La diversidad cultural tiene su propio stand en la Feria del Libro

El mayor evento literario de Latinoamérica regresa más recargado, revolucionado y joven que nunca. La 44° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires presenta una novedad que llama la atención de todos aquellos que pasean por el Pabellón Ocre de La Rural: El primer espacio mundial de diversidad sexual y cultura, según sus organizadores.

Despierta gran curiosidad la literatura dedicada a explicar las diferencias culturales

“Es la primera vez que hay un espacio así y no solo a nivel nacional, sino a nivel internacional” , cuenta orgulloso Nicolás Conster, miembro de la Fundación Argentina LGBT y representante del stand.

El espacio, llamado Orgullo y Prejuicio, se compone de una librería especializada en cuestiones de género, feminismo y diversidad sexual. Recitales de poesía, lecturas dramáticas, mesas redondas, conferencias, performances y entrevistas completan esta nueva propuesta. “La iniciativa por parte de la Fundación del Libro surge porque se percataron de que no había en otras ferias del libro un espacio donde se ofreciera contenido editorial que tuviera actividades dedicadas a la diversidad sexual y a su resonancia en la comunidad”,  explica Conster.

_________________________________________________________________________________________________

Auditorio juvenil

_________________________________________________________________________________________________

“Está muy bueno porque ves todos estos libros que en las librerías comunes no encontrás, no hay mucha representación”, comenta Emma, estudiante de la Escuela del Caminante, mientras observa el stand junto a Jazmín y Luciana. 

Aunque son los adolescentes y jóvenes quienes más demuestran interés por las actividades que ofrece Orgullo y Prejuicio, los niños y mayores también se acercan al stand con curiosidad y una mirada positiva. Según Conster “el stand se compone de dos partes: tiene el sector de librería y un auditorio con capacidad para 60 personas sentadas que por suerte siempre excede sus capacidades”.

Para Jazmín “en los libros es muy difícil encontrar representación, y está bueno leer algo que me gusta y además me hace sentir representada” . Luciana agrega que a ella ya no le gusta leer “la típica novela de la chica enamorada del chico lindo”, sino que le interesa más conocer la historia de “un chico que gusta de otro chico o de una chica que gusta de otra chica”.

Las tres compañeras concluyen: “Que este evento sea el primero en traer esto es un paso gigante, pero es un poquito tarde. Estamos en el 2018… pero bueno, todo a su debido tiempo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *