Se estrenó la película “Francisco, el Padre Jorge”

Compartilo

Llegó a los cines la película “Francisco, el Padre Jorge”, basada en el best seller “Francisco Vida y Revolución” de la periodista vaticanista del diario ‘La Nación’, Elisabetta Pique. La producción a cargo de Pablo Bossi y tanto el guión como la dirección de la mano de Beda Docampo Feijoo.

El rol protagónico es interpretado por el actor Dario Grandinetti, quién logró captar muy bien cada gesto, movimiento y expresiones a la hora de hablar del sumo Pontífice Jorge Mario Bergoglio. Grandinetti está acompañado por un gran elenco internacional: Silvia Abascal, Jorge Marrale, Carlos Hipolito, Leonor Manso, Laura Novoa, Leticia Bredice, entre otros.

La coproducción argentino-española cuenta con el aporte de reconocidos técnicos de ambos países como Kiko de la Rica en la fotografía, José Quetglas en el maquillaje y caracterización y Federico Jusid en la música.

El filme es la primera expresión no documental sobre la vida de Jorge Bergoglio, desde que era un adolescente hasta su elección como Pontífice el 13 de marzo de 2013. El rodaje transcurrió en Buenos Aires, Roma y Madrid, escenarios reales donde tuvieron lugar los hechos que se relatan, como el descubrimiento de su vocación o sus viajes al Vaticano para participar en los Cónclaves.

No sólo se puede apreciar su dedicación en lo que a la religión respecta, también la película muestra su primer amor adolescente y los problemas afrontó con su madre por elegir “ser cura”, pues su progenitora quería que se dedique a la medicina.

francisco-peliculas2

De manera simple pero clara se ve representado el fuerte carácter de Bergoglio frente a las problemáticas de la sociedad. Su etapa en el seminario, su lucha contra la pobreza y la droga en las villas miseria de Buenos Aires, así como contra la explotación laboral y la corrupción, y su ayuda a los que huyeron de la dictadura militar de Jorge Rafael Videla, fueron contemplados.

La devoción por San Francisco de Asís está presente a lo largo de todo el filme. Es su abuela Rosa, a la que Francisco se ha referido en varias ocasiones desde que fue elegido Papa, la que le entrega un libro del santo que después lo acompañará en los momentos más importantes de su vida.

El comienzo bien “argento”, bien porteño y una excelente ambientación de Buenos Aires en los años 50. La película es correcta y, a la vez, notoria la buena intención de sus impulsores. A pesar de ser una clara síntesis de la vida del Padre, por momentos el guión se torna repetitivo y previsible. Es factible que los argentinos lo noten. Resulta ideal para alguien que desconoce por completo su vida antes de llegar a ser quien es hoy.

francisco-peliculas3

Es muy explícita la intención de hacer notar las costumbres de Bergoglio, como por ejemplo tomar mate o utilizar sus propios zapatos gastados, al igual que sus acciones de la vida cotidiana como utilizar el transporte público. Las contradicciones que suceden en una institución como la Iglesia Católica y que llegan a puntos culminantes en los cónclaves se ven representadas en una lucha entre conservadores y progresistas, lo que no refleja la complejidad de lo que estaba en juego en 2005 ni en 2013.

Los detalles en la película están muy marcados: Las villas, el compromiso con los pobres, los sacerdotes amenazados por un narco (el Padre “Pepe” muy bien caracterizado), el diálogo interreligioso, el lavado de pies a los más humildes y a los niños enfermos, la humildad, la austeridad, sus gestiones por los jesuitas secuestrados, los amigos a los que ayudó a escapar de la represión, su misericordia con los pecadores, entre otros.

También se menciona “una campaña sucia” previa al cónclave, atribuida a un personaje sin nombre (aunque se da a entender perfectamente que es el periodista Horacio Verbitsky), y una supuesta molestia de “poderosos” que le envían un mensaje para que deje de hablar y ubicar en la agenda del día a día la corrupción.

A pesar de haber logrado la caracterización correctamente, es un gran desafío llevar al cine a un personaje cuya imagen es mundialmente conocida. Podría haber sido más logrado con la elección de un actor desconocido en el rol de Francisco, como es el caso del Bergoglio joven realizado por Gabriel Gallicchio.

Las actuaciones de Laura Novoa, Leonor Manso y Jorge Marrale son muy creíbles. La española Silvia Abascal (La periodista en la película) es buena pero no es comparable con los artistas anteriormente nombrados. El filme mantiene el atractivo del hombre (Bergoglio) que retrata con un peso político específico y manifestaciones infrecuentes para su investidura.

Es una producción que, a pesar de su simpleza, ayuda a entender por qué el primer Papa latinoamericano es como es y por qué está revolucionando a la Iglesia católica y teniendo gran impacto en todo el mundo. Tiene las características ideales para ser vista mundialmente. A través de los ojos de una periodista, se conoce el entorno que rodeó y rodea al Pontífice, un espacio que no está a la vista de todos.

La realización es correcta y la película subraya la porteñidad y argentinidad del Papa que hoy pertenece al mundo.

2 comments

  1. Pingback: Puertas cerradas, puertas abiertas | Punto Convergente

  2. Pingback: El santuario del dolor | Punto Convergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =