En bicicleta, tres argentinos viajan a Qatar para ver al seleccionado

Mundial Qatar 2022: Son amigos y están pedaleando más de 10 mil kilómetros para ver a la Selección Argentina
Compartilo
Listen to this article

Un grupo de amigos decidió ir al mundial de Qatar 2022 en bicicleta pedaleando más de 10 mil kilómetros. Además tienen otras metas: plantar un arból por kilómetro recorrido y ser recibidos por los jugadores argentinos.

La travesía la emprendieron cuatro amigos, pero son tres los que están pudiendo completar el viaje. Lucas Ledezma (34) (@todoapedal), acompañado de Leandro Blanco Pighi (32) (@viajero_intermitente) y Silvio Gatti (32) (@sigoenviaje), partieron el 1° de mayo desde Córdoba y llegaron en avión a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, donde comenzó la travesía a pedal el 14 del mismo mes.

Lucas Ledezma es el cerebro detrás de Todo A Pedal, un proyecto que comenzó en 2014 y que tiene como objetivo alentar a la Argentina en diferentes eventos deportivos. “Todo a Pedal es un proyecto que nació en 2014, cuando viajé por primera vez en bicicleta y me fui a ver la Copa del Mundo en Brasil, desde Córdoba a Río de Janeiro”, relata Lucas.

El recorrido que emprendieron Lucas, Leandro y Silvio. (Foto: Archivo)

“Después de ahí me voló la cabeza esa forma de viajar y de seguir a la Selección. Así que en el 2015 me fui a Chile, en el 2016 los Juegos Olímpicos de Río, en 2018 hice el viaje a Rusia cruzando Latinoamérica y Europa para llegar. En el 2019 viajé a la Copa América de Brasil y en la pandemia empezamos a planificar todo”, asegura Ledezma.

El grupo se conformó gracias a un amigo en común. Si bien Lucas ya tenía decidido ir a Qatar, Silvio y Leandro decidieron sumarse al proyecto y comenzaron los preparativos para esta aventura. “Desde 2019 que empezamos a calcular la ruta y ver por dónde íbamos a ir y todo. Iba mutando bastante ya que pasó una pandemia de por medio”, cuenta Lucas que confiesa que lo más complicado de la previa fue reunirse físicamente porque Leandro estaba en México, Silvio en Barcelona y Ledezma en Córdoba.

El equipo original de cuatro integrantes que partió desde Sudáfrica. (Foto: @todoapedal)

Ninguno de los tres está viviendo de los viajes, por ejemplo, Lucas es profesor de Educación Física. “En este viaje saqué licencia y después ya veré cómo continuó”, asegura. Por su parte, Silvio es licenciado en Turismo y trabaja en Barcelona como agente de viajes, mientras que Leandro es licenciado en Comunicación Social y escritor. Blanco Pighi publicó dos libros de crónicas de viajes que se titulan “Viajero intermitente” y “Corazón de planisferio”.

Cómo se financia el viaje a Qatar

Los viajeros pedalean un promedio de 80 y hasta 100 kilómetros por día y se califican como “gasoleros”. “Tenemos un gasto mínimo que es más o menos 10 dólares por día”, cuenta Lucas y asegura que lo que más plata les demanda son las visas y algunos aéreos. “Es muy económico el viaje porque no pagamos ni hospedaje y la comida la cocinamos nosotros”, comenta.

Venzo es su principal sponsor. (Foto: @todoapedal)

Al llegar a sus diferentes destinos, todos ponen en marcha un operativo para conseguir alojamiento gratis a través de sus redes sociales. Además, el proyecto cuenta con varios sponsors que les dan desde dinero hasta materiales. “Algunos nos ayudan con el material por ejemplos bicicletas, ropa, alforjas, equipos de filmación. Otros nos ponen producto y plata”, asegura Ledezma, quien trabaja con sponsors desde su segundo viaje, Chile 2015.

Lucas, Leandro y Silvio en Arusha. (Foto: @todoapedal)

Sin embargo, el dinero de los sponsors es mínimo, por lo que es necesario conseguir otro flujo de ingresos. “La gente a través de las redes sociales nos ayuda mucho a través de las plataformas que son Cafecito y Matecito donde aportan de a 100, 200, 300 pesos. La verdad que eso nos ayudó y nos ha empujado muchísimo”, sostiene Lucas.

Los momentos favoritos de la bicicleteada

Como es de esperar, se hace casi imposible elegir un único momento del viaje que se destaca por sobre el resto. Sin dudas llegar a Qatar y la emoción de, quizás, poder conocer a los jugadores de la Selección Argentina puede que opaquen por un rato todo el camino que transitaron. Sin embargo, cuando Lucas debe elegir un momento, se le vienen a la cabeza algunos en particular.

Los aventureros dijeron presente en Botswuana. (Foto: @todoapedal)

“Uno de los mejores momentos fue sentirnos en África por primera vez, en Namibia nos encontramos con un pequeño pueblito y empezamos a conectar con la gente”, recuerda y agrega: “Otro momento cuando cruzamos por primera vez animales salvajes, elefantes, jirafas, monos y un montón de animales en la ruta. Era como un safari, estar viviendo adentro de un safari en bicicleta”.

Elefantes, jirafas y monos, entre los animales salvajes que se cruzaron durante su trayecto en África. (Foto: @todoapedal)

“La experiencia más loca creo que fue subirme a un ferry para ir a la Isla Malaui para conocer. No era un ferry turístico, transportan productos, alimentos, nafta, animales. Nos cruzamos ahí y fue convivir dos días con toda la gente trabajadora. Fue algo increíble. Por ahí también un poco chocante en cultura, pero estuvo muy bueno”, reconoce Ledezma.

Problemas con la policía en Egipto

Como todo no puede ser color de rosas, durante el viaje tuvieron que sortear diferentes dificultades. Desde coordinar la distribución de tareas, el gasto de excesivo de dinero en visas hasta situaciones más complejas, por ejemplo, con las autoridades de Egipto que casi truncan una aventura completa.

El peor momento que tuvimos hasta ahora fue cruzar un segundo tramo de Egipto, después de el Cairo. No nos dejaban peladear, la policía nos custodiaba. Después nos subió a un patrullero y no nos dejaron pedalear más así que nos llevaron de un lugar a otro en patrullero, en bus y así”, cuenta Lucas y agrega: “Finalmente pedaleamos muy poco en Egipto, no hubo muy buen trato por parte de los militares y los policías”.

Otra de las cuestiones complicadas del viaje es el cansancio. Si bien no pensaron nunca en abandonar, se replantearon varias veces la aventura que emprendieron. “Por lo general cuando no estás pasando un buen momento físico o mental y extrañas, o te peleaste con alguno de los chicos, o la ruta está muy dura, el sol, el viento, a veces uno se pregunta ‘¿qué carajo hacemos acá?’”, reconoce Ledezma.

Las caras de los protagonistas tras haber pedaleado por 5 días en subidas y bajadas, haber sido estafados y estar mal comidos. (Foto: @todoapedal)

Según comenta Lucas, no tuvieron molestias físicas muy graves, nada que les impida seguir con el viaje. Sí algún dolor de rodilla, tobillo y hasta un leve desgarro de Silvio. Sin embargo, recuerda al cuarto integrante del grupo que tuvo que abandonar por una lesión de rodilla, en los ligamentos cruzados. “Se volvió en Zambia, a los dos meses de haber empezado”, cuenta.

Encontrarse con la scaloneta

Este viaje no solo se enfoca en poder llegar al mundial de Qatar, sino que hay mucho más detrás de esta espectacular travesía. “Nos estamos superando día a día a nosotros mismos con toda la garra y las ganas que le metemos a este sueño”, asegura Lucas que confirma que existen muchas posibilidades de que los jugadores argentinos los reciban.

“Hay que seguir trabajando este último mes para que empujemos con fuerza y llegue a oídos de quien tiene que llegar. AFA, jugadores o alguien que nos pueda llegar a hacer ese nexo”, sostiene Ledezma.

Este viaje no solo reunía objetivos futbolísticos, traspasa lo deportivo. Cada uno tiene sus objetivos personales y también tienen uno en común: filmar un documental sobre el viaje. Incluso, uno mucho más comprometido es el de plantar 10 mil algarrobos en las sierras de Córdoba.

Lucas, Leandro y Silvio en Egipto. (Foto: @sigoenviaje)

“La idea surgió que por cada kilómetro que recorramos, plantar un arbolito. Al principio era cada diez, y después dijimos ‘no, vamos por todo’, así que dijimos ‘vamos a plantar un arbolito por cada kilómetro’. Esto está todavía acomodándose, pero creemos que va a estar todo okey y cuando terminemos este viaje seguramente logremos conseguir los fondos para que esto ocurra”, cuenta Lucas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 10 =