Ley de humedades, iniciativa que aún aguarda en el Congreso

Compartilo

Alicia vacía un balde azul lleno de agua en la vereda de su casa. Repite esta acción una y otra vez. Está acostumbrada a las inundaciones que invaden su casa y a su familia varias veces al año. Vive en el bajo de San Fernando, a una cuadra del río. “Esta vez fueron tres días enteros con agua en mi casa. Tratamos de estar preparados y levantar las cosas que se puedan arruinar pero siempre algo perdemos”, comenta tristemente.

La realidad de Alicia Seaone es la realidad de miles de argentinos. La última cruenta inundación de agosto de 2015 dejó cinco víctimas mortales y 30.000 personas afectadas, entre las cuales 6000 debieron abandonar sus hogares. La principal causa fue el récord de precipitaciones, sin embargo, hay otros factores que influyeron directamente en el agravamiento de la situación. Por ejemplo, el mal estado de los humedales.

¿Qué son los humedales? Son zonas en donde el agua es el principal factor que controla el ambiente, así como la vegetación y fauna asociada. Estos retienen las precipitaciones fuertes, evitando posibles inundaciones aguas abajo. Almacenan el agua en el suelo o la retienen en la superficie de lagos, pantanos, etc., reduciendo la necesidad de construir onerosas obras de ingeniería. La vegetación de los humedales desempeña también una función en la reducción de la velocidad de circulación de las aguas de crecida. Representan el 23 por ciento del territorio nacional.humedal

La falta de protección de estos espacios quedó en evidencia en los últimos años ante las cada vez más recurrentes crecidas de ríos y arroyos, así como también lluvias cada vez más intensas.

“La palabra humedales era casi desconocida hasta hace 3 años. La sucesión de eventos meteorológicos críticos de los últimos 3 años, como las inundaciones de los años 2013, 2014 y 2015 la han puesto en el foco de atención”, explica Patricia Pintos, geógrafa e investigadora del Centro de Investigaciones Geográficas (CIG) del Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales, sede Conicet de la Universidad Nacional de la Plata.

“Nunca en la historia de la Basílica de Lujan, la cripta se había inundado. Y se inundó dos años seguidos en 2014 y 2015. Esto pasa porque el agua no puede bajar, no puede drenar, esta todo taponado. La causa no es el cambio climático como todos piensan. Es el modelo urbanizador que el hombre ha elegido para ocupar áreas de reserva natural”, añade la especialista, que es autora del libro “La privatología sacrílega”, que es el resultado de una investigación sobre los efectos del urbanismo privado en humedales de la cuenca baja del Río Luján.

Según el escrito, en los últimos 20 años fueron ocupadas más de 9 mil hectáreas de humedales por urbanizaciones. Para el año 2012, se contaron 66 urbanizaciones entre Pilar, Escobar, Tigre y San Fernando.

“El fenómeno urbanizador sigue avanzando, se siguen habilitando nuevas construcciones y acorde a esto, se retrae la superficie de los humedales y se restan espacios absorbentes del río. En este período de 20 años, y desde la aparición de Nordelta, los grandes perdedores son los humedales”, agrega Pintos.

¿Cómo proteger a los humedales?

En 2013 se presentó un proyecto de ley de presupuestos mínimos para la conservación,
protección y uso racional y sostenible de los humedales mediante el cual se busca establecer un piso mínimo de protección de estos ecosistemas. Fue resultado del trabajo conjunto de distintos sectores políticos, asesores, universidades, organizaciones sociales y ONGs.

El proyecto fue aprobado por unanimidad en el Senado, pero al pasar a la Cámara de Diputados perdió estado parlamentario en diciembre de 2015 por no ser tratado. “Cuenta con el apoyo de más de cien ONGs argentinas. Fue trabada por determinados grupos políticos, que temían que limitara el avance del sector agropecuario porque la ley regula la explotación de los suelos”, denuncia Marta Andelman, coordinadora de comunicaciones de la Fundación Vida Silvestre.

En septiembre del 2015, al ver que la ley seguía frenada en diputados, las ONGs escribieron una carta dirigida a la diputada Di Tullio para solicitarle el pronto tratamiento y la urgente sanción de la ley.

“Considerando las recientes inundaciones en la Provincia de Buenos Aires y Santa Fe, se puso en evidencia nuevamente la necesidad urgente de una Ley que proteja a los humedales. Si bien las inundaciones han dejado de ser mencionadas en los medios masivos, lo cierto es que las causas de la trágica situación vivida no han desaparecido, dado que los humedales siguen sin protección específica”, dice un extracto de la carta.

Sin embargo, no hubo respuesta de ningún tipo y finalmente la ley perdió estado parlamentario.

¿Y ahora?

Actualmente hay un nuevo proyecto, que fue uno de los primeros que anunció Mauricio Macri como presidente. El 2 de febrero el mandatario prometió una ley para proteger a los humedales, un tema en general desconocido para la mayoría,  y poco difundido.

La sociedad desconoce sus funciones así como los bienes y servicios que éstos proveen. Los humedales solo interesan cuando hay inundaciones. “A nivel de agenda nacional no tienen relevancia. Recién el año pasado se prestó mas atención por las inundaciones, se vieron apretados por eso y también por la época de elecciones. Macri apenas asumió el tema se llevó al más alto nivel”, opinó Daniel Blanco, director de la Fundación Humedales.

No obstante, siguen las complicaciones para este, el cual estaba siendo tratado en la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable, presidida por Fernando Pino Solanas, y violando el artículo 90 del reglamento del Senado, se giró hacia la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca. Solanas convocó durante tres martes consecutivos a plenarios de las dos comisiones.

Sin embargo, en ninguna hubo quorum porque los senadores de Cambiemos de la Comisión de Ambiente no se presentaron. El tratamiento se encuentra actualmente frenado. “La ley de humedales fue prometida por el presidente de la Nación, Mauricio Macri”, escribió Solanas en Twitter.

Y agregó que “existen presiones del lobby del agronegocio, que pretende que no exista ninguna normativa, por mínima que sea, que proteja los humedales”. Según Solanas, el macrismo está frenando el debate por las diferentes presiones del sector agrícola (sojero), inmobiliario y minero.

“Sigue habiendo muchos lobbys del ámbito productivo que están jugando en contra. Esta todo otra vez frenado al girarse a la cámara de agricultura, donde obviamente la comisión no fue muy receptiva del proyecto”, expresa Daniel Blanco. Las ONGs apuntan especialmente a Alfredo De Angeli, quien preside la Comisión de Agricultura, ya que sus inicios en la vida política fueron como ambientalista, al liderar la resistencia a la papelera Botnia en la costa oriental del río Uruguay, pero parece no comprometerse con esta causa.

Desde la Comisión de Agricultura niegan que esté frenado y  adjudican esta denuncia a la lentitud del proceso. “Recién recibimos el proyecto. En el momento en que se decidió el giro a nuestra comisión, estábamos trabajando con otros proyectos, entonces todavía no se empezó a tratarlo. Las últimas dos semanas tuvimos un receso. Entiendo que los tiempos no son los que uno podría esperar”, informó sobre el tema Rolando Parodi, Secretario Administrativo de la Comisión.

“Se giró porque con la definición que se estaba utilizando, había muchas zonas productivas que quedaban comprendidas”, agregó. Al ser consultados sobre las presiones e intereses del sector agricultor, comunicaron que no estaban al tanto sobre estas: “Todavía no hemos iniciado formalmente las reuniones como para decirte si va a haber algunos intereses concretos, cuestiones económicas concretas. Hasta el momento te diría que no. Por lo menos desde la Comisión de Ambiente queremos trabajar para que esta ley salga lo antes posible”.

En la Comisión de Ambiente son más tajantes con la otra comisión, ya que tienen como prioridad el debate de este proyecto. “Está en pleno proceso de tratamiento, que es complejo, largo, lleno de reuniones. Nosotros ya tenemos la propuesta para presentar, pero es probable que este se frene. Hay algunos senadores que no demuestran voluntad de avanzar pero desde nuestra comisión se está avanzando”, expresó Guillermo Urribari, Secretario Administrativo de la Comisión. Sobre De Angeli y su poca participación dijo: “No ha venido a las reuniones que hemos hecho, no ha convocado a la Comisión de Agricultura a tratar el tema. No te puedo dar opiniones sobre él, es casi un jefe para mí”.20150909102003_barrio_cerrado-1200x762_c

Los emprendimientos siguen avanzando en condiciones de ilegalidad porque ni los municipios están interesados en el cumplimiento de las normas, ni la provincia en verificar en qué condiciones se cumplen.

Alicia vacía el último balde de agua. Su casa sigue húmeda y pegajosa por dentro.

-Alicia, ¿sabes que son los humedales?

-No mamita, no tengo ni idea.

Estos, prácticamente ignorados, pueden brindar una cantidad inmensa de beneficios. Por ejemplo, mantener la casa de Alicia y su familia, seca. 
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − seis =