Paseo Mendoza: un lugar que reúne arte, diseño y buena cocina en Maschwitz

Compartilo

El polo gastronómico constituye un paseo comercial y cultural con mayor crecimiento en la localidad de Escobar.

A poco más de 40 km de la Ciudad de Buenos Aires por la autopista Panamericana ramal Escobar (ruta 9) en la localidad de Ingeniero Maschwitz se abre camino el Paseo Mendoza.

Con nuevas propuestas gastronómicas y culturales que se suman a las existentes hace algunos años, la calle Mendoza reúne diversos centros comerciales, cada uno con sus características arquitectónicas propias. Allí, se encuentra el famoso Paseo Mendoza, que fue el primero en abrir sus puertas, está construido íntegramente en madera, vidrio y chapas.

Según el departamento de Turismo de Escobar, hoy cuenta con distintos y variados locales gastronómicos, bares, estudio de música, galería de arte y un teatro para 150 personas.

Para María Inés Repetto, artista plástica y fundadora del paseo Mendoza, “trajo confort para los vecinos contar con un centro comercial cerca y a su vez le dio valor a los lotes”.

Inés fue parte de las cuatro familias que crearon el paseo y su marido, Nicolás Salado Castro, fue el arquitecto que se encargo de llevar a cabo el proyecto, hace 14 años.

video publicado en el Instagram de @paseomendoza

El paseo Mendoza está construido en madera y todos sus locales respetan el entorno que fue elegido por el arquitecto del mismo. Sus colores y materiales te hacen trasladar por un instante, al centro de Cariló. Aquí es posible comprar artesanías y obras de arte, tomar clases de música, pintura, escultura o masajes o tomar un café en Ramona.

Según cuenta los lugareños, el logo del paseo surgió mientras que un grupo de padres esperaban en la puerta del colegio la casa de Nora y Guille: cuando las familias llegaban tarde a la hora de ingresar al establecimiento, los docentes colgaban un pompón en la puerta de la escuela que indicaba que no podían entrar hasta que se terminara la actividad que estaban llevando a cabo.

“La manera de avisarnos era con el pompón en la puerta, así fue como el logo del paseo Mendoza termino siendo un pompón. Fue hecho por 4 familias, de forma que cada uno tenga su lugar de trabajo y no tenga que concurrir a distancias mas lejos como el centro o para trabajar”, explica Repetto.

Al principio eran solamente 5 locales, que luego se fueron expandiendo, hasta llegar a ser aproximadamente 32 puestos. Repetto fue parte de ese comienzo, con su local de artes plásticas, donde se venden obras de arte y también se dictan cursos.

“El paseo fue pensado y cuidado con amor, porque los dueños del lugar eran los que lo habitaban y ahora son los inquilinos, y los dueños dejaron de existir. Entonces toda esa identidad, que el dueño podía defender el amor y el calor ,dejo de existir y ahora simplemente es negocio, los dueños lo alquilan y se desentienden y eso hizo perder un poco la calidez del lugar”, dice la artista.

Dentro de la calle Mendoza también está el mercado de Maschwitz, más conocido como “El mercadito”, que fue realizado principalmente con materiales de demolición, chapas acanaladas, empedrados, herrajes y maderas de antiguas casonas de Buenos Aires.

Metros más adelante, se encuentra Quo Container Center, el más novedoso de los paseos, es un original shopping de diseño construido con 60 containers en desuso traídos desde el puerto de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =