Becas por debajo de la inflación y falta de apoyo: la difícil tarea de ser deportista olímpico en la Argentina

Compartilo

Los juegos olímpicos de Tokio no fueron los mejores para los deportistas argentinos. A las ya conocidas dificultades para entrenar por las restricciones de la pandemia se agrega, según muchos de los representantes de nuestro país, la falta de apoyo económico. 

La delegación argentina debió así enfrentarse a una disciplina que no figura en la nómina oficial de los Juegos Olímpicos: el financiamiento. En este rubro, los atletas nacionales, perdieron contra la inflación.

Si comparamos el monto de las asignaciones totales en 2015 y 2020, la evolución  fue de más de 180 millones de pesos. Pasó de $141.347.170,00 a $324.222.982,97, pero  en el período que va entre dichos años, ningún monto total anual superó la inflación.

De haber ajustado los valores a la inflación, el monto destinado a becas en 2020 debería haber sido $734.186.903,29 pesos argentinos, más del doble de lo que percibieron atletas y entrenadores.

Además, debido a la gran devaluación de nuestra moneda, el importe en moneda extranjera fue de mayor a menor, pasó de USD 15.250.921,98 en 2015 a  USD 4.588.833,22 en 2020. 

AñoBecas Pagadas en PesosBecas Pagadas Importe en USDInflación anual
2015$141.347.170,00USD 15.250.921,9817,19%
2016$181.251.950,00USD 12.258.853,9234,59%
2017$196.004.638,00USD 11.768.032,7924,80%
2018$228.409.772,11USD 8.118.964,9647,65%
2019$334.741.129,92USD 6.933.070,1753,83%
2020$324.222.982,97USD 4.588.833,2236,15%
2021$202.557.210,19USD 2.225.094,9625,3%
Hasta Tipo de Cambio BCRA USD al 16.06.2021
Pagadas hasta junio 2021
Variación % acumulada hasta junio 2021
Fuentes: ENARD, Ámbito Financiero, INDEC, FACPCE

Paralelamente los ingresos totales del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo se redujeron de casi 46 millones de dólares en 2015, a un tercio de esa cifra en 2021. Hasta junio de este año, el organismo recibió por parte del Estado 15 millones de dólares, una cifra similar a lo destinado únicamente a becas hace 6 años atrás.

Este ente, creado en 2009, es uno de los encargados de asistir en materia económica a los deportistas y entrenadores que participan en competencias internacionales de alto nivel. Es un organismo autárquico y de composición mixta (ámbito público y privado) que integra la Secretaría de Deportes de la Nación y el Comité Olímpico Argentino. 

Además de la importante incidencia de la inflación y la devaluación en los valores destinados a las becas de los equipos nacionales, la decisión del gobierno de Mauricio Macri en 2018 de modificar la ley que establecía que el ENARD perciba el 1% de la facturación de la telefonía celular también impactó fuertemente.

Según el ENARD, esta medida afectó la autonomía del organismo. Anteriormente con la recaudación del 1% de la telefonía celular, los ingresos se equiparaban al mismo ritmo de la inflación mientras que, con el actual modelo sufrieron recortes, sumado a que las erogaciones en su mayoría son en moneda extranjera.

Actualmente, los ingresos del Ente son una cifra fija que se ajusta por un índice del incremento presupuestario anual del país, menor a la inflación. 

Para Ana Gallay, representante argentina en beach voley la situación de la moneda nacional es uno de los inconvenientes que afecta a los recursos de los deportistas argentinos. “Lamentablemente con el dólar tan alto no puedo solventar los gastos para aquellos viajes que ENARD no paga.”, explicó la jugadora entrerriana.

“Cabe aclarar que ENARD es el único ente que mal que mal nos apoya y nos da una estructura, y te paga algún viaje aunque, el presupuesto se ha reducido mucho y es verdad que las becas son muy bajas”, puntualizó Gallay.

Tipos de Becas Olímpicas

Dentro de las distintas becas que ofrece el ENARD para los atletas de alto rendimiento (panamericana, sudamericana y jóvenes talentos), están las becas olímpicas/paralímpicas. Pero no es el mismo valor para todos los deportistas clasificados para esta gran competencia. Hay distintas categorías. 

Entre los diversos criterios para determinar la asignación de las becas olímpicas se tiene en cuenta: la actuación en los últimos JJOO y en los campeonatos mundiales; poseer diplomas olímpicos; y en el año previo a los Juegos, se incluyen  los clasificados nominales y se observa la tendencia en los resultados que pronostiquen condiciones objetivas de podio olímpico.

De acuerdo con las categorías, determinadas por los logros obtenidos, este año los considerados deportistas de “excelencia”,que cuentan con la asignación de mayor valor,  percibieron un monto mensual de $78.570, la siguiente categoría que es la de  “proyección” $55.080 y los clasificados nominales $24.300.

Según la definición del ENARD  “El atleta destinará el dinero asignado en concepto de beca específicamente para su capacitación, entrenamiento y preparación para la participación en competencias de alto rendimiento deportivo.”

Y aunque las principales críticas por parte de los deportistas se refieren a los montos de las asignaciones, también son cuestionados los criterios que se aplican para el otorgamiento de las becas.

Varios atletas quedan marginados de las condiciones requeridas para acceder a la asignación desde un primer momento y se ven obligados a  costear de su bolsillo todos los gastos relacionados con la preclasificación. 

Algunos debieron recurrir a préstamos, a sus allegados o familiares y hasta vender algún activo o bienes.

 “En mi caso necesité muchos más recursos y me lo he financiado con préstamos, con mi familia, casi vendo el auto y bueno todo lo que tenemos con mi mujer y con mi hijo lo hemos puesto para la clasificación” precisó Emanuel Lucenti, previo a ir a Tokio para representar a la Argentina en Judo. 

Por último el judoca tucumano consideró que “la distribución de las becas no es adecuada. Hay excepciones y me parece que están mal hechas en la mayoría de los casos.

Ayuda Extraordinaria por parte del ENARD

Casi un mes y medio antes de los Juegos en Tokio, el ENARD entregó a cada integrante de la delegación argentina que iba a Japón, $150 mil pesos (alrededor de $1600 dólares según el tipo de cambio que tiene en cuenta el ente).

A pesar de que corrían rumores de que esta ayuda se debía a la actuación del influencer Santiago Maratea, que a través de sus colectas e historias en instagram “presionó” y  dejó en evidencia la “escasez de recursos” o “falta de ayuda” a los deportistas por parte del Estado, desde el área de prensa del ENARD afirman que “Es habitual que se brinden apoyos adicionales tanto antes como después (premios a medallistas) de competencias muy importantes”. 

Como por ejemplo en la edición previa a la de Japón, la “Beca especial juegos olímpicos y paralímpicos Río 2016”, estableció entre febrero y agosto de ese año un “incremento del 50% sobre el valor de la beca para aquellos atletas nacionales de disciplinas individuales clasificados nominalmente para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016.” En ese momento la beca de excelencia era de $27.000 y la de proyección $18.000. Por lo tanto la primera aumentó a $40.500 que equivalen a $2.700 dólares según el tipo de cambio utilizado por el ENARD en 2016 y la segunda aumentó a $27.000 que eran $1800 dólares.

Pese a que el ministro Matias Lammens al anunciar el apoyo extraordinario para Tokio 2020 dijo: “Nuestros deportistas olímpicos y paralímpicos nos enorgullecen y sabemos que el Estado los descuidó en los últimos años. Por eso creemos que merecen un reconocimiento histórico y lo hemos puesto de manifiesto desde el comienzo de la gestión”, el monto destinado a la totalidad de las becas por parte del Enard se redujo en  la gestión actual. Pasó de  $334.741.129,92 pesos argentinos en 2019 a $324.222.982,97 en 2020, una disminución de casi el 4%.

Además este último apoyo extraordinario fue incluso menor a lo que recibieron los atletas en 2016 . La sumatoria de la beca especial durante 2016, que implicó un aumento del 50% durante los siete meses previos a Río, equivalen a $19.200 dólares (tomando como referencia la beca de excelencia olímpica y la cotización de la moneda extranjera para ese año). Mientras que siete meses con la beca de excelencia olímpica este año equivalen a $6.000 dólares, y si se le suman los $1600 USD del apoyo extraordinario, serían unos $7.600.  En 2016 la ayuda fue más del doble. (siempre teniendo en cuenta el tipo de cambio que utilizó el ENARD en el año correspondiente)

Si bien la ayuda económica por parte del ENARD apunta a que los deportistas la utilicen para capacitación, entrenamiento y preparación, es un monto bajo, y es cada vez menor, pero además es muy difícil que los atletas argentinos puedan enfocarse únicamente en su preparación y los resultados, cuando deben realizar otras actividades y capacitarse en otras áreas para mantenerse económicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − tres =