Las lesiones, el mayor enemigo de los rugbiers

Compartilo

El caso de Jerónimo Bello conmocionó al mundo el rugby y reabrió el debate sobre las lesiones en este deporte. Qué dicen los especialistas y cómo prevenir las lesiones.

Jerónimo Bello, el ex pilar del San Isidro Club, en un encuentro ante Newman en 2016 sufrió el desplazamiento de la cuarta y la quinta vértebra de su columna. Tres luchar durante tres años, Jerónimo murió. Tenía tan solo 25 años. Su caso conmocionó al mundo del rugby y reabrió e debate sobre las lesiones en este deporte.

Esguinces, desgarros e incluso fracturas son algunas de las lesiones más frecuentes en la mayaría de los deportes. Según un estudio español de la revista European Journal of Human Movement, tras analizar el origen de las lesiones sufridas por 1.660 jugadores no profesionales de 18 a 65 años en el 2018, el deporte donde se registraron más fue en el fútbol (27,6% ), seguido por el running (8,6%) y el handball (7,9%). En tanto, el rugby registró un 5,69% seguido del paddle 4,89%.

Lo más llamativo es que a excepción del fútbol, el resto son deportes amateurs en la mayor parte del mundo.

Toda persona que practica un deporte conoce su cuerpo y sus respectivas limitaciones, por eso es clave cuidarse y tomar las precauciones necesarias para así evitar lesiones.

Santiago García Botta, pilar de los Jaguares en el Super Rugby comenta que si bien no realiza un trabajo específico para prevenir lesiones presta mucha atención a la alimentación. «Creo que es algo más de todos los días con cosas simples como la alimentación y el descanso”, afirmó.

Santiago García Botta, jugador argentino de rugby, posición de pilar e integrante de los Jaguares en el Súper Rugby

Otro caso de lesiones graves en este deporte fue el de Federico Bocelli, jugador de Tala Rugby Club de Córdoba, quien sufrió en 2016 una fractura cervical. “El hecho de que la cuestión haya tomado más ímpetu a lo largo de aquel año, no quiere decir que el rugby y las lesiones sean una novedad.  Al ser un deporte de contacto y desgaste físico, los golpes pueden llevar al jugador a sufrir un simple esguince o incluso dejarlo inválido de por vida”, dice Bocelli.

En tanto, el especialista en entrenamiento y nutrición deportiva José Gómez afirma que “la alimentación de un jugador de rugby debe ser rica en carbohidratos y proteínas para poder sostener la demanda energética”.

Al compararlo con el fútbol, existen diferencias notorias en la composición corporal y en el índice de masa corporal de ambos tipos de deportistas. “El jugador de rugby tiene un mayor % de masa muscular por las adaptaciones que se requieren. Esto significa que debe tener una ingesta calórica más elevada, como también una ingesta proteica, debido a que el trabajo de fuerza o contra algún tipo de resistencia es incorporado con mayor frecuencia dentro de las rutinas de entrenamiento”, explica Gómez.

¿Cómo debe alimentarse un rugbier?

García Botta cree que este tipo de lesiones “son cosas que siempre pasaron; hubo muchos años en los que no ha habido ni un lesionado, y de repente te encontrás con que en un par de meses hay tres”. Cabe recordar que la posición del pilar es el que más sufrió las lesiones cervicales. Sobre las posibles causas de estas lesiones graves, el jugador de los Jaguares no cree que haya una tendencia ni deslealtad de los jugadores. “Creo que es mala suerte, una mala racha”, sostiene.

En Argentina, la gran mayoría de quienes practican rugby, son deportistas amateurs, quienes al sufrir una lesión, deben llevarla y tratarla junto con el resto de sus actividades cotidianas. Tomás Cubelli, jugador de Los Pumas, cree que la gran diferencia al momento de tratar una lesión radica en que “un amateur tiene que ir a hacer otro tipo de actividades como trabajar, estudiar, moverse mucho más, lo cual puede afectar una buena recuperación”.

El jugador manifiesta también que los tiempos entre profesionales y amateurs son distintos: “El profesional vuelve y ya está listo para jugar un partido de primer nivel, mientras que el amateur vuelve progresivamente”.

Con referencia a las lesiones personales, Cubelli señala que “en el pre-partido es importante tomar agua y dos litros de alguna bebida deportiva como mínimo” y aclara que luego del partido también «es fundamental una buena hidratación, alimentación y descanso«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =