Aumentan los casos de grooming durante la cuarentena en Argentina

Grooming
Compartilo

Distintas ONG advierten que el contexto de la pandemia generó una “tormenta perfecta” para el crecimiento de los casos por la hiperconectividad que tienen los menores. Siete de cada 10 adultos desconocen esta problemática.

En tiempos de coronavirus, las personas se ven obligadas a estar conectadas a la web para poder trabajar, estudiar o sociabilizar. Sin embargo, muchas veces no se tiene en cuenta que los menores de edad están expuestos a una serie de riesgos que hay en internet, que ya existían desde hace años, pero que se potenciaron con la pandemia. Y el grooming es uno de los delitos que más creció en Argentina.

Desde Grooming Argentina explican que el grooming es “el acoso sexual en internet a niños, niñas y adolescentes por parte de un adulto”. Se trata del delito de mayor impacto en el ecosistema digital respecto a los menores, incorporado en 2013 en la norma 26.904, tipificada en el artículo 131 del Código Penal.

Hernán Navarro, el director y fundador de la ONG, expresa que “el contexto de la cuarentena generó una tormenta perfecta para el crecimiento de los casos y también de los delitos contra la integridad sexual que se dan por el ecosistema de internet, como la distribución de contenido de índole sexual de los menores”.

Desde Unicef advierten que “la cantidad de chicos y chicas que fueron violentados/as en el entorno digital aumentó un 267% durante la cuarentena”. Esto incluye principalmente al grooming y la utilización de imágenes en pornografía.

Fuente: Grooming Argentina

Por su parte, Yael Bendel, abogada y asesora general del Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, afirma que “aumentaron un 30% las denuncias durante la pandemia en Capital Federal”. Pero también reconoce que pueden haber más casos, más allá de los denunciados.

Además, según los datos que obtuvo Grooming Argentina antes del inicio de la cuarentena, 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes habla con desconocidos en internet en nuestro país. Asimismo, 3 de cada 10 -en el segmento de los 14 y 17 años- fue al encuentro con una persona que conoció en internet. Y 5 de cada 10 fueron agregados a algún grupo de Whatsapp sin su consentimiento y de manera compulsiva. “Son datos verdaderamente alarmantes y encima se cortan antes del inicio de la cuarentena”, declara Navarro.

En Argentina, 7 de cada 10 adultos desconocen esta problemática, según la ONG. Muchas veces se lo puede confundir con el “ciberbullying” o el “sexting”. El ciberbullying es el conjunto de insultos, agravios y acoso trasladado al ámbito digital y se diferencia del grooming por el elemento sexual. Por su parte, el sexting es el intercambio voluntario de contenido íntimo y, al igual que el ciberbullying, es una práctica, no un delito. Sin embargo, desde Grooming Argentina afirman que es importante educar a los adolescentes respecto al sexting ya que, según sus datos, 4 de cada 10 jóvenes de entre 14 y 17 años lo practican.

El perfil de los groomers

Desde la ONG explican que han llegado a un concepto para definir a los groomers, que es el de “pederasta digital”. “Es una persona adulta que abusa sexualmente sin contacto físico a niños, niñas y adolescentes a través de internet. Igualmente hay que analizar caso por caso porque el grooming también refiere a la nueva modalidad del abuso sexual contra los infantes, que se da en el ámbito de la tecnología”, aclara Navarra, que agrega que durante toda la cuarentena, están “como un cazador en un zoológico”.

Muchos piensan que el grooming solo se da como una antesala a un encuentro personal. Esto puede llegar a ser, pero 9 de cada 10 casos comienzan y terminan en internet, no prevalece el encuentro físico. “Lo que necesitan los tipos son las imágenes para alimentar a una industria que tiene que ver con redes que comercializan este tipo de contenido”, agrega Navarro. Bendel remarca también que “este es un delito que, a veces, abre las puertas para encontrar otros delitos del mismo imputado, como abuso sexual o distribución de contenido sexual de menores”.

¿Cómo actuar frente a la detección de un caso?

En general, según explican los especialistas, se tiende a contestarle al groomer para avisarle que lo descubriste o se lo bloquea. “Eso es lo peor que podemos hacer”, explica la abogada. “Hay que tomar una captura de pantalla, no avisarle nada y enseguida hacer la denuncia. Si le avisas o le das un indicio que te diste cuenta, lo que hace es borrar el perfil y se crea otro. Si viralizas el perfil sucede lo mismo, lo va a borrar”, agrega.

A través de la línea 137 se pueden denunciar estos casos desde cualquier parte del país. Además, el Ministerio Público Tutelar ofrece un número de Whatsapp para comunicarse de forma más sencilla.

Navarro añade: “A los adultos responsables, les pedimos que no se hagan pasar por sus hijos víctimas porque estarían frustrando el proceso penal. Estamos viendo en los planteos de las defensas que hay adultos que refieren que hay un adulto que está hablando con otro adulto. Y no se da el requisito que prevee la norma que habla de que la víctima tiene que reunir características de una persona menor de edad.”

En estos casos, cuando el menor tenga que declarar en cámara gesell va a decir que le dio el dispositivo a sus padres y aquí, todo el transcurso de la comisión del delito para el imputado queda nulo porque estaba hablando con una persona adulta. “Es un delito muy difícil y complejo, para mi, superador de las estructuras”, reflexiona Navarro.

La importancia de educar a los niños y a los adultos

Mabe Christensen, integrante de la ONG “Mamá en Línea”, expresa que están luchando por una campaña nacional destinada a hacer prevención sobre esta problemática y que los padres puedan hablar de esto con sus hijos. “Los chicos no miden riesgos porque para ellos es normal el transitar las redes sociales, el transitar páginas de internet. Como ocurre en la vida real cuando salis a la calle, que ves un montón de personas que no conoces, en internet es exactamente lo mismo, con la diferencia de que en internet sí se generan diálogos y se interactúa con la gente”, declara Christensen.

Sin embargo, en muchas ocasiones, es difícil captar la atención de un adolescente debido a que ellos conocen más que los adultos sobre el mundo digital. Según Grooming Argentina, esto se puede revertir con información certera, fidedigna, precisa y con hechos fácticos.

“Nosotros le decimos a los padres y las madres que es sinónimo de entrar a una habitación oscura y si, yo voy a llegar a la cama porque sé dónde está cada cosa. Esto es lo mismo, les llega la información a los adolescentes aunque sientan que no los escuchan. Pero para llegar a eso primero hay que aprender, tener la información”, concluye Navarro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − dos =