Las radios online siguen sumando audiencia

Las radios por internet tienen cada vez más adeptos. Productores y periodistas comentan cuáles son las ventajas y desventajas, por qué crece tan rápido y si en algún momento van a llegar a reemplazar a las radios tradicionales.

Trabajar, hacer compras, leer el diario, compartir y recibir información y al mismo tiempo escuchar radio. Con solo una computadora y conexión a internet todo esto es posible casi al instante. Así es como las radios online ganan espacio frente a la vieja aguja del dial que buscaba una sintonía sin interferencias.

En el segundo piso del teatro Tano Cabrón (Jean Jaures al 700) hay un cuarto dividido en dos por una pared con un gran vidrio. Por un lado, el estudio con una mesa, cuatro micrófonos, varias sillas y paredes pintadas con el nombre de la radio junto a un inmenso micrófono. Por el otro, una consola, con una mesita con sillas e innumerables posters de personajes famosos como Alf, Superman, Scarface, Marlon Brando preparándose para interpretar al padrino y a Robert De Niro promocionando su Taxi Driver, entre muchos otros.

Sin Dial Radio cuenta con una extensa programación

Sin Dial Radio existe hace 5 años y cuenta con 14 programas. Santiago Martín Millán es técnico superior en Periodismo del ISEC y, junto a Facundo Kaper (licenciado en Comunicación Social de la UBA), conducen La Mejor Arma, programa dedicado al heavy metal que se transmite todos los domingos a partir de las 22. Martín Millán opina que las radios online surgen como una trampa al sistema de radios y se vuelve tendencia por eso, porque hay una necesidad de la gente de salir a comunicar cosas. “Este tipo de radio provee eso, un espacio distinto que juega con los mismos códigos”.

Martín Millán también afirma, sin ninguna duda, que las radios online van a reemplazar a las tradicionales “porque es mucho más barato transmitir por internet que por aire”. Aunque Nelson Espindola, director de Radio Única FM 91.3 y director de las radios online del Instituto Las Nieves y del Instituto Medalla Milagrosa, hace referencia a la historia de los medios de comunicación y a la convivencia de nuevos y viejos soportes. “La aparición de internet lo que hace es conglomerar a muchos medios, si bien hay un lenguaje nuevo, yo creo que la gente no ha entrado en ese código”, considera Espíndola. Por su parte, Inés Tarlovsky, productora de “Mero Fondo”, programa transmitido todos los miércoles de 21 a 23 por Viaducto Radio, opina que la radio por internet no va a  reemplazar las otras r

adios, “todavía no hay manera de subirte al auto y sintonizar una radio on line, ni tampoco tener una radio en tu cocina que la prendas cuando te levantás y este sonando todo el día con una programación como podría ser una FM.” Tarlovsky cree que el problema de las radios por Internet es que no llegan a generar una programación de lunes a lunes las 24 horas. Algo que para la productora es una de las ventajas más amplias que tienen las radios tradicionales. Y del mismo modo, al hablar de las ventajas y desventajas de las radios por Internet, los tres profesionales de los medios de comunicación tocan los mismos puntos. El presupuesto que manejan es mucho más bajo que el de una radio FM/AM y “al no estar legislado tampoco no hay obligaciones contractuales o laborales” , agrega Espindola. Mientras que Tarlovsky sostiene un punto importante: “No tenés el mismo reconocimiento que en una radio tradicional”.

Martín Millán comenta una de sus experiencias personales con la radio online cuando un programa de México se comunicó con él para hacer una reseña de la gira de Iron Maiden en Argentina haciendo un enlace entre ambos programas. “Esas magias que te da esto” , dice Martín Millán con una gran sonrisa recordando aquel día.

La principal ventaja es también la gran desventaja de las radios online: la accesibilidad. Porque, como bien remarca Espíndola “hay muchos lugares en el país que no tienen acceso a internet”. Pero la reflexión de Santiago es igual de importante, ya que “ahora me pueden escuchar desde Noruega, me pueden escuchar de China. No me importa, me pueden escuchar”.

Las radios tradicionales también tienen una lista de 8 prohibiciones que la ENACOM enumera en su página web que van desde transmitir música pasando por cualquier señal que no sea específica del servicio autorizado, emplear expresiones reñidas con la moral y las buenas costumbres hasta mantener comunicaciones sobre temas distintos a los fines para los cuales se le otorgó la autorización y emitir fuera del horario autorizado.

Dependiendo del tipo de programa, del público al que apuntan o del estilo que buscan, la creación de un espacio en una radio por internet puede ser la mejor o peor opción. Por suerte existe esta alternativa para los que quieren hacerse escuchar y no posean el capital necesario como para costearse una transmisión en una AM/FM o simplemente no le interese la idea. Lo importante es que las expresiones y sus espacios fluyan, que existan más alternativas para elegir, que se escuchen todas las voces, sea por el medio que sea.

Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *