La terapia del aire

Compartilo

Un cuarto con 20 personas. Todas acostadas. Los ojos vendados. Una música tribal y estridente, muy fuerte. ¿Qué hacen? Respiran.

“La Respiración Holotrópica es una técnica para acceder a estados ampliados de conciencia”, cuenta Hernán Penido, psicólogo y facilitador transpersonal.  Se hace a partir de una respiración especial: hiperventilar por 15 minutos. “Ahí empieza el viaje”, asegura Juan Mendoza, practicante. “Ahí empieza el camino de la curación”, sostiene Ana María Aguirre, psicóloga y directora de Transformar (centro transpersonal).

Esta técnica transpersonal  fue creada por Stanislav Grof a partir de la experimentación con LSD en pacientes psiquiátricos. Plantea que la conciencia holotrópica es una conciencia mayor que no se ve limitada por el accionar cerebral. Holotrópica significa “ir hacia la totalidad”, pero ¿totalidad de qué?  “de tu conciencia”, agrega Penido.

Muchos escépticos no lo comparten. “El pensar a la conciencia sólo como un producto del cerebro es lo mismo que creer que lo que ves en la televisión se produce dentro de la caja”, argumenta el psicólogo.

Laberintos del aire

“Este tipo de trabajo es tan antiguo como el ser humano, fue la primera forma de terapia que utilizaban los chamanes en las culturas que llamamos primitivas. No solo sirve como un trabajo terapéutico, que para mí es el más fuerte y más poderoso, sino que también

Stalisnav Groph
Stalisnav Grof

sirve como una forma de apertura espiritual, porque alcanza todos los planos” dice Aguirre.

A partir de un contexto de seguridad, amoroso, con un cuidado específico, de una música especial, del practicante acostado con sus ojos cerrados y una respiración agitada se lleva a cabo la experiencia. “Se debe quitar la pausa natural entre la inhalación y exhalación”, explica el psicólogo al comenzar  el taller. Grof descubre que al llevar más oxígeno al cerebro se genera más dióxido de carbono que rompe el PH de la sangre, volviéndose de esta forma más alcalina. Este efecto químico prepara al respirador para dejar que se pierda en los laberintos de su cabeza.

La pregunta que surge al pensar en esta técnica terapéutica es  ¿por qué cura? A partir de la práctica, el sanador interior, la inteligencia inconsciente de cada uno se manifiesta. Este hace que el respirador atraviese distintas experiencias para alcanzar la sanación. “No significa sí o sí que al salir del taller uno este curado de una depresión. Puede pasar en una sesión o en diez. Depende del camino que cada uno deba atravesar”, dice Aguirre.

Funcionamiento

Los talleres son de dos días. Se trabajan en parejas, cada practicante elige su compañero. Los facilitadores transpersonales, certificados por la GTT (Grof Transpersonal Training), caminan la sala y ayudan a las personas que se traban, que sienten mucho dolor o mucha angustia.  Luego de tres horas el facilitador le avisa a cada respirador que es momento de terminar la experiencia mística. La música se tranquiliza, al volverse más relajada indica que se está llegando el final. Los practicantes vuelven a hiperventilar. Si surge alguna complicación el facilitador aplica un trabajo corporal específico para ayudarlo a atravesar el momento y llegar a su culminación. “Ningún respirador se va de la sala sin ser chequeado por uno de nosotros”, comenta Hernán Penido. Se comprueba que el proceso esté integrado, que el estado físico-psíquico sea el normal, el propio de la vida cotidiana.

respiracion-holorenica2Si se lo hace como técnica terapéutica el trabajo es seguido, se respira todos los meses. En cambio, si es de autoexploración personal con una vez basta.

“Esto es como una cirugía, cuando abrís no sabes que  hay dentro. Te llevás sorpresas, a veces para mejor y a veces para peor, pero muchas veces para mejor”, revela Aguirre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 16 =