El poder del silencio en la campaña de Hillary Clinton

La campaña de Hillary está basada en políticas de gobierno e históricamente, los medios se han focalizado en la carrera presidencial en lugar de en cuestiones concretas”, sostiene Stephen Reese, decano Asociado de la facultad de Comunicaciones en la Universidad de Texas, acerca de por qué Hillary Clinton, candidata a la presidencia de los Estados Unidos, no consigue tanta atención como su contrincante republicano, Donal Trump.

“Su campaña está dirigida sobre todo a su experiencia en la política, los problemas en el mundo, cuestiones internacionales. En el ámbito doméstico, su campaña se focaliza en la desigualdad. Esos son los temas que ella ha estado tratando de incluir en la agenda”, agrega Paul Mihailidis director del Engagement Lab en la Universidad de Emerson. Sin embargo, Reese aclara que  “a los norteamericanos no les interesan las propuestas”.

El académico de Texas además destaca que los medios tradicionales intentan hacer un balance entre ambos candidatos pero la relación se mantiene desigual o en un “falso balance”. Esto se debe a que “Trump hace comentarios que son fácticamente incorrectos mientras Hillary no los hace y los medios no marcan esta diferencia lo cual configura una desventaja para Clinton”.

Clinton tiene muchísima difusión paga en medios. Tiene la ventaja de poder diseñar el mensaje que quiere que le llegue a sus votantes pero Trump tiene difusión gratuita, muchas veces negativa, pero su nombre resuena”, explica Susan D. Moeller, directora del Centro Internacional de Medios y Agenda Pública de la Universidad de Maryland y consultora en temas de medios para la Unesco, sobre la estrategia mediática de Clinton.

“Así, mientras Hillary Clinton tiene un millón de jóvenes pagos twitteando dónde está, qué está haciendo, sí está comiendo un helado o saludando un bebé, Trump dice algo y todo el mundo lo vuelca en las redes automáticamente, ya sean mensajes de apoyo o como critica”, afirma Moeller y resalta que esta situación presenta una ventaja para Trump.

El que ríe último…

Sin embargo, la atención que recibe Trump podría beneficiar a Clinton. Susan D Moeller sostiene que “como los comentarios de Donald Trump son tan desagradables, es muy difícil para Hillary ignorar el marco de temas que establece”. Esta situación pone en desventaja a la candidata demócrata para la cual es muy difícil contrarrestar un “marco negativo” e instalar su propio foco.

En tanto, la asesora de medios de la Unesco, considera que la relación de Trump con los medios podría beneficiar a Hillary en el largo plazo ya que al centrarse en el millonario, los medios se alejan de las desventajas de la ex- Secretaría de Estado norteamericana. “La estrategia de Trump ha conseguido para él una mayor audiencia y distanciar la narrativa de las ventajas demócratas, pero lo ha mostrado como un loco”.

Esto a la larga “podría beneficiar a Hillary ya que en los Estados Unidos la elección siempre se define en tres estados cambiantes”, más moderados. El desafío para la candidata, según Moeller, es que en muchos de esos estados no les agrada como tampoco les agradó Bill porque “forman parte de la elite política de la cual la población está agotada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *