La música Indie no se detiene

Lean Isaguirre en su home-studio.
Compartilo

A pesar de la cuarentena, la música no cesó . Con más de mil lanzamientos en lo que va del año, y la mayoría de artistas independientes, la escena musical se adaptó para continuar creando. Los artistas cuentan sus experiencias. 

En marzo, al igual que innumerables otras actividades sociales, la música en vivo quedó suspendida. Desde el artista más chico hasta el más grande, todos los shows, festivales y eventos programados se cancelaron hasta nuevo aviso, dejando sin trabajo ni espacios a una amplia cantidad de personas que viven de hacer cultura. Artistas, fotógrafos, sonidistas, maquilladores, el personal de los espacios culturales, y hasta los mismos lugares, entre otros, quedaron sin empleo.  Reclamos como el de Emergencia Cultural, nuevas páginas como Siempre Hay Rock, y el cierre de otras como Vuenos Airez, o el apoyo de plataformas como bandcamp -que cedió sus comisiones en las ventas de discos realizadas a través de la misma- o el music relief de spotify -destinado a crear un sistema de donaciones para los artistas a través de su app-, dan cuenta de un ambiente musical que quedó sumido en la crisis. Paradójicamente, en un momento en el que el consumo de música ha tenido un gran aumento. 

Según la cuenta satélite de cultura del INDEC, alrededor de 15.000 personas trabajaron durante el 2019 en el ámbito escénico -incluido el espacio teatral-, y alrededor de 12.300 en la producción y edición musical. Es decir, 15.000 personas que, salvo contadas excepciones, quedaron sin ingresos, y otras 12.300 que han tenido que reinventarse para respetar las normas de prevención de la cuarentena. 

En consecuencia, el mes pasado más de 60 organizaciones culturales de la Ciudad de Buenos Aires declararon la emergencia cultural, en la que exigieron políticas públicas concretas ante la crisis sanitaria y económica que sufre el sector. Principalmente, reclamaron la realización de políticas extraordinarias de asistencia, que no están contempladas en el presupuesto nacional del 2020, y que consideren el contexto de la pandemia.

Varios músicos se vieron obligados a buscar nuevas formas de subsistencia y promoción de su material musical. Por ejemplo, Siempre hay Rock es una página web que nació para enfrentar la pandemia. En ella, distintos artistas suben playlists colaborativas, envían promociones de merchandising e invitaciones a shows y sorteos. Acorazado Potemkin, El Mató a un Policía Motorizado, Bestia Bebé, Andrea Alvarez, La Mono, Las Ligas Menores, y Cadena Perpetua, entre otros, conforman esta red musical compartida.

Asimismo, desde el aspecto creativo, no poder trasladarse al escenario no significó un freno en la creación. A la fecha, según el registro de Discos Nuevos de Rock, hubo 1084 lanzamientos de música, casi todos del mundo independiente. Más del 80% ocurrió durante la cuarentena.

Ya que la producción y lanzamiento de música es un proceso relativamente largo, la mayoría de los lanzamientos recientes comenzaron a gestarse antes de la cuarentena y terminaron durante ella. Pero también hubo sencillos pensados y producidos de comienzo a fin después del 21 de marzo. 

¿Cómo cambió la producción de música?      

Hacer música hoy

Lean Isaguirre, también conocido por su música como Hijo Único, es un productor y músico de Mendoza que vive en Buenos Aires y que lanzó su sexto EP titulado Lichtenstein el pasado 11 de septiembre. Para él, en algunos aspectos la cuarentena le resultó favorable. Principalmente, el tiempo libre le dió mayor disponibilidad para hacer música, poder brindar más clases de producción y trabajar con artistas a miles de kilómetros de distancia a través de internet. También, pudo trabajar con más músicos que cuando producía de manera presencial. “Decí que tengo internet -comenta- y que me acostumbré rápido al hecho de streamear música y de producir de manera remota”. 

Lichtenstein de Hijo Único.

Desde el lado creativo, para Isaguirre la cuarentena tuvo un efecto positivo. “Justamente, como me empecé a encontrar más conmigo mismo, pude trabajar sobre más canciones”.

Al igual que él, la labor de producir música de muchos artistas ahora se trasladó al mundo digital, donde los músicos, productores e ingenieros de sonido se pasan el material, y las sesiones multipista, a través de plataformas como Google Drive, Dropbox o  WeTransfer y trabajan sobre los temas en un ida y vuelta constante. Lean reflexiona: “Asique me sirvió como a todo artista cuando tenía un mecenas y podía estar todo el día creando sin la necesidad de salir a trabajar. No es que dejé de trabajar, pero sí dispuse de más tiempo para dedicarle a la música.”

Lean en su homestudio apunto de iniciar una videollamada.

Para Facu Rossi, artista que publicó el pasado 14 de agosto su álbum debut, Planeta, la cuarentena más que nada “puede haber afectado en algunas temáticas”. “Cosas como la soledad, la idealización de alguien o algo, extrañar lugares, personas… Potenció ese tipo de cosas”, comenta. “Creo que me terminó de dar el empujoncito que me faltaba para poder estar bien estando solo. Y solo enserio”.  

Planeta, álbum debut de Facu Rossi.

Desde el lado de las complicaciones, Facu Rossi considera que la comunicación no siempre resulta fluida a la distancia, en especial al trabajar con personas por primera vez. “La cuarentena nos agarró cuando estábamos por mezclar el último tema: El Sueño de Diana. Terminar la producción fue sencillo, porque con el productor ya teníamos una buena dinámica de trabajo. Lo que sí costó más fue el mastering”. Más allá del retraso de planes que significó para todos la cuarentena y su prolongación -en el caso de Facu Rossi que retrasó la realización de la masterización de su disco-, una complicación común en la producción y edición musical es poder traducir en palabras concretas conceptos sonoros que muchas veces están más ligados a la experiencia sensorial que al lenguaje. Trabajar con alguien nuevo, y a distancia, como es la norma hoy, puede resultar complicado. Para él: “hubo muchas idas y vueltas, demasiadas te diría. Se formó una cosa de teléfono descompuesto que  hizo que la situación se ‘caldeara’ bastante”. “Por suerte -concluye- al final el resultado fue bueno”.

Es decir, la producción a distancia, para bien o para mal, también implica mayor confianza en la visión creativa de con quiénes se trabaja. Ya que las ideas, en vez de formarse en conjunto, se desarrollan y complementan individualmente. Lo que puede llevar a distintos desencuentros. Desde dificultades, del vamos, para crear cuando uno está acostumbrado a hacerlo con otros, a que haya propuestas conflictivas, o hasta a que algunos miembros del proyecto se puedan sentir excluidos. 

Para Isaguirre, es distinto producir a distancia, “por una cuestión que se genera ahí en el momento de estar”. “Por la facilidad de agarrar un instrumento, o que la otra persona lo haga”. Él considera que “hay ciertas cuestiones que no funcionan, pero sí se pueden hacer desde otro lado”. “Sí se puede trabajar, pero no es lo mismo. El ser humano cerca de otro es mucho más poderoso que vía una cámara”.

Facu Rossi en el estudio previo a la cuarentena.

Otro aspecto que ha modificado la cuarentena es la manera de realizar la promoción musical de nuevos lanzamientos. Al no poder realizar shows en vivo del material nuevo, muchos artistas se redoblaron creativamente en las producciones audiovisuales, apostaron más al marketing digital y comenzaron a incursionar en el mundo del streaming.

Una manera que ha sido el estándar, durante ya algunos años, ha sido la promoción por medio del lanzamiento periódico de sencillos acompañados por recitales en vivo. Valentina Soria, conocida como La Valenti, produjo sus dos nuevos sencillos, Subte Línea B y En Dos, antes de la instauración del aislamiento obligatorio, pero los publicó durante. No poder contar con los shows en vivo no la detuvo. En vez, apostó más por la producción de videoclips. Crear material audiovisual, dadas las limitaciones actuales, la “obligó a buscarle la vuelta” junto a su equipo creativo. Para Subte Línea B, realizaron una convocatoria en redes y crearon un video lleno de ventanas y exteriorizaciones al mundo emotivo que a muchos les ha despertado el confinamiento.

Subte Línea B de La Valenti.

Para En Dos, realizaron un trabajo más introspectivo, valiéndose del detalle y lo intimista.

En Dos de la Valenti.

“Producir el videoclip de Subte Línea B de forma colectiva fue un gran aprendizaje -destaca-, para mi y para todo el equipo creativo de La Valenti, fue muy productivo”. Por otro lado, “el videoclip de En Dos fue pura cabeza. Los recursos eran pocos ya que estaba viviendo en Neuquén en ese momento, pero por suerte parte de mi equipo de producción estaba en Neuquén también y pudimos realizarlo”. “Seguramente todo hubiese sido muy distinto, de no ser por la cuarentena”, agregó.

La Valenti considera que, al final: “lo que cuenta es el tiempo que nos estamos dando para ser lo más genuinos y orgánicos posibles con nuestro arte. Ahora es cuando nos damos cuenta que nadie nos apura y que la vida no es una carrera”. Para ella, este es un momento de mucho crecimiento artístico: “la cuarentena me está permitiendo sentarme con sinceridad a pensar el concepto REAL de mi proyecto, que es lo más genuino de mí. Lo que realmente quiero transmitir y qué es lo que me mueve. Todo eso lo he encontrado en esta quietud”.

Las canciones más escuchadas de La Valenti en Spotify.

En el caso de Facu Rossi, la cuarentena también lo incentivó a producir más videos. Previo a la cuarentena, él habia creado, junto al productor audiovisual Pablo Rilli, el video de Melina (Se Despierta?). Dada la incapacidad de hacer shows en vivo, optó por hacer otro más, del tema Planeta, donde sorteó las distancias grabándose con el celular y mandándole los videos a Pablo, quien los edito desde Mendoza con material de archivo.

Planeta, de Facu Rossi.

Pastilla Vainilla, es una banda de pop-rock integrada por Tobías Alchourron (voz), Ian Strafe (batería), Gabriel Altman (guitarra), Martín Pojaghi (guitarra y coros) y Tobías Benzecry (bajo). Para ellos, el establecimiento de la cuarentena a comienzos de año implicó perder una gran cantidad de shows que ya tenían planeados. “Lo que más nos afectó la pandemia fue que nos agarró a principio de año. Donde, ya solo en los primeros meses, teníamos más fechas programadas que las que tuvimos en toda la historia de nuestra banda”, explicó Tobías Benzecry, bajista de la banda.

Previo a la pandemia, Pastilla Vainilla solía ensayar varias veces por semana en el Polo Cultural Saldías. La cuarentena cambió radicalmente su rutina de ensayos y su forma de producir material. “Los ensayos ahora tienen una forma totalmente distinta. Ensayamos varias veces por zoom y por otras plataformas vía internet”. “Se volvieron más de tomar unos mates y charlar y compartirnos músicas, ideas y no perder el vínculo”, explicó Martín Pojaghi.

Pastilla Vainilla tocando en el CCMatienzo antes de  la pandemia.

A diferencia de Lean, Facu o La Valenti, Pastilla Vainilla pensó y creó su último lanzamiento durante la pandemia, y con fuerte inspiración de ella. Titulado Vainilla Sky, Martín Pojaghi explicó que grabarlo fue un proceso nuevo y diferente al que estaban acostumbrados. “La producción fue bastante experimental. Fue mucho más dejarnos a la construcción de la canción en el momento”. Él explica que “se construyó en plazos de tiempo super distintos, con letras e instrumentos que se escribieron e improvisaron y otros que se habían pensado antes”. También, este contexto los obligó a desplegar ciertos procesos, explorar más sonidos y desarrollar otras temáticas.

Para Martín, “Vainilla Sky surge del momento, de la cuarentena, es el resultado de todo esto que está pasando. No habíamos pensado en una presentación ni tampoco de la existencia de la canción antes de la cuarentena. Fue una manera de adaptarnos a esto. Claramente el aislamiento influyó en lo que es el tema y en cómo se movió”. “Es un experimento hermoso y estuvo buenísimo haberlo atravesado”, añadió.

Vainilla Sky de Pastilla Vainilla.

El streaming como otra forma de hacer shows

Si bien los conciertos transmitidos a través de internet no son un fenómeno nuevo, desde que comenzó la cuarentena el streaming se ha convertido en una herramienta muy utilizada por los artistas. Sin salas de concierto, los músicos se ven tentados más que nunca a presentar sus canciones, promocionarlas y mantener el contacto con sus fans a través de internet. 

De acuerdo con la experiencia que tuvieron Lean Isaguirre, Pastilla vainilla, Facu Rossi y La Valenti con el streaming, se puede advertir que su utilización tiene sus ventajas pero también sus  limitaciones.

Pastilla Vainilla, por su parte, presentó su nuevo sencillo y participó en algunos festivales vía streaming. “La publicación del tema fue un experimento ya que no pudimos presentarlo en vivo. Nos estamos adaptando un poco a estos nuevos métodos de dar a conocer nuestro material y de mostrarle a nuestro público a través del streaming y las plataformas. En general, fue un buen experimento, cada experiencia, nutre”, comentó Martín Pojaghi.

“Hicimos algunos shows, por medio de Instagram y Facebook. También en eventos que nos han invitado, algunos festivales nacionales e internacionales como Festival Alianza y Mermelada Indie”, expresó Tobías Benzecry. “Por un lado está buenísimo porque al ser festivales y al ser virtual, quizá podés llegar a tener alcance sobre personas que no te conocían, podes conocer nuevas bandas también. Pero lo que nos pasó fue que no pudimos dar los shows que queríamos. Los recursos de facebook o instagram te impiden usar un bajo, usar la batería… terminamos reduciéndonos a teclas y guitarra. No pudimos mostrar del todo nuestra identidad de Pastilla Vainilla“. “Pero al mismo tiempo Internet nos dió la posibilidad de subir otro tipo de contenido y experimentar nuevas cosas que pueden resultar interesantes el día de mañana”. “En base a lo que tuvimos al alcance, fue una buena experiencia”, amplió. 

Facu Rossi se mostró bastante optimista con el uso del streaming: “Hice un par (shows) en formato acústico. La pasé muy bien, lo disfruto mucho. Creo que el streaming es como nuestra televisión, ocupa el mismo rol que antes ocupaban los programas en vivo. Me parece una forma muy linda de conectar con gente de todos lados. Una de las cosas positivas que se pueden sacar de esto es que se está mejorando la forma de streamear y nos estamos dando cuenta de las posibilidades que te brinda esa herramienta”. Y agregó: “ Yo creo que aún después de la cuarentena se va a seguir, como te digo, es una forma distinta y muy copada de conectar con la gente”. 

La valenti  hizo varios shows por streaming en formato solista, excepto el show que realizó para el Festival de Billboard. “La verdad que al principio estaba todo bien con los vivos, ahora ya no los disfruto, por lo tanto decidí no hacer más por el momento”. “El festival de Billboard fue una excepción ya que estaba todo grabado y producido previamente, tanto el sonido como el material audiovisual. Esa me parece una gran experiencia y si esto sigue así probablemente sigamos presentándonos de esa forma”. Y adelantó: “Para fin de año tengo pensado hacer un show por streaming, ya que no creo que podamos hacerlo con público en vivo. Pero la idea es hacerlo a todo lo que da, que la experiencia sea lo más real posible”. 

Según los músicos entrevistados, a pesar de que el streaming los ayudó a difundir su material en estos tiempos y a preservar su conexión con los fans, todos coincidieron en que el show en vivo es una experiencia irremplazable.

“Creo que por lejos lo mejor de la tecnología es que nos permite estar juntos aún lejos. Lo que falta, y eso sí la tecnología no lo va a poder suplir, es el tocar en vivo. Esa conexión es imposible de lograr de otra forma, y se extraña y lo necesito. Les artistas somos adictos al aplauso y estamos en abstinencia”, afirmó Facu Rossi.

“Me siento un poco alejado de los fans por el hecho de que lo que más nos gusta a nosotros es poder expresarnos arriba del escenario y poder tener ese vínculo e interacción con el público a través de la música. Quizás a través de una pantalla no tiene la misma espontaneidad”, manifestó Tobías Benzecry.

“Creo que igual que siempre, excepto porque no podemos sentir esa cercanía de los shows en vivo. Después todo sigue como antes, las redes son nuestra puerta a la comunicación con las personas que siguen nuestro arte y eso sigue intacto”, consideró La Valenti.

Medidas del gobierno y diferentes instituciones

Por su parte, el gobierno, a través del Ministerio de Cultura de la Nación ha lanzado una serie de medidas para mitigar los efectos de la pandemia en la escena musical. El fondo desarrollar, por ejemplo, tiene como fin brindar ayuda a centros culturales. Según el ministerio, en sus dos convocatorias, el apoyo económico  alcanzó a 650 espacios culturales, entre clubes de música, espacios de arte, circo, danza y teatro, con un presupuesto total de más de 75 millones de pesos. También ha desarrollado “Programas musicales esenciales. Sonidos de la Argentina”, un plan de asistencia que convoca a músicos de todo el país para la difusión y promoción de la diversidad cultural.

Además el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) firmó convenios con el Sindicato Argentino de Músicos (SADEM) y con el Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público y Afines de la República Argentina (SUTEP) con el objetivo de ayudar a sostener sus respectivas obras sociales. El monto de la ayuda económica del INCAA correspondió a 4 millones de pesos.

A su vez, las dos Convocatorias de Fomento Solidario realizadas por el Instituto Nacional de la Música (INAMU) que alcanzaron a 2.809 músicos por un total de $28.080.000, intentaron colaborar con aquellos artistas que estuvieron en una situación de extrema emergencia económica.

A pesar de las medidas tomadas por el gobierno, la escena under sufrió un fuerte golpe ya que los shows y conciertos en vivo que conformaban un gran porcentaje de su actividad de promoción se encuentran suspendidos. Su gran desafío consiste en seguir en contacto con sus fans y encontrar un modo de financiarse en tiempos de cuarentena. La música indie no se detiene.

puntoconvergente.uca.edu.ar/autor/federico-arienti/

puntoconvergente.uca.edu.ar/author/martinbaron/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − doce =