Hospitales usan baby calls adaptados para monitoreos de coronavirus

Compartilo

Se trata de un dispositivo reconvertido, desarrollado por una Pyme argentina para cuidar a los trabajadores de la salud y evitar o minimizar el contacto directo.

Los hospitales constituyen unos de los mayores focos de trasmisión de coronavirus. Allí, los trabajadores de salud se sitúan en la primera línea de respuesta frente al brote del COVID- 19. Por ende, se hallan en situaciones de potencial exposición que los ponen en riesgo de infección. La mayoría de los hospitales reforzaron las medidas de protección para garantizar la salud de su personal. Máximos controles para el ingreso (medición de temperatura al público en general y a todo el personal de salud y permiso únicamente a un familiar por paciente), horarios restringidos de visita a las personas internadas y prohibición de visitas a pacientes infectados por el Covid-19.

También se reorganizaron estructuras internas para afrontar la pandemia,. se incorporaron cámaras sanitizantes para el uso tanto del personal como el del público y también adquirieron carpas especiales.

 Cabina sanitizante instalada en el Hospital Central de San Isidro.  Fuente: sanisidro.gob.ar

 Incluso otros incorporaron nuevos equipos y dispositivos para minimizar el contacto directo con los pacientes. Tal es el caso de los Hospitales municipales de Chivilcoy y Tapalqué de la provincia de Buenos Aires que comenzaron a usar una adaptación de los baby call que monitorean los llantos y movimientos de los bebés para aplicarlos a pacientes infectados por el virus a distancia, para proteger a su personal de salud.

La adaptación del equipo implica que no sólo capta los sonidos de la habitación (como cualquier otro baby call) sino que también mide la temperatura, pulsaciones y la saturación de oxígeno en sangre. Todos estos indicadores constituyen parámetros esenciales para la detección temprana del virus, caracterizado por ser una enfermedad respiratoria.

La adaptación la realizó una pyme argentina, ria, Apexar Technologies, integrada por los ingenieros Walter Orchessi, Marcelo César y Lucas Tagarelli, y los cambios permiten que pueda ser utilizado en adultos y monitorear a varios pacientes infectados por coronavirus a distancia, sin la necesidad de que los médicos los atiendan de forma presencial. 

“En el marco de la pandemia, estábamos buscando como podíamos colaborar principalmente con los médicos para que no se contagien, para que no tengan que acercarse tanto ni visitar tantas veces por día a una persona”, contó el ingeniero Walter Orchessi a Punto Convergente sobre el origen del equipo al que denominaron Biotrend Koala.

“Entonces utilizamos un dispositivo de los que teníamos pensado para bebés, lo probamos en una mano y funcionaba bien. Por lo tanto, modificamos la sandalia/escarpín que se ajustaba al pie del bebé para que pueda ser utilizado en la mano de un adulto. También modificamos algunos parámetros de alarma ya que los valores normales en los bebés son distintos que en los adultos”, comentó y explicó que “permite que un solo médico pueda monitorear a varias personas al mismo tiempo a distancia”.

Respecto al funcionamiento del producto Orchessi precisó: “El dispositivo mide la saturación de oxígeno en sangre a través de luz roja e infrarroja que es transmitida por medio bluetooth hacia la base de carga, que procesa las alarmas y desde ahí se transmite por WiFi hacia internet. Desde cualquier dispositivo con conexión a internet se pude monitorear el estado del paciente”.

Los parámetros del paciente que los médicos pueden medir mediante el baby call adaptado son: la saturación de oxígeno en sangre, la frecuencia cardíaca y la temperatura de la mano. Esas variables se transmiten a una app especialmente desarrollada que emana alertas en caso de detectar valores anormales.

Actualmente la empresa mencionada, tiene activos 50 dispositivos en los hospitales municipales de Tapalqué y Chivilcoy que decidieron emplearlos para proteger a su personal y no exponerlo tanto al contacto directo.

 Hospital Municipal Chivilcoy. Fuente: De Chilvilcoy

El Hospital Muncipal de Chivilcoy comenzó a utilizar el producto hace aproximadamente dos meses. “A través de la página web nos enteramos de este dispositivo de niño adaptado para adultos en estas circunstancias”, afirmó Pablo Fernández, médico especialista en terapia intensiva.

En este hospital el sistema está instalado exclusivamente en la sala destinada a pacientes con coronavirus. “La capacidad operativa del sector es para 12 camas y es variable. Depende de los resultados de los hisopados. Todo paciente sospechoso que ingresa se monitorea y después de acuerdo con los resultados se interna o no. Llegamos a tener 5 pacientes como mayor cantidad de monitoreados. Ahora tenemos 3, es variable”, expresó el Doctor Fernández.

El médico intensivista destacó la utilidad y los beneficios del sistema remoto: “En este contexto resulta práctico porque evita mayores contactos del personal de salud con los pacientes”. Me refiero al contacto sobre todo del monitoreo. Ante pacientes positivos, no es necesario el ingreso para controlar los signos vitales en forma permanente, entonces esto hace que el personal este menos expuesto”, amplío.

Fernández también detalló el modo de instalación y articulación del sistema: “Bajamos una aplicación en una tablet donde tenemos monitoreados las variables de los pacientes. Hay una base que está ubicada en la habitación de cada uno. Eso se conecta a un sensor y a través de wifi lo tenemos en una Tablet o computadora de monitoreo central”.

El Hospital Muncipal de Tapalqué también empezó a utilizar el producto hace alrededor de dos meses. Se percató de la existencia del mismo mediante el contacto con el hospital de Chivilcoy.

Hospital Municipal de Tapalqué. Fuente: Tapalqué Digital

Originalmente este establecimiento de salud compró el sistema para que se utilice en varios pacientes sospechosos de Covid-19. Sin embargo, los enfermeros y médicos le sacaron otro provecho. El personal de salud los dispuso para estar al corriente con otros pacientes. “Se ha usado también en pacientes con otras patologías como neumonía y para pacientes de casos sospechosos de coronavirus”, declaró Andrea Valdez, jefa de enfermería del hospital. “Por suerte no tenemos casos en la zona, pero la intención es usarlos con ellos también”, añadió.

Valdez también resaltó la conveniencia de la aplicación del mencionado dispositivo en el hospital: “Es práctico, seguro y útil para el seguimiento del paciente aislado. Lo usamos para no ingresar tantas veces a la habitación del paciente y cuidar a las enfermas y médicos”. Además, expresó que “es muy probable que se solicite la compra de otros (dispositivos) para que se use en los pacientes de Maternidad y Pediatría”.

Como consecuencia de la pandemia por el Covid-19, los hospitales se vieron obligados a extremar las medidas de seguridad e higiene tanto para cuidar a los pacientes como al personal de salud. Implementaron reglas, confeccionaron protocolos de actuación y desarrollaron capacitaciones y academias para enfrentar esta crisis sanitaria.

Distintos hospitales de la Provincia de Buenos Aires, siguiendo la misma línea de Chivilcoy y Tapalqué, examinan la posibilidad de incluir el baby call adaptado a sus equipos de salud para minimizar el contacto directo con los pacientes y proteger a su personal sanitario. Tal es el caso del Hospital Municipal de General Alvear, que días atrás recibió varios de estos dispositivos y empezará a utilizarlos en las próximas semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 11 =