Para los jóvenes, marchar por el cambio climático es una cuestión de supervivencia

Compartilo

La marcha mundial por el cambio climático celebrada el viernes en todo el mundo tuvo gran repercusión en la Argentina.

Una multitud de jóvenes marchó por Avenida De Mayo el viernes 27 de septiembre en Buenos Aires, hasta llegar frente al Congreso de la Nación. Fue una réplica de otras movilizaciones a lo largo del planeta, impulsadas por Greta Thunberg, para exigirles a los líderes políticos medidas concretas contra el cambio climático.

Miles de niños y adolescentes con uniformes del colegio dijeron presente, la mayoría de los manifestantes no superaban los 30 años de edad. Alzando en alto carteles con frases como “No matemos nuestro planeta”, “Somos parte del problema y la solución” y “Podemos cambiar nuestro futuro”, la juventud quiere ser un actor determinante ante una situación que preocupa a muchos.

Es la tercera vez que se organiza la Movilización Mundial contra la Crisis Climática en diferentes puntos del país. Las organizaciones que convocaron al evento fueron Fridays For Future, Jóvenes por el Clima y Alianza por el Clima, una coalición que agrupa a más de 30 organizaciones. A través de redes sociales, convocaron a reunirse a las 15 en Plaza de Mayo y desde allí iniciaron el recorrido hasta la sede del Poder Legislativo, donde pasadas las 17 comenzó el acto central.

Los organizadores estimaron que 6000 jóvenes marcharon por la ciudad.

Otras organizaciones como Fundación Vida Silvestre, Farn, Aves Argentinas y Banco de Bosques también asistieron al evento.

Manuel Szwarc , director de Árboles sin Fronteras, ve la causa promovida por los jóvenes de todo el mundo como “la punta de un iceberg” que necesitaba aparecer urgentemente. “La situación es seria desde hace tiempo, es importante que haya un movimiento para generar cambios”, declara el activista.

Sol tiene 18 años e integra “Fridays for future CABA”, la organización que se suma a la huelga organizada por Greta Thunberg frente a la sede de cada Parlamento para reclamar políticas benéficas para el ambiente. “Marchamos para exigirles a los estados medidas claras y contundentes frente a la crisis climática y ecológica. Marchamos porque queremos vivir”, afirma Sol. Y agrega: “El estado argentino en materia ambiental está muy atrasado. Están muy tranquilos y no tienen idea de la magnitud de la catástrofe ambiental que se nos viene”.

Además señala que siguen incentivando la degradación ambiental, “a través de la deforestación, Vaca Muerta, el consumo de plástico y la ganadería que nos convierte en uno de los principales países que emiten gases del efecto invernadero”.

Con la consigna de tratar de apuntar a un futuro en el cual se consuma menos carne y a una alimentación vegana, tampoco faltaron los puestos de comida tales como hamburguesas de lenteja y empanadas de soja, donde la gente se acercaba y disfrutaba del encuentro.

El veganismo, una pieza clave que se propone para solucionar la crisis climática.

“Me vas a escuchar aunque no quieras”, reza el cartel que levanta Mara en la Plaza del Congreso. “Me preocupa nuestro futuro” afirma la joven de 20 años. Además, propone reemplazar la clásica regla de las tres erres: reducir, reciclar y reutilizar por el de la única R: rechazar. “Es más útil para mí el hecho de rechazar, porque directamente no estás utilizando nada que afecte a nuestro medio ambiente”, explica.

“Nuestro futuro tiene que ver con toda esta movida. Estamos pidiendo que la gente sea más consciente”, dice Maru Fernández de 20 años.

Maia y Olivia, dos chicas de 16 años, también sumaron su voz a los miles de reclamos. Buscando dar su apoyo y concientizar sobre la gran problemática, consideran que a Argentina, a pesar de implementar algunas medidas y leyes a favor del medio ambiente, todavía le falta un gran camino por recorrer. “Estamos muy atrasados en lo que es política ambiental, sin embargo este último gobierno estuvo haciendo varias políticas. Se sancionaron cinco parques nacionales, se declaró la emergencia climática y hay leyes para los humedales”, expresan quienes están actualmente cursando su cuarto año de secundaria.

El desarrollo sustentable también forma parte de uno de los temas cruciales para cuidar la Tierra, como por ejemplo usar productos biodegradables e implementar energías renovables. No obstante, la energía convencional sigue siendo el motor productivo principal en el mundo. Un claro referente de este grupo es Vaca Muerta que representa una gran oportunidad económica para Argentina pero un gran daño para el medio ambiente.

Maia y Olivia contra el cambio climático.

Por Victoria Buryaile y María Juvenal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 16 =