¿Qué pasará el 27 de octubre?

Compartilo

Tras el inesperado y arrasador triunfo de Alberto Fernández y el error de la mayoría de las encuestas, los profesionales predicen una diferencia igual o mayor para las próximas elecciones

Aunque el panorama para las elecciones de octubre parece casi definido, todavía queda alguna incertidumbre sobre qué pasará con los votos en blanco y con aquellas personas que no fueron a votar. En medio de una gran inestabilidad económica y en busca de garantizar la gobernabilidad, el oficialismo intenta, en estos últimos meses que le quedan, definir soluciones para llevar tranquilidad a los ciudadanos y a los mercados.

“Que los días que faltan para las elecciones transcurran de la mejor manera no depende sólo de un gobierno” , pide el Presidente.

Tratando de buscar un rumbo, el Gobierno mostró en las últimas semanas una apertura al diálogo con el fin de estabilizar la situación económica del país. Roberto Lavagna, candidato de Consenso Federal, y Alberto Fernández fueron las principales figuras de la oposición con las que el presidente se puso en contacto. Las medidas tampoco tardaron en llegar, el miércoles 14 de agosto Mauricio Macri anunció una serie de iniciativas para reactivar la demanda interna y amortiguar el efecto de la devaluación. Carlos Fara, analista político, considera las medidas del gobierno como “electoralistas” pero al mismo tiempo imprescindibles. “El Gobierno tenía que mostrar una reacción, tenía que implementar una nueva agenda de discusión que no sea sólo electoral. Después de perder por 16 puntos, obviamente la primera lectura que hace cualquier ciudadano es que esto suena a manotazo de ahogado”, comenta Fara. Para Esteban Gaitán, redactor en Vía País y corresponsal de La Voz (Grupo Clarín), a partir de estas “medidas populistas” para contentar a las clases medias y bajas, quizá se desencante cierto sector de la sociedad y ciertos votantes de Juntos por el Cambio.

Los mercados, que tenían una proyección positiva sobre el gobierno, también fueron sacudidos por las cifras del día anterior y tendrían un gran interrogante frente al rumbo económico que tomaría Alberto Fernández en caso de ser elegido. Por su parte, Fara comenta que “hay razones económicas previas y el resultado electoral termina de disparar la situación. Argentina venía de una debilidad económica”. Sumándose a la inquietud sobre un posible gobierno del candidato peronista, Gaitán opina que “hay una realidad en la cual Alberto Fernández por más declaraciones que haga genera una incertidumbre política y esa incertidumbre se traslada también a las del plano económico”.

Lo culpan al teléfono fijo

Una de las razones por las cuales las cifras de las pasadas elecciones tomaron de sorpresa a muchos fueron las predicciones de las encuestas. Si bien se preveía una victoria del principal candidato opositor sobre el actual presidente, lo estimado como mucho eran 4 o 5 puntos. Sin embargo, la mayoría de las consultoras falló ya que ninguna había podido prever esos 15 puntos de distancia.

“No creo que se deba hablar de que erraron las encuestas, me parece que el problema mediáticamente hablando pasa por no comprender cuál es la limitación del instrumento”, aclara Carlos Fara. Fuente: La Nación

De acuerdo a una nota publicada en Noticias Perfil, la consultora que más acertada estuvo con respecto al resultado fue Proyección que registró 45,1% de votos para Frente de Todos seguidos por Cambiemos que alcanzó el 30,2%. Por lo tanto, se calculó una diferencia de 14,9 puntos entre ambos partidos. Esta encuesta a diferencia de las tradicionales fue realizada de manera online y difundida por redes sociales con el fin de llegar a un universo más amplio, en especial a los jóvenes que no suelen participar. La consultora Celag, en palabras de Chequeado, también estuvo más cerca estableciendo un 42,5 para Alberto Fernández y un 33,4 para Mauricio Macri.

En medio de la credibilidad puesta en duda, la consultora Analía Del Franco atribuye la causa del problema a una cuestión metodológica que habría que revisar. “Hubo dos tipos de relevamientos, los presenciales y los telefónicos preferentemente por sistema IVR (respuesta de voz interactiva). Estos últimos tendieron a achicar la brecha entre Macri y Fernández”, comenta Del Franco y aconseja nunca casarse con un sólo método.

Además, la consultora vio como los teléfonos pueden jugar una mala pasada en estos temas. En general las encuestas se hacen a los teléfonos fijos y hoy en día se redujo el número en comparación a lo que era antes. Según Del Franco, los sectores populares ya no tienen teléfonos fijos y tampoco los jóvenes y en caso de que los haya, no los responden. Como consecuencia “sucede que resulta una muestra representada de personas con más de 50 años y son en mayor medida las que votan a Cambiemos. Los resultados son una base en general, como decimos nosotros, macrisada”, concluye Analía Del Franco.

“El voto joven: la clave del éxito de Alberto Fernández en las primarias argentinas” lleva como título una nota periodística de la agencia Reuters que también resalta cómo afectó la brecha telefónica. La falta de teléfono fijo por parte de la juventud argentina impidió a las consultoras registrar los votos de este rango etario por lo tanto se hace difícil contactarlos. De acuerdo al testimonio de Facundo Nejamkis, director de la consultora y encuestadora Opina Argentina, Mauricio Macri es la contracara de los ideales juveniles no identificados con el conservadorismo.

“De todas maneras, creo que también hubo un exceso de confianza en el sistema IVR. Exceso de confianza en no chequear, no evaluar y especialmente de no poner en duda de esa paridad que se mostraba”, agrega la consultora Del Franco.

No perdió Macri sino Vidal

Otra derrota fatal para Cambiemos fue a nivel provincial, la candidata a gobernadora María Eugenia Vidal fue superada por Axel Kicillof con una diferencia de 17 puntos. Para algunos era de esperar mientras que para otros fue una sorpresa.

Aunque se planteó que un desdoblamiento hubiera sido mejor para Vidal, Esteban Gaitán no comparte que esto fuera una solución. “Kicillof en relación al trabajo de campaña hizo algo muy bueno. Recorrió mucho la provincia, la achicó, la reguló hasta que la superó a Vidal así que el desdoblamiento en este caso hubiera servido de poco y nada”, opina el periodista. Carlos Fara también coincide en no aprobar el desdoblamiento: “no es que ella perdió con un 4% o 5% y uno podría haber pensado que el problema era el arrastre de Macri, acá hay un problema estructural de Cambiemos incluyendo a la propia Vidal. Entonces ojo con esto, me parece que era una quimera pensar en el desdoblamiento como una gran solución para la elección en la provincia de Buenos Aires”. Desde el punto de vista de los analistas, Fara considera que en general un partido se lleva todo, la Nación y la Provincia, por lo tanto era muy poco probable una victoria por parte de la actual gobernadora.

Por su parte, Del Franco piensa que lo de Kicillof con Vidal sí fue una rotunda sorpresa. Para la consultora, a pesar de que la candidata del oficialismo mantenía una buena imagen, fue determinante la tracción negativa que hizo Macri y como resultado no hubo una predisposición a cortar boleta a favor de ella.

La inflación complica un posible repunte

Irreversible, imposible, improbable, lejos; estas son algunas palabras con las que se definen las posibilidades de que Mauricio Macri vuelva a ser elegido. Aunque todavía faltan casi dos meses para las elecciones, la derrota del oficialismo a nivel nacional y provincial se ve difícil de remontar, sobre todo cuando está acompañada de una delicada situación económica.

Foto: iProffesional

Después de todo, Fara ve muy poco probable la existencia de un ballotage. “Me parece que se va a ratificar el triunfo de Fernández por una cantidad considerable. Aún cuando la situación del dólar se estabilice, el gobierno ya reconoció que habrá un incremento de la inflación, lo cual obviamente no le favorece”, manifestó el analista político. El caso de Vidal lo ve peor ya que se encuentra muchísimo más lejos, por lo tanto debería revertir una gran cantidad de votos que fueron a Kicillof para poder tener alguna posibilidad.

Firme en su postura, Esteban Gaitán también considera “casi imposible” que el Presidente recorte la diferencia de 15 puntos con el candidato kirchnerista y lo mismo se replica en Provincia, incluso con una diferencia mayor. “Ni el propio gobierno cree que puede igualar el número de Fernández o ir a una segunda vuelta; a partir de lo que dicen los analistas políticos y distintos consultores esa diferencia de 15 puntos se mantendría”, declara el periodista. Así mismo, Gaitán adjudica el fracaso de Cambiemos a las dificultades económicas; para el profesional hubo un sector de la sociedad que estuvo desatendido y respondió con el bolsillo: “Eso de cierta manera lo avala el gobierno con las medidas que estuvo tomando después de las PASO, ahora están haciendo estas maniobras así levantan el rendimiento para octubre y aspiran a una segunda vuelta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =