Kóblic, los vuelos de la muerte y el papel de la Justicia

Compartilo
darinkoblic
Ricardo Darín encarna al capitán Kóblic

El hombre se refugia en un pueblo llamado Colonia Elena porque ya no quiere ser capitán de la Armada y los militares lo están buscando. Es el año 1977 y él acaba de volar un avión en el cual abrieron las compuertas mientras estaban en el aire y lanzaron al agua a una decena de secuestrados para hacerlos desaparecer. Se trata de Kóblic, la nueva película del director Sebastián Borensztein que protagoniza el multipremiado actor Ricardo Darín y que se estrenó el pasado jueves 14 de abril. El protagonista del largometraje es Tomás Kóblic, un piloto que participa de los conocidos “vuelos de la muerte” durante la última dictadura militar en Argentina y que no tolera la culpa que siente. Lo curioso es que en esta película el capitán es una víctima más del Terrorismo de Estado.

El estreno de la película reactualiza el estado de la causa de los “vuelos de la muerte”, que fueron una práctica sistemática de desaparición física de los detenidos en centros clandestinos como Campo de Mayo o El Olimpo. De ESMA, la Escuela Mecánica de la Armada que funcionaba como principal centro clandestino de detención, es de donde se tiene más información de lo que ocurrió: todos los miércoles inyectaban a los detenidos para adormecerlos pero los mantenían con vida, los denudaban y los arrojaban al agua desde los aviones.

Scilingo podrá salir de prisión 36 días este año

Pasaron 33 años desde que finalizó la dictadura y por el momento solo hay un solo condenado por los “vuelos de la muerte”, Adolfo Scilingo, quien acaba de obtener salidas transitorias y podrá solicitar libertad condicional el año que viene, cuando cumpla 70. En 1995, Scilingo confesó a los medios periodísticos su participación en operativos en los cuales se lanzaban al Río de la Plata y al Océano Atlántico a las personas que se encontraban detenidas en los centros clandestinos de detención dependientes de la Armada, como la Esma. Scilingo, a diferencia del personaje de Darín en Koblic,  jamás dijo estar arrepentido de sus actos.

A pesar de los años transcurridos, la acción judicial no se detiene.  En febrero se solicitó que se eleve a juicio la causa que investiga a Eduardo José María Lance, Luis del Valle Arce, Delsis Ángel Malacalza, Alberto Luis Devoto y Horacio Alberto Conditi. Todos ellos formaban parte del Batallón de Aviación Militar 601 en Campo de Mayo, uno de los principales centros de detención clandestinos. Si bien ninguno ha sido condenado, todos los imputados están detenidos con prisión preventiva. El Ministerio Publico Fiscal pide condena de prisión perpetua para todos ellos.

Mientras tanto, se unificaron varios tramos bajo la megacausa ESMA y uno de ellos es “vuelos de la muerte”. Los imputados en este tramo son Enrique de Saint Georges, Mario Daniel Arru, Alejandro D´Agostino, Rubén Ricardo Ormello, Julio Poch, Emir Sisul Hess, Francisco Di Paola y Gonzalo Torres de Tolosa. Emir Sisul Hess es otro represor confeso. Durante el gobierno de Carlos Menem relató ante sus compañeros de trabajo que cargaban a sus enemigos drogados con una bolsa en la cabeza y desde la cabina podía observarlos “cayendo como hormiguitas”.

Ahora es el turno de hablar de los pilotos y tripulantes acusados.

Si bien en Kóblic el capitán de la armada padece las atrocidades de la dictadura, para diferentes organizaciones como Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S., Desaparecidos y Espacio Memoria estos genocidas bajo ninguna circunstancia pueden ser vistos como víctimas ni recibir impunidad por sus crímenes de lesa humanidad.

La Justicia tiene la próxima palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =