cifras sobre contaminación plástica, tampoco datos sobre el cumplimiento de la norma ISO 14001 (dirigida a las empresas para combatir la contaminación)”, comenta Catalina Riganti, concejal de San Isidro. 

Este año el concejo deliberante de San Isidro presentó un proyecto de ordenanza para prohibir el uso de las bolsas plásticas y los sorbetes plásticos en todo el ámbito del partido. Ellos proponen ampliar la ley existente y sumarle todo tipo de bolsas, incluyendo las bolsas de polietileno tradicionales y biodegradables y los sorbetes que no estaban contemplados.

Detectan microplásticos en diversas investigaciones
Fuente: Consuelo Pico Estrada

Estudios anteriores han demostrado que los plásticos pueden atravesar el tracto gastrointestinal humano, pero Charles Rolsky y Varun Kelkar están estudiando si las pequeñas partículas se acumulan en órganos humanos y mamíferos y cómo detectarlas. 

Para averiguarlo, los investigadores tomaron muestras de pulmones, hígado, tejido adiposo, bazo y riñones de humanos y animales. Con el objetivo de desarrollar un método y probarlo, el equipo añadió perlas nano / microplásticas a este conjunto de muestras de tejidos de mamíferos. Con este procedimiento, demostraron que podían detectar las perlas que introducían en estas muestras.

Los investigadores también crearon un programa de computadora que convirtió la información sobre el recuento de partículas de plástico en unidades de masa y área de superficie. Planean compartir la herramienta en línea para que otros investigadores puedan informar sus resultados de manera estandarizada.

Este recurso compartido ayudará a construir una base de datos de exposición al plástico para que podamos comparar las exposiciones en órganos y grupos de personas a lo largo del tiempo y el espacio geográfico”, comentó Rolf Halden, director del centro y profesor del Centro de Biodiseño para Ingeniería en Salud Ambiental.


En Estados Unidos, se llevó a cabo una investigación sobre el consumo humano de microplásticos donde se evaluó el 15% de la ingesta calórica de los estadounidenses. El resultado del consumo anual de microplásticos oscila entre 39000 y 52000 partículas, según la edad y el sexo. Estas estimaciones aumentan a 74000 y 121000 cuando se considera la inhalación. 

Adicionalmente, las personas que cumplen con la ingesta recomendada de agua a través de fuentes solo embotelladas pueden estar ingiriendo 90000 microplásticos adicionales al año, en comparación con 4000 microplásticos para quienes solo consumen agua del grifo”, detalla la investigación. 

Fuente: Environment Research

Environment Research en una investigación comprueba la presencia de micro y nano plásticos en frutas y hortalizas comestibles, donde el nivel medio más alto de microplásticos fue 223.000 y 97.800. 


Las manzanas fueron las muestras de frutas más contaminadas, mientras que las zanahorias fueron las verduras más contaminadas. El nivel medio más bajo se observó en muestras de lechuga con 52,050 partículas.

“La ingesta diaria de microplásticos de adultos y de niños tuvo el mayor incremento después de la ingestión de manzanas y el menor después de la ingestión de zanahorias”, se observa en la investigación.

Por otro lado, la organización medioambiental Plastic Soup Foundation comprobó que  la ‘Crema diurna antiarrugas con FPS 15 de Olaz’,está inundada de polietileno.

Crema diurna antiarrugas con FPS 15 de Olaz. Fuente: Plastic Soup Foundation

La prueba realizada por la ‘Vrije Universiteit van Amsterdam’ afirma que una sola botella de 50 ml contiene aproximadamente 1,48 millones de partículas de polietileno. El diámetro de las partículas varió entre 1,6 y 103 partículas. ».

“Nos preocupa que las partículas de polietileno de esta crema facial puedan ser absorbidas potencialmente por nuestras venas portales, puedan tener acceso a nuestros órganos y transferirse a través de nuestras barreras hematoencefálicas y placentarias”, afirma la ONG.

El estudio de estas partículas en los diversos compartimentos ambientales ha crecido en los últimos años, debido a la ubicuidad de ambientes en donde se los encuentra. 

A nivel global los estudios de microplásticos en cuerpos de agua se han focalizado en ambientes marinos, y de la pequeña proporción referida a sistemas de agua dulce, la gran mayoría se realizaron en Norteamérica y Europa. En Argentina estos aún son escasos y los cuerpos de agua que han sido relevados corresponden a ambientes marinos y a cuerpos de agua dulce como ríos, lagunas y lagos de la Patagonia

Si bien las concentraciones que estos estudios reportan representan diferentes niveles de alarma en términos de contaminación, en todos los casos se detectó presencia de microplásticos en los cuerpos bajo estudio.

Los primeros registros de concentración de microplásticos en muestras de agua de los lagos de la Patagonia en América del Sur fue que “la concentración media de microplásticos fue de 0.9 ± 0.6 MPs m − 3, con el valor mínimo en Florentino Ameghino Dam (0.3 MPs m − 3) y el máximo en Vintter Lake (1.9 MPsm − 3)”.

La cuenca Matanza Riachuelo es la de mayor relevancia regional, debido al gran crecimiento urbano que presentó durante el siglo XX y a que, producto de este, se configuró en uno de los casos emblemáticos de contaminación acuática en el territorio nacional . “Esta cuenca resulta adecuada para desarrollar estudios en torno a la problemática”, comenta Santiago Goin, Ambientólogo de UBA.

En Bahía Blanca se realizó una evidencia de ingestión de microplásticos por peces en el estuario en Argentina. Los resultados de las muestras indican que todos los individuos contenían plástico en sus tractos digestivos. Encontraron un total de 241 partículas microplásticas, con un tamaño de 0,2 hasta 5 mm (mediana = 2,4 mm).

El laboratorio de Shary Mazon llevó a cabo una investigación en los lagos de América del Norte de más de 150 botellas provenientes de Los Angeles, Indonesia, Holanda, Londres, etc. Los investigadores encontraron que las fibras de microplásticos han contaminado el agua de grifo en todo el mundo desde Asia, Europa, África y las Américas. “Más del %80 de las muestras contenían fibras de plástico”, afirman.

Fuente: laboratorio de Shary Mazon

Naturalmente, también hay microplásticos en el aire. Aunque la atmósfera es un medio mucho menos estudiado, se sabe que las concentraciones en ambientes urbanos alcanzan valores de algunos microplásticos por metro cúbico.

En muestras tomadas a bordo de aviones CASA C-212 Aviocar del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial de España (INTA) con el apoyo operativo del 47 Grupo Mixto del Ejército del Aire se ha encontrado una concentración de 13,9 microplásticos por metro cúbico en Madrid (unas 10 veces más que en las zonas rurales). 

Simulación del patrón de depósito de los microplásticos hallados sobre Madrid al cabo de 1 h (A), 12 h (B), 24 h (C) y 36 h (D). Los colores azul-turquesa-verde representan órdenes de magnitud decreciente en tasa de depósito expresada como microplásticos por metro cuadrado y día.

En una expedición al Everest se han encontrado restos de microplásticos en todas las muestras de nieve y en tres de las muestras de agua ubicadas a más de 8.400 metros de altitud. Esta es la primera vez que se documenta la presencia de estos contaminantes en altitudes tan elevadas.

Diversos estudios identifican a las plantas de tratamiento de efluente como fuentes puntuales de microplásticos. Si bien estos sistemas logran remover una gran cantidad del contaminante del efluente, la fracción no retenida representa un gran ingreso de microplásticos al ambiente, debido al elevado volumen de agua tratada.

En una revisión sobre sistemas terrestres y acuáticos de agua dulce, el científico Raymond Wong  atribuye la abundancia de microplásticos al grado de urbanización y densidad poblacional, identificando a las aguas residuales como las mayores contribuyentes de microcontaminantes. En el Mar de Japón se demostró que la concentración de microplásticos en ríos se correlaciona con la cercanía a zonas urbanizadas y con la densidad poblacional, y que la concentración de estos aumentaba en ríos con una pobre calidad de agua.

Los efluentes generados por las actividades domésticas e industriales constituyen una de las principales causas de contaminación de los cuerpos de agua receptores. UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, estima que más del 80% de las aguas residuales en el mundo (más del 95% en algunos países en desarrollo) son descargadas al ambiente sin ningún tipo de tratamiento.

 “La contribución de microplásticos presentes en efluentes de plantas de tratamiento a los sistemas acuáticos es una de las brechas de conocimiento donde hay que reforzar la batería de estudios disponibles”, comenta Shima Ziajahromi, investigadora avanzada sobre microplásticos. 

A pesar de que los procesos convencionales pueden eliminar eficazmente una gran parte de las partículas del afluente, las plantas de tratamiento de aguas residuales no están específicamente diseñadas para retener microplásticos. A su vez, Julia Talvitie, investigadora finlandesa, propone que la aplicación de tecnologías ya existentes para el tratamiento de aguas en las etapas finales del proceso puede remover hasta un 99,9% de los microplásticos presentes.

Fuente: Mundo Bletter

El entendimiento más acabado de la dinámica de los microplásticos en el proceso de tratamiento de efluentes resulta fundamental para fomentar el desarrollo de tecnologías que contribuyan con una mayor eficiencia de los procesos involucrados y/o con el desarrollo de políticas que regulen estos procesos.

En la investigación de Bletter se comenta que “de un total de 195 países en el mundo, solo 23 realizaron estudios sobre los microplásticos”.

Dichos estudios fueron llevados a cabo en países industrializados cuando más del 90% de la producción de la pesca continental proviene de los países en desarrollo y estos no tienen sistemas adecuados para manejar la problemática.

¿Cuál es la solución al problema de los microplásticos?

En una investigación de Unplastify, ONG destinada al plástico, se detalla la opinión de expertos sobre el peor efecto de la contaminación por plásticos.

“El 36% de las respuestas mencionan el daño a los ecosistemas, los océanos y la fauna; el 20% considera que el peor efecto es todavía desconocido y el 20% restante menciona la salud humana”, se detalla en la investigación.

Según  Esteban Bancalari, socio fundador de Qero Vasos,  la educación, la comunicación y los emprendimientos como Unplastify tienen un rol muy importante para resolver el problema del plástico.

“En la medida en que no haya educación seguimos cometiendo estos errores una y otra vez – comenta Esteban – Hay mucho prejuicio en la sustentabilidad, se dice que no se puede hacer negocio. Si se puede hacer negocio”.

Qero Vasos es una empresa social que incentiva una cultura libre de descartables en Argentina. Ellos reemplazan el uso de vasos descartables plásticos con vasos reutilizables plásticos. 

“Osea que usamos plástico para eliminar el uso de plástico, suena un poco contradictorio”, comenta riendo Esteban.

Qero Vasos trabajó en ocho años con más de 450 eventos en Argentina, Chile, Uruguay y en Bolivia. Al día de hoy ellos evitan generar el uso de 300 millones de vasos descartables que equiparan a 500 toneladas de plástico descartable.

En Qero estuvimos en el congreso para una ley de regulaciones del uso de plástico. Había muchos sectores que se sentían atacados. Es un tema muy delicado”, detalla Esteban.

Los microplásticos y la legislación

Actuación caratulada “Defensor del Pueblo de la Nación

La aparición de contaminantes emergentes en los diversos ambientes demanda en primer lugar investigación respecto de la dinámica que estos puedan tener en el ambiente, sus fuentes de origen y sumideros y los efectos que puedan tener en los diferentes sistemas. Si bien han habido iniciativas independientes en el país, este punto es enfatizado por el Defensor del Pueblo de la Nación quien en su resolución 00094 del año 2018 exhortó al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación a promover investigaciones referidas a la contaminación por microplásticos (DPN, 2018).

En segundo lugar, dicho conocimiento debe ser tomado por las instituciones responsables del desarrollo de políticas regulatorias a fin de establecer los mecanismos legislativos que busquen evitar y mitigar la ocurrencia de efectos adversos que se puedan dar. 

En el plano internacional se han propuesto lineamientos de políticas con foco en la reducción, reciclado y prohibiciones de determinados plásticos. Para el caso de Argentina estas regulaciones son incipientes pero diversas en cuanto a los plásticos en general, existiendo para el caso puntual de los microplásticos tan solo un proyecto de ley nacional referido a la prohibición de incorporarlos en determinados productos, en el expediente 3847-D-2018 (Cámara de Diputados de la Nación Argentina, 2018).

Pedido de avance para la sanción de la ley sobre microplásticos

Ya pasados dos años del proyecto de ley, un total de trece ONG realizaron en el mes de octubre un  pedido de avance para la sanción de ley. 

“El 17 de noviembre, se logró el dictamen favorable para que sea tratado el proyecto de ley de prohibición de microplásticos en el Senado que ya tiene la sanción en Diputados”, comenta Gustavo Huici, Presidente de Surfrider Argentina.

Cada año se vierten en los océanos 35 mil toneladas de microperlas plásticas contenidas en cosméticos y artículos de higiene personal. Finalmente, el 30 de noviembre en Argentina se prohibieron los cosméticos con microplásticos. Es ley la prohibición de su importación y comercialización para evitar la contaminación ambiental y las posibles repercusiones en nuestra salud. 

Riachuelo y Río de la Plata

En 2004 un grupo de vecinos presentó una demanda contra el Estado Nacional, la Provincia, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 44 empresas, reclamando la recomposición del ambiente, la creación de un fondo para financiar el saneamiento de la cuenca y un resarcimiento económico por daños y perjuicios. 

En 2004 un grupo de vecinos presentó una demanda contra el Estado Nacional, la Provincia, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 44 empresas, reclamando la recomposición del ambiente, la creación de un fondo para financiar el saneamiento de la cuenca y un resarcimiento económico por daños y perjuicios. 

La Causa Mendoza se dio porque se  detectó una gran cantidad de niños con plomo en sangre. El plomo es uno de los metales pesados que se utilizan para estabilizar el PVC,uno de los plásticos más problemáticos. 

“El grado de contaminación que tiene el Riachuelo tiene una incidencia terrible en la salud y por eso es fundamental que se trabaje en este tema”, afirma Mariano Villares, Fundador de Sustentabilida de sin fronteras (ONG)

14 municipios y 6 millones de personas componen las tres jurisdicciones que rodean el riachuelo. El saneamiento de una cuenca tan compleja como esta se debe llevar a cabo ya que la gente muere tempranamente a causa de la contaminación.

“No hay abuelos en las villas que rodean el Riachuelo”, comenta Alfredo Alberti, presidente de la asociación de Vecinos de la Boca.

El Director ejecutivo de FARN, Andrés Napoli, recuerda que hasta el día de hoy el fallo de la corte de Maria Julia Alsogaray no se cumple. En 1993 se realizó un crédito de 250 millones de dólares para realizar el saneamiento del río del cual prácticamente no se utilizó. 110 millones de dólares de ese crédito se gastó en planes sociales de la época del gobierno de Duhalde y lo demás fue subejecutado. Ese proceso fue un proceso fracasado.

“Hay que penar y penalizar a las grandes empresas que son las grandes contaminantes tanto del río de la plata como del riachuelo. Hay que ver de qué manera se ponen plantas de limpieza de residuos cloacales que no solo tiene que estar más alejados de la costa, sino que también tienen que tener procesos químicos de limpieza para que esto no contamine al río”, sugiere Daniela Cerruti, Diputada nacional por en Frente de Todos.

Según Mariano Villares, Fundador de Sustentabilidade sin fronteras (ONG), puede resultar barato económicamente, pero es muy caro para la salud de las personas. “Hay miles de personas enfermas. A largo plazo es el estado que tiene que brindar salud; además que se le está poniendo en juego la vida y la calidad de vida de las personas”, comenta .

Andres Napoli ,Director ejecutivo de FARN, remarca la  falta de voluntad política. Nadie puso en debate el tema del saneamiento del riachuelo ni del río de la plata. “La cuenca debe ser saneada y tiene que tener un destino. Hoy no lo sabemos, lo venimos reclamando hace mucho tiempo. Se debe transformar al saneamiento del riachuelo en una política pública y no en una respuesta permanente en lo que la justicia le pide”, aclara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − siete =