Poca edad, mucha experiencia: cada vez es más difícil encontrar empleo para los jóvenes

Compartilo

El desempleo es tres veces mayor entre los chicos que en los mayores de 30 años. ¿Cuáles son las principales dificultades a la hora de buscar trabajo?

Lourdes tiene 19 años, terminó el secundario el año pasado y busca su primer trabajo. “No tengo experiencia porque no trabajé en ningún lugar antes y en casi todos los puestos te piden un año o dos y no la tengo, obviamente”, señaló la joven.

Como Lourdes, existen miles de argentinos que quieren insertarse en el mercado laboral. Según el informe sobre Mercado de Trabajo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) correspondiente al primer trimestre del 2019, la tasa de desocupación en Argentina es del 10%.

Es decir que el 1 de cada 10 personas busca empleo y no lo encuentra. Se trata de un número que viene creciendo en los últimos meses debido al proceso de recesión económica que atraviesa la Argentina.

Lourdes, de 19 años

Sin embargo, al mirar los números con más detalle, la situación es más difícil para los jóvenes. La generación Y, conocida como los “millennials”, es la última en entrar al mercado de trabajo y está integrada por los nacidos entre 1980 y 2000 (aunque la definición de los años varían según el autor).

Según el Indec, la tasa de desocupación es aún mayor entre los jóvenes: crece a 23,1% en las mujeres de entre 14 y 29 años y, en el caso de los varones, el 18,5% de los jóvenes que busca trabajo no lo consigue.

Otro dato desalentador a la vista: para las mujeres es más difícil. Karen, de 38 años, busca trabajo hace siete meses y tiene experiencia trabajando en supermercados: “Conseguir en cadenas te cuesta, la mayoría son hombres y piden hombres. Si sos mujer te juega mucho en contra”, dijo a Punto Convergente.

Por otro lado, para los jóvenes que viven en grandes ciudades también la búsqueda de empleo se complica más que para el resto: en el Gran Buenos Aires la tasa de desempleo supera el 11%, y es el número más alto del país.

Sin embargo, no es lo mismo capital que conurbano: cuando en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la desocupación es del 7,2%, en los partidos bonaerenses esta llega al 12,3%, cinco puntos por encima.

Además de ser mujer, Karen se encuentra con la dificultad de que vive en la localidad de Merlo y la distancia es una de sus principales dificultades a la hora de buscar trabajo. “Buscan gente que viva alrededor de las empresas o supermercados y eso se complica mucho. La mayoría de los laburos son en capital”, explicó.

La relación de los jóvenes con el mercado de trabajo es difícil. Por eso, el Gobierno de la Ciudad realizó una vez más Expo Empleo en el predio La Rural, donde jóvenes miles de jóvenes se congregaron en Palermo con un simple objetivo: conseguir un trabajo.

Mariana, de 29 años, fue al evento porque busca trabajo hace dos años: “Está buena la idea de la Expo Empleo, a lo mejor no tenemos acceso para enterarnos de las vacantes de cada empresa”.

Se realizaron asesorías sobre cómo armar un CV, entrenamientos para entrevistas laborales y se ofrecieron becas en formación, pero también unas 300 empresas utilizaron el evento para convocar a posibles empleados. 10.120 puestos de trabajo para 400.000 jóvenes inscriptos.

La exposición se realiza desde 2016 y, según los datos oficiales del Gobierno de la Ciudad, en 2018 se cubrieron 10.000 puestos de trabajo, donde el 60% de los contratados son mujeres y un 83% continúa en sus puestos.

Fabián Pereyra, director General de Políticas de Juventud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dijo a la prensa que solo uno de cada 10 chicos en la Ciudad termina el ciclo universitario y el 70% termina el secundario.

«Viene gente de 15 a 35 años, de la Ciudad y también la Provincia de Buenos Aires. Un 70% viene a buscar una mejora laboral y un 15% a buscar una oportunidad de trabajo”, señaló.

El mundo laboral espera con las puertas abiertas a esos pocos: los jóvenes coinciden en que una de las principales dificultades es que les piden formación profesional .

Sebastián, tiene 26 años y es tatuador freelance pero está buscando un trabajo formal desde noviembre y por eso fue a La Rural. “Piden cosas muy puntuales para un trabajo que lo puede hacer cualquier persona. Por ejemplo, te postulas a un trabajo de atención al público y te piden administración. Yo trabajé de lo mismo muchos años y me dedico al arte, no tengo ese estudio”, dijo.

Sebastián, de 26 años

Entre los testimonios de los jóvenes hay otra coincidencia: los mayores de 25 años se encuentran con que la edad es una dificultad, ya que las empresas buscan gente más joven, pero los más chicos, de hasta 25, se encuentran con que les piden experiencia previa que no tienen.

“Mi principal dificultad es la edad, tengo 29 y las ofertas que encuentro dentro de lo que yo podría hacer requieren personal de 18 a 25”, afirmó Mariana al respecto y agregó: “Hay mucho empleo negro, con muchas horas de trabajo mal pagas, con carga de trabajo muy exigente. Está más difícil que hace 5 años, pero esto yo lo pasé en el 2007 y ahora es peor”.


Compartilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *