Los jóvenes y la política: un lazo cada vez más débil

Compartilo

Según una encuesta publicada en octubre por Taquion, 7 de cada 10 centennials no confía en los políticos del país; sin embargo, la crisis de representación política es un fenómeno que no solo se da en Argentina, sino en todo el mundo.

Fuente: Taquion

“Una crisis de representación política se hace presente cuando un candidato a un cargo político o un funcionario público no cuenta con la confianza ni la credibilidad de un sector mayoritario de la población”, aseguró Atilio Borón, sociólogo y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. En Argentina existe desconfianza en relación a los representantes. 

Sin embargo, esto sucede a nivel global. En Estados Unidos, por ejemplo, también hay una profunda crisis de representación. Para el sociólogo, esta se vio evidenciada con el asalto al Capitolio de Washington a comienzos de este año.

Para Fernando Domínguez Sardou, politólogo y analista político, este fenómeno se da cuando hay un desanclaje entre las demandas del pueblo y las decisiones de los representantes. Es decir, cuando un político no escucha las peticiones de la sociedad o simplemente no cumple sus promesas.

“En las PASO de este año el voto en blanco fue alto y se estima que seguirá aumentando porque la gente no se siente representada”, comentó María Eugenia Santiago, profesora de historia en la UCA y candidata a diputada nacional por el partido Valores para mi País. “Se vota más en contra de alguien, que a favor de él, porque los candidatos no representan a los votantes”, agregó. 

Según el investigador de opinión pública, Gonzalo Diego Peña, hay una creciente apatía por parte de la gente con respecto a la política. No obstante, esto no significa un rechazo a la democracia, sino que evidencia los límites de la acción política, es decir, hasta dónde las medidas tomadas por los funcionarios ayudan a mejorar las condiciones de vida. 

En base al reciente informe publicado por Taquion, 7 de cada 10 centennials no confía en los políticos de Argentina. “Entre la gente joven se nota ese desinterés. No hay debate y eso de alguna forma también hace que la juventud se aleje de la política, no le ven ninguna utilidad práctica”, sostuvo Borón.

“No me siento representado por ningún candidato, ya que los partidos políticos actuales en mi opinión representan ideas extremistas, que en un marco lógico, jamás se podrían llevar a cabo a largo plazo”, dijo Tomás, un estudiante de derecho de 23 años. “Por lo tanto, voté sin estar convencido y al descarte”, finalizó.

El especialista en opinión pública dijo que los líderes políticos no inspiran a las nuevas generaciones tanto como los líderes tecnológicos, entre ellos mencionó a Marcos Galperin, fundador y presidente de Mercado Libre.

¿Cuáles son las causas de este fenómeno?

“Las demandas que tiene la ciudadanía no encuentran su calce, ante esto habría que preguntarse si la sociedad demanda en el lugar adecuado y si la dirigencia política cumple con sus responsabilidades”, aseguró Domínguez Sardou. A su vez, Borón considera que los políticos han caído en la trampa de la “espectacularización” o la “farandulización” de la política y evitan hablar de los grandes temas que afectan al país o lo hacen sin seriedad.

Según comentó la profesora de historia, la crisis de representación no estuvo presente en tres momentos del siglo XX: con la llegada al poder del radicalismo en 1916, posteriormente con el peronismo en 1946 y, por último, con la vuelta de la democracia a partir de 1983.

“A comparación de la juventud del 70’, que admiraba a Perón, los jóvenes de ahora no están tan comprometidos con la política”, afirmó Santiago. Agregó: “La cultura nuestra se ha vuelto muy individualista y la acción política es una acción comunitaria y solidaria, por lo tanto, es bastante complejo tratar de aunar los deseos individuales frente a esta cuestión de comunidad y de solidaridad”.

Camila, una joven de 21 años que estudia medicina en la USAL, aseguró lo siguiente: “No me siento identificada con ningún partido porque no todas sus ideas son afines a las mías. Además, ninguno es fidedigno, proponen ideas, pero no las implementan, y siempre son las mismas caras”.

Este año, sin embargo, se abrió paso en la esfera pública el economista libertario Javier Milei. Para Peña, su campaña sintonizó muy bien con el clima de la época. En un contexto de pandemia y cuarentena, enfatizó en recuperar la libertad, poder salir y volver a la normalidad. Este candidato obtuvo gran apoyo en CABA por parte de la juventud, ubicándose como la tercera fuerza en las PASO.

Fuente: Instagram de Javier Milei

Igualmente, los seguidores de Milei son una excepción a esta realidad. En unas encuestas de clima social realizadas por el investigador de opinión pública, le preguntó a los encuestados si consideraban que con sus votos podían cambiar la situación de vida, y hubo entre un 40% y un 45% que respondió que no.

El sociólogo y doctor en ciencia política afirmó: “La gente está harta y no se compromete. Incluso hay una crisis de militancia y de los partidos políticos tradicionales. Muchos militantes peronistas son rentados, lo hacen por la plata y no como un acto de servicio público”. 

“La mayor representación que tuvo la sociedad civil fue en el golpe del 76’ porque la gente le dijo que no al peronismo y al desgobierno”, sostuvo Santiago; a pesar de las consecuencias de la dictadura, para la profesora de historia, la gente en ese momento buscaba orden y pacificación, y vieron el derrocamiento de Isabel de Perón con buenos ojos. 

Cristina Fernández fue una mandataria elegida con representación popular: en 2007 obtuvo más del 45% de los votos y en 2011 fue reelecta con más del 54%. Distinto ocurrió con Néstor Kirchner, quien asumió en 2003 con el 25% de los votos a su favor. 

Muchos jóvenes emitieron su primer voto en las PASO. Este es el caso de Matías, un adolescente de 17 años que se encuentra cursando el último año de la escuela secundaria. “Voté un poco obligado, elegí lo que estaba votando mi familia porque fue lo que me dijeron que haga, era eso o un voto en blanco. Así como pasa en muchas casas a esta edad, muchos votan lo que vota su familia porque no tienen ni idea de política. No voté convencido porque no me siento representado por ninguno de los candidatos, no le veo mucha salida a este país”, comentó. 

Elecciones legislativas 2021

A raíz de los resultados desfavorables que obtuvo el oficialismo en septiembre, Alberto Fernández realizó varios cambios en el Gabinete. En base a los datos de Taquion, el 66,9% de los encuestados ante estas modificaciones tuvo sentimientos negativos. Además, prevalece entre los usuarios la noción de que ‘ganó Cristina’ y que los dirigentes elegidos para el reemplazo ‘son los mismos de siempre’.

“Creo que el oficialismo en noviembre va a sacar un poquito más de votos que en las PASO, pero Juntos por el Cambio va a ganar y de manera consistente”, opinó el analista político, y luego agregó: “El Frente de Todos en la gran mayoría de las provincias del país va a perder de forma sonora”.

A partir de las elecciones primarias, se abrió paso una crisis en el peronismo. Según Peña, habrá que ver cómo renueva liderazgos, vuelve a recuperar parte de los sectores bajos y a seducir los sectores medios, que históricamente siempre le costó mucho tener a su favor.

Frente a esta problemática, Borón considera que hay que darle voz a la sociedad civil. “Se necesita que la gente de verdad pueda hablar y que sea escuchada. Además, hay que hacer que los políticos tomen nota de ese mensaje, hagan propuestas para el país y se castigue a los que no cumplen con sus promesas”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 13 =