Un recital sorpresa en el living

Compartilo

Cae la noche en Buenos Aires y  un aficionado llega a la entrada de un edificio. Lo único que sabe es que ahí va a haber un recital, pero ignora quién va a tocar. Ese es el concepto de Sounds From a Room, su esencia es el misterio que atrapa a amantes de la música y los hace jugar con lo desconocido. Ahí reside su encanto.

foto del facebook de sofar sounds buenos aires (1)

Sounds From a Room empezó en Londres en 2009. El primer concierto se llevó a cabo en el living de la casa de Rafe Offer, uno de los fundadores. La idea surgió como una alternativa a los clásicos recitales en bares, donde el ruido de la gente se hace más fuerte que el de los instrumentos. Offer creía que los recitales en vivo podían ser mucho mejores en un ambiente tranquilo, por eso creó este proyecto basado en el respeto por la música.

Para formar parte de los conciertos, uno tiene que registrarse en el newsletter y seleccionar la ciudad donde se encuentra. A fin de mes, se envían los mails con las fechas confirmadas y todos los que estén registrados pueden solicitar su asistencia. En Londres, llegan alrededor de 2.000 pedidos por evento y sólo logran entrar entre 50 y 60 personas. De esta forma se crea un ambiente íntimo y una nueva forma de interacción entre el público y la banda. Por ejemplo, al terminar el concierto, las personas tienen la oportunidad de acercarse y hablar con los artistas o quedarse tomando algo con ellos.

imgres

Esta experiencia le permite a bandas que recién empiezan su carrera encontrarse con aquellas personas que quieren pasar una noche diferente, descubriendo nuevos sonidos en un espacio desconocido. La única condición que se le impone a los artistas es que se adapten al formato acústico. Al terminar cada concierto, todo queda registrado en un video que luego se sube al canal de Sofar en YouTube que ya tiene más de 90 mil suscriptores. Lo que le permite a los artistas, difundir su material a nivel internacional.

Esta nueva forma de vivir y sentir la música a partir de conciertos privados, encontró un lugar en Argentina. Buenos Aires no es la única ciudad donde se llevan a cabo estos eventos: Córdoba, Rosario, Corrientes, Mar del Plata, Mendoza y Tucumán, también forman parte de Sofar. El concierto suele incluir a artistas aficionados como también a consagrados, como por ejemplo a Nito Mestre y Silvina Garré.

Esta propuesta, que busca devolverle la magia a la música, creció hasta convertirse en un movimiento global, identificado por WebTomorrow como “la comunidad de música en vivo más grande del mundo”.

Ya termina la noche en la ciudad, pero desde Diagonal Norte se puede ver que la luz de la cúpula de uno de los edificios sigue encendida. Estás ahí arriba y acaba de tocar una banda que no conocías. Te quedás hablando con los artistas, tomando algo que vos mismo llevaste, mientras disfrutas de la vista panorámica de la ciudad iluminada. Una salida diferente a la que estás acostumbrado, pero para Sofar, termina una de las tantas fechas sorpresa que se organizan por mes en más de 180 ciudades.

2 comments

  1. Leo Reply

    Que concepto original! Me parece que la proximidad con los artistas es lo mejor paga aprender

  2. Leo Reply

    Que concepto original! Me parece que la proximidad con los artistas es lo mejor paga aprender

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =