Los vegetales, la mayor fuente de intoxicación alimentaria

Compartilo

La mayoría de las intoxicaciones ocurren en los hogares y servicios de comida por mal manipulación. Qué dicen los especialistas.

El reciente caso de bolutismo por consumir Hummus generó alarma en la sociedad argentina sobre cómo se consumen los alimentos.

En la actualidad, las intoxicaciones alimentarias más comunes se dan justamente por la contaminación de alimentos con bacterias, virus y parásitos y, en general, por una mala manipulación y deficiente conservación de los productos.

A nivel internacional, las enfermedades de origen alimentario cobran anualmente unas 420.000 vidas, especialmente en países en vías de desarrollo según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que una de cada diez personas se enferma cada año por consumir comida contaminada, por inadecuadas medidas de elaboración, pero también por desconocimiento o no cumplimiento de las normas higiénicas.

La doctora María Claudia De Grossi, especialista en Seguridad Alimentaria e divulgadora científica define a la intoxicación alimentaria como «enfermedades transmitidas por alimentos».

Según la especialista, las causas más frecuentes a nivel mundial de enfermedades trasmitidas por alimentos que ocurren poco después de haber comido tiene que ver con agentes biológicos:  bacterias , virus, y parásitos.

Las bacterias  más frecuentes son por ejemplo  Salmonella; Campylobacter, Listeria, Escherichia coli y también los compuestos químicos pueden ser causa por  una dosis alta de agroquímico por que no se aplicó adecuadamente .

Dra. María Claudia

En tanto, los alimentos más propensos a las bacterias y que tienen más chances de alojarlas y de ser contaminados, según la doctora, son la carne cruda o poco cocida, la leche cruda, huevos crudos, verduras o productos en conserva y aquellos alimentos que son como muy nutritivos, ricos en proteína que tienen abundante agua disponible y que son sometidos a muchas manipulaciones antes y después de la cocción.

Dónde y cómo nos intoxicamos

Las estadísticas a nivel mundial muestran que muchos de estos incidentes ocurren en los hogares. En Argentina,  40%  de las intoxicaciones se producen en los hogares según el informe de el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmitidas por Alimento del 2018.

Sin embargo, De Grossi señala que “hay malas estadísticas en todas partes del mundo porque poca gente denuncia». «Se siente mal un día,  se dice ya está , no sabe dónde lo comió, o siempre comió en el mismo lugar nunca le pasó  y sigue comiendo en el mismo lugar y no mira las malas practicas, lo mal  que trabajan . Además no se sabe controlar los procedimientos. Lo que me traje a casa por delivery  lo como en casa», afirma la misma especialista.

Estos casos también son frecuentes en lugares de servicios de comida, catering, y hasta en los hospitales. «Tienen  que ver con muchas comidas que se elaboran ni siquiera se comen inmediatamente, preparan la comida en un lugar lejano, la elaboran, después  cargan la comida, la llevan, y se come en otro lugar», dice la doctora.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la intoxicación? Vómitos, diarrea, fiebre, dolores abdominales, apunta la especialista y remarca que para evitar complicaciones a la hora de consumir alimentos hay que comprar en los locales habilitados.

Además, la licenciada en Nutrición, Maria Salomoni, aconseja no mezclar alimentos crudos y cocidos porque eso genera la contaminación cruzada  que «es muy frecuente»: se produce cuando los virus y las bacterias de los alimentos crudos traspasan con ya los cocidos. «Esto puede pasar cuando  no nos lavamos las manos bien, cuando usamos el mismo cuchillo para cortar un alimento y otro.  Cuanto mayor es la manipulación , mayor es el riesgo  de la contaminación», advierte.

Cómo prevenir

-Lavarse bien las manos

-Lavar los vegetales antes de consumirlos. En caso de los que llevan cáscaras, hay que limpiar con un cepillito para sacar el resto de la suciedad

-Comer verduras varias y rotar el lugar donde se van a hacer las compras

-Mantener los productos bajo temperaturas adecuadas de conservación

-Cocer de manera suficiente los alimentos

-No utilizar los mismos utensilios y tablas para cortar o manipular los crudos y los cocidos

-Usar agua y materias primas seguras

-Evitar comer en puestos callejeros


Compartilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *