Los jovenes, al poder por el cambio climático

Compartilo

Miles de chicos se movilizaron en todo el mundo para llamar la atención de los gobiernos sobre la crisis que representa el calentamiento global. ¿Qué pasa en nuestro país?

Cerca de 5000 jóvenes se movilizaron al frente al Congreso de la Nación
el pasado 15 de marzo para alertar sobre la crisis que representa el calentamiento global y pedir que se declare el “estado de emergencia climática” en la Argentina.

“Queremos lograr la declaración del estado de emergencia climática en una primera instancia para poder tratar el tema con la urgencia que merita y que se cumplan las legislaciones actuales relacionados a la temática”, Eyel Wintraub, referente de la organización Jóvenes por el clima Argentina.

CREDITOS FOTOGRAFIAS: © Guadalupe del Valle Virasoro

La marcha que se realizó en Argentina también se llevó a cabo en todo el mundo. Según la organización Aclimatando, “mas de 1.400.000 estudiantes se unieron frente a una misma causa” para llamar la atención de los gobiernos sobre la crisis que implica el calentamiento global.

Greta Thunberg,activista sueca de 16 años, fue la que propuso hacer la movilización durante su discurso este año en la Conferencia sobre Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (COP 24).

“Greta Thunberg fue clara y concisa: lo que necesitamos es justicia climática”, dijo Martin Vainstein, integrante de Aclimatando y especialista en justicia climática.

En octubre de 2018, el panel de ciencia del clima de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que solamente una transformación global de la economía y los hábitos de los consumidores podría prevenir una catástrofe climática mundial.

¿Qué se entiende por justicia climática? Según Vainstein, la justicia climática considera que un “capitalismo verde no sirve” y que se necesita no sólo que el mundo sea “ambientalmente sustentable”, sino que también sea un lugar donde “todos puedan vivir libres de toda opresión”.

“Un mundo donde a dónde llegues no dependa del sistema económico, tu sexo asignado al nacer, tu orientación e identidad sexual, tu color de piel, tus capacidades o tu religión”, explica Vainstein.

Los jóvenes en todo el mundo señalan varias razones para su enojo contra los líderes internacionales: la gran cantidad de informes científicos recientes que destacan los peligros del calentamiento global constante para las generaciones futuras y la inacción a la hora de implementar las soluciones climáticas disponibles.

Por su parte, Wintraub sostiene que el cambio climático es claramente “un problema internacional” porque “las acciones de un país afectan directamente a los demás”. “Por eso las soluciones tienen que ser sistémicas, colectivas e internacionales”, asevera el joven de 18 años.

¿Qué reclaman las organizaciones sociales en nuestro país? “Por ejemplo, la Ley de bosques que, según la Fundación Vida Silvestre solo recibe un 4% de la financiación que necesita para que se pueda cumplir. Que se regulen a las grandes corporaciones para obligarlas a reducir sus emisiones de efecto invernadero y que se cumplan con los compromisos internacionales asumidos como por ejemplo el acuerdo de París y las recomendaciones del informe 1.5 de la IPCC.cuenta “, explica el referente de
“Jóvenes por el clima Argentina”.

En cuanto a las políticas de Estado en relación a la problemática,
Wintraub sostiene que “son insuficientes”. “Hay alguna leyes en donde se menciona que la educación ambiental tiene que suceder en los colegios pero no esta en la curricular y no se ve con la profundidad ni con el enfoque que debería tener”, afirma.

“Que los estudiantes, las nuevas generaciones, las comunidades mas afectadas por el cambio climático, que van a seguir activando, hallan tomado el mensaje es profundamente inspirador y creo que tiene un potencial positivo enorme”, afirma el representante de Aclimatando.

Este año se realiza la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) número 25 , y no es un numero cualquiera. “Son 25 años que los gobiernos no hicieron absolutamente nada, entonces llegamos ahora a un punto en donde los estudiantes tomaron el mandato y dijeron “gracias pero ahora nos toca a nosotros”, concluye Martin.

Foto de tapa: crédito @llueve_co2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =