Los colegios se adaptan a la integración

Cada vez son más los colegios que se adaptan a esta modalidad de integración escolar. Consiste en la incorporación de alumnos con necesidades educativas especiales en las escuelas “comunes” en las que puedan compartir aprendizaje  con otros niños, que no necesariamente presenten alguna dificultad.

La experiencia ha demostrado que es más productivo un grupo heterogéneo que uno homogéneo. Con la inclusión en el aula de aquellos que tienen necesidades educativas especiales se benefician tanto unos como otros. En el caso de estos niños, hace falta incorporar la figura de un “maestro integrador”, un adulto especializado que disponga de los recursos que el docente común no maneja. Este puede acompañar al educando en la comprensión  tanto de los contenidos como de los vínculos.

El Instituto Español Virgen del Pilar es una escuela laica confesional, cuya meta y sentido es el desarrollo de una educación que promueva la autonomía intelectual y moral. Pretende  evitar todo tipo de discriminación, tanto por prejuicios de raza, color, religión, sexo, nacionalidad, capacidades diferentes o cualquier otro factor. Desde entonces se  adhirió al esquema de Escuela Integradora. Es así que se propuso orientar los procesos de enseñanza y sus prácticas de aula, a un enfoque que contemple la diversidad, el respeto y la atención pedagógica.

“El colegio tiene desde el 2009 un proyecto de integración, que nos califica como una Institución con educación inclusiva”, expresó la Licenciada Ivanna Fallabrino, Directora del nivel primario.

A su vez dijo la Directora del jardín de infantes de dicha Institución, Marisa Basso, explicó que se persigue el propósito de proveer a los alumnos habilidades necesarias para desplegar por completo sus potencialidades, para que puedan vivir y participar plenamente en una sociedad democrática.

El I.E.V.P en su nivel inicial, primario y secundario, cuenta con un gabinete psicopedagógico que organiza  la actividad de integración. Quien tiene a cargo ordenar la tarea de  los docentes es  la Psicopedagoga Licenciada en Educación  Melisa Lonzi, y ella aclara además de la presencia del niño en el grupo, cumpliendo con sus actividades,  se requiere un trabajo especial de maestros, directivos y especialistas para que el resultado se dé también a nivel social, dentro y fuera de la escuela.

Esta última Licenciada, asimismo afirma: “En nuestra escuela cada chico tiene un proyecto pedagógico individual y se trabaja con equipos externos de tratamientos psicológicos, de  fonoaudiología, de psicopedagogía y de  motricidad”.

“Firmamos un convenio de colaboración con la COPIDIS (Comisión para la plena participación e inclusión de las personas con discapacidad) que consistió en tres jornadas institucionales con los tres niveles educativos del IEVP, en las que todo el personal docente participó de un espacio de capacitación”, expresó el Rector Licenciado Roberto Curci y Melina Arias, coordinadora del Área de Integración Escolar. Quien aclara que se desarrollan encuentros con los docentes para informarlos y/o capacitarlos en el marco normativo y conceptual de la Integración Escolar.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ratificada por la R. Argentina e incorporada a nuestro ordenamiento jurídico a través de la Ley 26.378) instaura un nuevo enfoque educacional y, en su artículo 24, consagra el derecho a la educación inclusiva. Es en ese marco que ordena que

“Las personas con capacidades restringidas no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad”.

Como estableció la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “Las escuelas tienen prohibido rechazar la inscripción o re inscripción de un/a estudiante por motivos de discapacidad. El rechazo por motivo de discapacidad, de forma directa o indirecta, será considerado un acto de discriminación”. Como sociedad, la integración escolar es un camino necesario que apenas se ha empezado a recorrer pero que promete enormes beneficios para hoy y para mañana.

Todos los colegios tienen la obligación de recibir alumnos con capacidades diferentes que deseen inscribirse. Pero de todos modos no es una tarea fácil para el padre de Agustín, un chico de 3 años con síndrome de down, que lucha por encontrar un jardín en el que su hijo se pueda sentir incluido y protegido. “No es lo mismo llevar a mí hijo a una escuela que lo aceptó por estar obligada que a otra que se compromete en un proyecto de enseñanza y de acompañamiento. Convengamos que lo impuesto siempre tiene al principio un poco de reticencia”, dijo el padre de Agustín.

La  problemática real es la que proviene del incumplimiento de la normativa.

“Sí, es obligatorio para escuelas públicas y privadas, hay una ley, pero como muchas otras no se cumple”, afirmó la directora de primaria del Instituto mencionado, Licenciada Ivanna Fallabrino.

Otro caso es el de ADEEI (Asociación para el Desarrollo de la Educación Especial y la Integración) es una ONG cuya prioridad es desarrollar acciones a favor de las personas con discapacidad a partir de una respuesta integradora para su inclusión escolar, laboral y social. Ana Brusco, una de las fundadoras de la Asociación, explicó que fue creada el 13 de Julio de 1994 a partir de un acuerdo con la Liga Iberoamericana de Educación Especial e Integración. “Hoy ADEEI es un Centro de Integración Escolar, Social y Laboral, y posee seis departamentos de servicios complementarios. Nuestro lema es: Dar respuestas a una realidad en constante cambio, en el marco de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad”, dijo la fundadora.

La integración escolar se realiza en escuelas privadas del ámbito del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y en escuelas públicas y privadas del conurbano bonaerense. La Asociación le brinda asesoramiento a las instituciones escolares y a los docentes, lo cual incluye asistencia técnica, elaboración de material didáctico y jornadas de capacitación. También se da orientación a la familia en el proceso de integración, a partir de reuniones individuales y del Taller de Padres.

Bastará el siguiente análisis estadístico, basado en datos reales, para comprender la dimensión de lo citado.

La Dirección Nacional de Información y Estadística Educativa (DINIEE), dependiente de la Secretaría de Innovación y Calidad Educativa, es la unidad del Ministerio de Educación y Deportes responsable del desarrollo y la sustentabilidad del Sistema Federal de Información Educativa y el diseño y desarrollo de investigaciones vinculadas con la formulación de la políticas educativas y evaluación de programas.

El Anuario Estadístico Educativo acerca de la educación especial afirma que la cantidad de alumnos integrados a la Educación Común por discapacidad según división político-territorial son en Buenos Aires 38.229 alumnos. Mientras que en total en todo el país son 77.018 los alumnos integrados a la educación común.

Estos números bastan por si solos para dimensionar la entidad de la problemática. Pero más allá de la fría estadística numeral, en el contacto personal y subjetivo con los directivos involucrados, se distingue una impronta convencida del objetivo final y por sobre todo vocación docente integradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *