“La política migratoria de Bélgica es catastrófica”

En el marco del proyecto multimedia sobre la cuestión de los refugiados sirios que realizan la UCA y el IHECS (Institut de Hautes Études de Communications Sociales) con sede en Bruselas, Bélgica, Melanie Lalieu estuvo en Buenos Aires y conversó con Punto Convergente.

Como directora del Máster de Animación Sociocultural y Educación Permanente del IHECS dio detalles respecto del proyecto pero sobre todo se mostró muy crítica respecto de la política inmigratoria de su país y de Europa en general. Las universidades aplicaron a una serie de grants (fondos) de distintos organismos europeos para conseguir financiación para viajes de coordinadores y profesores a los efectos de consolidar el proyecto. Desde principio de 2018, profesores y alumnos de Periodismo, Publicidad y Comunicación Digital e Interactiva de la UCA están trabajando en el proyecto mientras que los estudiantes belgas participan dentro -del marco de un curso intensivo. 

¿Cómo nació la idea de hacer este proyecto?

– El departamento IHECS internacional se contactó con la UCA y propuso hacer un proyecto internacional. Nos postulamos para obtener grants de organismos europeos para financiar los intercambios de educadores. Habíamos hecho proyectos de este estilo pero sobre todo con África, porque con muchos países tenemos la lengua en común. Tenemos experiencia de trabajo a distancia, pero es la primera vez que lo hacemos en una lengua extranjera y en América Latina. Por eso creo que conseguimos grants, porque es un proyecto original en su forma y en su tema, sobre una cuestión que es esencial hoy. Porque se realiza un diálogo intercultural y quizás este proyecto pueda inspirar buenas prácticas dado que los estudiantes trabajarán en el sector sociocultural.

¿Cómo están trabajando los estudiantes de Bruselas en este proyecto?

-En la UCA son alumnos de Comunicación los que se están ocupando mientras que en IHECS lo confiamos a la sección que se ocupa de la acción social y cultural. Incentivamos a nuestros estudiantes a que tomen una clara posición respecto al tema, sin importar cuál sea la opinión a diferencia de la disciplina periodística, en la cual se pide objetividad y mucho apoyo en las fuentes. La idea de esto es que entre las dos instituciones no aportemos lo mismo, si no que se aborde la temática desde diferentes puntos de vista. Además, los estudiantes debieron presentar una candidatura para formar parte de este proyecto y seleccionamos a unos 20 alumnos.

¿Qué piensa sobre la política migratoria de Bélgica?

-Por el momento es catastrófica, nuestros ministros son de extrema derecha. Lo que se comunica en los medios dramatiza la situación, porque se habla de miles de personas que invaden Europa y no es para nada verdad. A mí personalmente me molesta porque esta cuestión me sensibiliza mucho. 

Hay bastante represión para las personas que están en tránsito en Bruselas. Existen los llamados centros cerrados donde las personas sin papeles entran antes de ser enviadas a sus países, en realidad son prisiones sin ese nombre. Muchos ciudadanos y organizaciones luchan por esto porque también se encierran familias, niños. Las condiciones son terribles porque no saben si es mañana, la semana que viene o en tres meses cuando van a llevarlos. Hay un movimiento ciudadano increíble que se creó, una plataforma en Facebook llamada Plateforme Citoyenne, de ayuda a las personas que están en tránsito en Bruselas.

¿La opinión pública en Bélgica le tiene cierta desconfianza a los refugiados a partir de la información que dan los medios?

-Creo que sí. Los que son cautelosos lo son por falta de educación y de información. No saben que la inmigración en Bélgica siempre existió: hay muchos italianos, españoles, etc. Siempre necesitamos mucha mano de obra en Bélgica y se seguirá necesitando. Uno de los argumentos en contra de la inmigración es que “van a sacarnos trabajo”. Eso me causa gracia porque si alguien que no habla tu idioma, que no tiene papeles, que sobrevivió a la guerra y vivió momentos horribles te saca el trabajo, es que realmente no estabas hecho para ese trabajo.

¿Cuánto tardan los refugiados en conseguir los papeles?

-Depende, pueden tardar años. Diría que mínimo 6 meses. También existe el problema de los M

ENA (Menor Extranjero No Acompañado). Son personas que llegan sin papeles y tienen que demostrar que son menores para que el trato sea más fácil. Al haber vivido situaciones horribles, los jóvenes parecen físicamente mucho más grandes de lo que son, por eso tienen que pasar por un procedimiento en los que le identifican los huesos y los dientes para determinar la edad que tienen y demostrar que son menores. Eso es dramático ya que hasta la ciencia se puede equivocar.

¿Existen programas de ayuda a los refugiados en su universidad en Bélgica?

-En la IHECS hay un programa llamado Collab donde los refugiados pueden enseñar en las universidades. Esta semana en nuestra universidad tuvimos lo que se llama la Semana de Integración: durante 3 días, 2 refugiados explicaron cuál es la situación de los refugiados sirios en Bruselas, cómo hicieron el trayecto hasta allá y qué dificultades enfrentaron al llegar. Es importante porque los estudiantes, como todos, tienen una opinión basada en lo que se dice en la prensa o pensamientos que piensan que son intuitivos. Nuestro objetivo es romper lo que creen saber para que sepan realmente de qué van a hablar. También le abrimos las puertas a alumnos refugiados, chicos con y sin papeles. Fue una idea excelente, nos permitió descubrir a personas de distintos países con opiniones totalmente diferentes. Fue muy enriquecedor.

Por: Mariano Spitzer y Diane Chevalier

Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *