Riesgo país, un termómetro financiero que siempre inquieta

Hace más de seis meses, nuestro país viene sufriendo un fuerte sacudón cambiario que parece estar llegando a su fin. A partir de ahí, el riesgo país comenzó a subir hasta alcanzar picos de 800 puntos básicos en septiembre. Pero, ¿cómo repercute este indicador en las finanzas nacionales?

Según explica el director de EPyCA Consultores, el economista Martín Kalos, el “riesgo país es una medida de cuanto más se le cobra un país por prestarle plata en comparación con lo que se le presta a Estados Unidos cuando se compra un título del Tesoro de estadounidense a 10 años”.

A esta idea, el economista de Libertad y Progreso, Agustín Etchebarne, agrega que el indicador es “la comparación del rendimiento de los bonos soberanos de un país comparados con la tasa de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos”

Hoy Argentina es, después de Venezuela, el país con mayor vulnerabilidad en el mercado de capitales.

El gran crecimiento económico actual de Estados Unidos llevó a la Reserva Federal (FED) a subir la tasa de interés a 2,25%, aunque prevén que seguirá aumentando en los próximos meses.

Esta situación complica a la Argentina, porque para emitir deuda en el mercado se debe hacer la sumatoria de la tasa americana más el riesgo país, que en octubre osciló entre los 650 a 670 puntos básicos. Por lo tanto, al estado nacional no le prestan por menos de un 9% de interés.

Hoy Argentina es, después de Venezuela, el país con mayor vulnerabilidad en el mercado de capitales. El índice supera por casi dos veces al promedio de la región, mientras que Brasil no supera los 270 puntos básicos y Uruguay promedia los 190 puntos básicos.

J.P Morgan es la compañía de servicios financieros que elabora el EMBI (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes) donde los inversores internacionales suelen consultar. El aumento de este indicador dificulta los préstamos para inversión y financiamiento.

Por otra parte, Kalos explicó que “es un intento de medir la percepción que tiene el mercado de cuánto riesgo tiene un país de entrar en default, es decir, de no poder pagar su deuda  o de devaluar”  aunque advirtió que “el índice es medido por una empresa privada que tendrá además sus sesgos y sus intereses”.

Hacia el default

Fernando Bartolomeo, gerente de Coaching de CePAO, aseguró que es importante transmitir tranquilidad hacia los inversores sobre la capacidad de pago de Argentina. “El Gobierno debe combatir el déficit fiscal y hacer hincapié en la seguridad jurídica a la hora de respetar los contratos”.

Con una mirada más liberal, Etchebarne explicó: “Se deben hacer una serie de reformas estructurales profundas que permitan evitar que la Argentina siga camino al default, como parece ser el camino actual.”  Y cerró: “ Esto es, la reforma del Estado para reducir y hacer más eficiente el gasto público, pero que debe ser complementada simultáneamente con una desregulación, reforma laboral, reforma impositiva, y reforma de la coparticipación federal”.

Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *