La deuda pendiente del periodismo deportivo

Compartilo

El deporte adaptado en Argentina tuvo un gran desarrollo a lo largo del tiempo. Desde su aparición en 1960 en los juegos paralímpicos de Roma tiene un crecimiento cada vez mayor.

Fútbol, rugby, tenis, tenis de mesa, surf, bochas, ski, básquet, atletismo, judo, natación, pesas, esgrima, ecuestre, ciclismo, arco y flecha, tiro, triatlón, canotaje, vela, vóley y remo, casi todos tienen su deporte adaptado y cada uno cuenta con un ente regulador correspondiente a nivel internacional.

Varios de estos deportes lograron tener campeones en la Argentina a lo largo del tiempo. El Fútbol, con su selección nacional conocida con Los Murciélagos o Gustavo Fernández en tenis, y medallistas o campeones sudamericanos en ping-pong y surf, campeones nacionales como el ski o campeones internacionales como los campeones de bochas en Canadá.

Pero, a pesar de que la variedad deportiva crece y establece un lugar de inclusión, la enseñanza de la cobertura de este tipo de actividades, el periodismo deportivo, no incorporó la temática en sus contenidos.

>

El ex jugador de Power Chair, una de las tantas variedades de fútbol adaptado, Pablo Sola refleja esto en su experiencia. “Tenía un entrenador de fútbol normal (no adaptado), se tuvo que instruir con nosotros desde adentro”, explica Sola, contando que su entrenador aprendió acerca del deporte adaptado gracias a sus deportistas y que no tenía conocimiento de parte de lo estudiado en la carrera. También cuenta que esto también se ve reflejado en los kinesiólogos, diciendo que estos se encuentran en la misma situación que su entrenador.

Rodrigo Delgadillo, auxiliar técnico de la selección de tenis de mesa adaptado, afirma que es cierto que hay un mayor crecimiento, pero explica que para continuar creciendo había que poner como obligatorias en todas las facultades las materias y talleres de deporte adaptado. En este aspecto coincide Adrián Taccone, profesor de las materias fútbol, vóley, tenis y boxeo en el ISEC.

Taccone declara que la forma de hacer que crezcan las distintas variantes del deporte, como el femenino o el deporte adaptado es armar una materia dentro del programa de las facultades.

Acerca de su cátedra, Taccone explica que intenta tratarlo como algo unificado y no como dos cosas separadas, sino como una variante más del deporte. En esto coincide Fernando De Dios, profesor de la materia periodismo deportivo en la Universidad Católica Argentina.

De Dios explica que, a pesar de ello, dentro de la catedra se habla mucho menos por el hecho de tener menos marketing, menos demanda. También manifiesta que lo más común de parte de los alumnos es tratarlo al momento de trabajos de investigación, al momento de elegir un tema para tratar en el trabajo final.

Taccone, con respecto a su labor como docente en el ISEC, explica que no existe una bajada de línea de parte de la facultad, sino que es algo que corre más dentro de uno. Manifiesta que en su caso lo más común es dedicar una sola clase a la versión adaptada del deporte en cuestión. Hace referencia a “una visión polarizada de los alumnos”, explicando que estos son de atender más a los deportes de más difusión como lo puede ser el fútbol o el tenis y no el deporte adaptado, que a pesar de no ser muy amplio el material dado en clase los alumnos tampoco preguntan más acerca del tema.

En tanto, Mariana Gentile, profesora en el círculo de periodistas deportivos, a cargo de la materia “deportes adaptados y paralímpicos”, representa el único caso dentro de las escuelas de periodismo deportivo que trata acerca de deporte adaptado.

Respecto a la materia, es de carácter bimestral y manifiesta que se tratan de tocar la mayor cantidad de deportes, con el objetivo de que el alumno salga con el conocimiento suficiente acerca del tema para ejercer su profesión en lo que implica el rubro del deporte adaptado.

Gentile coincide con Taccone respecto de la “visión polarizada de parte de los alumnos”. Cuenta, además, que esto también provoca una desinformación al momento de empezar la materia. Manifiesta que, gracias a la materia, no solo existe una formación en deporte adaptado de parte del periodista, sino que también existe cierto grupo dentro del alumnado que se interesa en adentrarse en lo que es deporte adaptado.

Rodrigo Delgadillo explica sobre una de las tantas limitaciones que impiden el crecimiento, “Hay una falta de información o miedo a lo desconocido que hace que la gente se aleje de lo que es el deporte adaptado”, “en los medios se está empezando a visualizar más el deporte adaptado pero que sigue siendo algo atado a los logros deportivos”, declara Fernando De Dios.

Gentile explica que “hay pocos periodistas especializados en deporte adaptado”, y esto no solo que puede ser una ventana para el futuro laboral del periodista, sino que permitirá la difusión del deporte, para así lograr visibilizar y que ocurra un crecimiento en lo que es la variable adaptado.

Taccone agrega con respecto a esto, que los deportes adaptados no tienen un lugar y lo ve como “una deuda pendiente del periodismo deportivo”.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =