Flexibilización de restricciones: ¿Qué se heredará de la pandemia?

Compartilo

Ante el levantamiento de las restricciones que anunció el Gobierno argentino, distintos especialistas analizan un posible escenario post-pandémico: qué hábitos adquiridos por el confinamiento perdurarán, qué aspectos volverán a la normalidad y, en este sentido, cuándo se terminará el miedo al contagio.

Juan Eduardo Tesone, médico psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), aseguró que la pandemia ha tenido un efecto disruptivo en el psiquismo, cuya gravedad depende de la personalidad de cada persona.

“La salud mental, tanto de niños, adolescentes y adultos, se vio afectada por la pandemia y no se ha hecho el necesario hincapié en este aspecto”, sostuvo Tesone. El aislamiento y la falta de contacto con los seres queridos ha sido sumamente perjudicial para el equilibrio de las personas, lo cual, según el especialista, derivó en depresiones, angustias, pesadillas, insomnio, violencia doméstica, entre otros.

Créditos: John Holcroft

El director del Doctorado en Sociología de la UCA, Alejandro Piscitelli, afirmó que con la llegada del covid-19 apareció un miedo social a la incertidumbre. “Nuestra sociedad estaba muy apoyada en la idea de la certidumbre en donde todo estaba controlado, y esto representó una bomba”.

Frente a ello, Piscitelli supone que algunas cosas quedarán como costumbre y otras irán desapareciendo de a poco. Por ejemplo, será difícil que estén varias personas juntas en el subte, o que por un tiempo los saludos no serán tan amistosos. “En el futuro tal vez no haya temor al coronavirus, pero sí a otras enfermedades”. No obstante, opinó que el miedo debe irse “para que la convivencia no sea insoportable”.

Para Gabriela Piovano, médica infectóloga del Hospital Muñiz, debe primar el respeto por lo que se ha vivido en el país y la posibilidad de volverlo a reflotar. La transmisión comunitaria en una sociedad que no está guardando los cuidados a la larga se traduce en un brote.

Tesone coincidió en que se debe tener un respetuoso temor al virus, el cual permita cuidarse y cuidar al prójimo, acatando las consignas y protocolos, pero que no necesariamente sea paralizante.

“En relación con la cantidad de casos que hay, es lógica la flexibilización, pero debe ser en un contexto de discurso de mucho cuidado, de decir realmente que no se terminó y que, si no nos protegemos a nosotros ni al otro, los contagios aumentarán”, aseguró Piovano.

Daniel Stamboulian, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI), supone que la gente se va a ir relajando con la flexibilización de las restricciones, pero advirtió que hay que estar muy atentos a la cantidad de casos. Además, sostuvo que hace falta más información para que la sociedad comprenda la importancia de la vacunación.

Créditos: John Holcroft

Si bien existe temor a contagiarse, el psicoanalista Tesone comentó que, como hay personas que se creen “omnipotentes” y no se cuidan, también hay una “personalidad paranoide”, como sucede con aquellos que están en contra de la vacunación y atribuyen a las vacunas un peligro mayor que al propio virus.

“Los grupos antivacunas no tienen ningún fundamento científico y son precursores de un movimiento que va en contra de la prevención ya que no hay herramienta más útil que las vacunas para prevenir las enfermedades, sobre todo infecciosas”, señaló Stamboulian.

La médica infectóloga dijo que mucha gente que atravesó la enfermedad y -tal vez- presenció la muerte de algún conocido debido al covid-19, sabe que esto es real. Sin embargo, siguen latentes estos sectores cada vez más reducido. Como los “antivacunas” también están los “anti-covid”, quienes niegan la existencia del coronavirus. Frente a esto, propone un mejor debate, con la seriedad que merece el tema y confrontando los conocimientos del virus que se tienen.

Asimismo, en base a la experiencia que viene de Europa, Piovano sostiene que -aunque la libre circulación de la población termina generando un rebrote de casos- con la vacunación se espera que esto deje de suceder lentamente. Además, insistió en mantenerse optimista ya que en algún momento se conseguirá la inmunidad de rebaño.

El miembro de APA afirmó que conviene permanecer prudente ante las nuevas medidas de levantamiento de las restricciones, particularmente en Argentina, en donde la gran mayoría ha recibido una sola dosis de las vacunas. Según Tesone, las medidas de protección llegaron para quedarse, pero no deberían impedir que -con el cuidado necesario- la vida continúe y las actividades sociales, económicas y culturales en grupo puedan desarrollarse con el menor riesgo posible.

“Pienso que el grupo etario de mayor edad continuará manteniendo las medidas de protección. En cambio, es probable que entre los jóvenes se vuelva poco a poco a las actitudes pre-pandemia”. Sin embargo, el especialista aseguró que al ser todo tan dinámico es imposible hacer predicciones exactas.

Créditos por la foto de portada: Jamie Wignall

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + seis =