Gonzo Vizan, la comedia en tiempos de redes

Estudió la teoría del stand up con Alejandro Angelini. Formó un show con dos compañeros y se llamaron Estrés, estuvieron dos años en cartel en el Paseo La Plaza. Pasó por varios elencos hasta que Grego Rosselló lo acompañó en Like Brothers, un show de stand up, música y sketches.

Hace poco más de un año encontró en Instagram una plataforma sólida para interactuar con sus seguidores y así ganó popularidad. “Este fenómeno de que te siga tanta gente es nuevo. Antes, conseguir que te siguieran era un trabajo mucho más de hormiga”, admite el instagramer Gonzalo Vizán Gulizia.

Con 27 años y cerca de 170 mil seguidores en Instagram, este comediante en ascenso se prepara para la última función de su unipersonal Delirante Zapallo el sábado 5 de noviembre en el Teatro Picadilly. Describe el espectáculo como “una comedia en su máxima expresión” que cuenta con muchos formatos: una banda, proyecciones, sketches, monólogos, improvisaciones con el público y mucho más. “Para mí, el stand up es una de las tantas herramientas a la hora de hacer comedia, no la única”, asegura.

Aquí, el comediante se pone serio y responde.

¿Hace cuánto te dedicás a hacer stand up? ¿Cómo llegaste a esto?

–Hago stand up hace seis años más o menos. Arranqué con el curso de Alejandro Angelini pero la comedia siempre fue una forma de expresarme. En mi familia son todos artistas: mi mamá es bailarina, mi papá es pintor y mi hermano es un guitarrista de la Hostia. Yo encontré la comedia como una forma de llamar la atención, desde muy chico, siempre fui el payaso del grupo. Nunca pensé en hacer stand up, ni sabía lo que era. Siempre me imaginé arriba de un escenario haciendo teatro o cosas similares pero no necesariamente comedia. Yo estudié Producción de Radio, me recibí de eso, me dediqué a eso, trabajé de eso, y un día un profesor me dice: “¡Vos deberías hacer stand up!”, me puse a averiguar y ahí arranqué. De a poco el stand up fue ganando cada vez más espacio en mi vida, hasta que lo fue todo.

¿Cómo era tu trabajo en la radio?

–En la radio no me pagaban un peso. Yo guionaba, grababa, editaba, hacía de todo, y no había ninguna retribución artística. No sentía que nadie se riera, me esforzaba un montón y nunca me enteraba si gustaba. En cambio, en la comedia, es todo lo contrario, si yo hago un chiste al toque sé si hace reír.

Entonces el paso por la radio te acercó a lo tuyo…

–Sí. La verdad es que nunca soñé con laburar de esto, llegué acá por accidente y estoy agradecido de que me haya ido mal en radio. Una cosa llevó a la otra y se dio, de a poco fueron apareciendo sueños que se convirtieron en objetivos y así fui creciendo.

¿Cuándo empezaste con Instagram?

–Arranqué a usarlo hace un poco más de un año, un año y medio, una cosa así. Empecé a hacer videítos y nunca me imaginé subir uno por día, al principio era uno por mes, cuando se me ocurrían. Ojo, hablamos de Instagram porque creció como red social en el país pero yo hacía comedia en cualquier red social, cualquier plataforma, estaba en Twitter, Facebook, ponía chistes en todos lados, Youtube. Justo se dio que arranqué con Instagram cuando empezó a crecer y tuve la suerte de que me posicionó mejor y me dio más exposición.

#VideoInformativo ———————— 2/12 Viernes 23:30 Teatro Picadilly Funcion despedida de Delirante Zapallo en capital!!! 🎉 ————– Toda la info de las fechas con @gregorossello de Like Brothers: 💚 #CIPOLLETTI – Viernes 11 de noviembre – 21.30 hs La Caja Mágica Entradas en eventpass.com.ar y sus puntos de venta. 💚 #NEUQUÉN – Sábado 12 de noviembre – 23.30 hs. Cine Teatro Español Entradas en eventpass.com.ar y sus puntos de venta. 💚 #GENERALROCA – Domingo 13 de noviembre – 20 hs Casa de la Cultura Entradas en venta en boletería del teatro. 💚 #LAPLATA – Sábado 26 de noviembre – 21.30 hs El Teatro Bar Entradas en venta en boletería del teatro, Plateanet, Crumb o Pulp. 💚 #MONTEVIDEO – Miércoles 14 de diciembre – 21 hs. La Trastienda Entradas en venta en reduts.com.uy y sus puntos de venta.

Un vídeo publicado por Gonzo Vizan (@gonzovizan) el

¿Pensás que es una buena plataforma para comediantes?

–Me parece que es una plataforma que benefició a un montón de comediantes y que tal vez beneficie hoy en día a algunos, pero no sé si a los nuevos los va a seguir beneficiando, ahora está un poco quedado. Cambiaron mucho los algoritmos, antes se viralizaba todo más rápido, yo hacía un video y de repente ¡pum! Crecía, no sé, diez mil seguidores, ahora subís un video y crecés treinta. Igualmente creo que cada uno encuentra su plataforma. Tengo amigos que en Instagram no tienen ni diez seguidores y de repente tienen un montón en Twitter y llenan teatros enormes. Lo importante es que las redes sociales son un nuevo espacio de comunicación que, para nosotros los artistas más del under, que no tenemos el espacio de estar en Tinelli, nos beneficia. Yo tengo algo copado y se lo puedo mostrar a la gente y no necesito ser amigo de Yankelevich, ¿entendés?

¿Cómo te describirías en pocas palabras?
–Y…, yo creo que simpático; ingenuo, soy muy boludo, como que sí, me pueden recontra re cagar (risas); soy muy musical también, me encanta hacer música. Soy burdo, me gusta, no sé, decir “pija” me encanta. Hay gente que dice “Ay, ¡¿cómo va a decir eso?!” y a mí me encanta, disfruto de las viejas que se enojan con mi lenguaje. Tengo un par de tías así, medio conchetas, y me gusta incomodarlas (risas).

¿Usás la puteada como una forma de hacer reír?

–Es un recurso, puedo elegir usarlo y a veces lo hago. Mi humor no se basa en putear pero si quiero putear, puteo. Es una herramienta más.

¿Qué shows estás presentando ahora?

–Estoy haciendo dos shows: ahora arranco con mi unipersonal, Delirante Zapallo; y otro que ya tiene como un año, Like Brothers, con Grego Rosselló. Es un show de comedia en todos los aspectos: tiene comedia en canciones, en standup, de a dos, sketches, monólogos, tenemos muchos formatos.

¿Cómo surgió la idea de hacer un show con Grego?

–Nosotros con Grego somos muy muy amigos y, siendo los dos comediantes, nos copó la idea de mostrar nuestra amistad de una forma divertida. Es un show que tiene un año y algunos meses, ya está muy pulido, lo fuimos mejorando con cada función. Después de tanto tiempo ya sabemos qué parte funciona y qué parte no. Ahora las partes que no funcionaron no se hacen más, está todo corregido. Es un show que yo disfruto mucho porque con Grego, al ser tan cercanos, conectamos muy bien arriba del escenario, y no digo conectar como “ay conectar soy re hippie”, quiero decir que sabemos llevarnos el uno al otro, nos damos pies todo el tiempo para que el otro remate, nos tiramos de la lengua para que todo sea más divertido.

¿Van a seguir trabajando juntos?

–Sí. Nos queda una gira más por Uruguay y ya terminamos este show, retiramos el espectáculo y empezamos a preparar uno nuevo para enero y febrero, que es Like brothers 2. Todavía no tenemos idea qué hacer pero va a estar bueno.

¿Qué podés adelantar de tu unipersonal?

–Mi unipersonal es una especie de compilado de lo mejor de toda mi carrera. Es mi comedia en su máxima expresión, tengo rutinas viejas que sigo haciendo y las mezclo con las nuevas, yo creo que es el mejor show que puedo dar hoy y me representa mucho también. A mí me encanta que un show sea un show, que haya boludeces, que no sea un monólogo en un micrófono. Para mí, el stand up es una de las tantas herramientas a la hora de hacer comedia, no la única. Vos podés construir una mesa a martillazos pero si te doy un serrucho vas a andar mejor. Bueno, vos podés hacer un show sólo de stand up pero si tenes una canción, un sketch, lo que sea, es mejor.

Y…, ¿por qué el nombre? (risas)

–Se llama así porque yo soy un chabón medio loco y no me parecía ponerle tipo El show loco (risas), sería lo menos loco. El nombre tenía que ser delirante en sí, entonces le dejé “delirante” para que quede clara la idea y fui probando otras palabras, salió zapallo y quedó zapallo, es una locura, me encantó. No tiene ningún sentido y eso me representa porque yo soy un tipo absurdo, mi show es muy absurdo: hago stand up, toca una banda, hay un momento de proyección, juego con mi perfil de músico frustrado (risas), muchas cosas. Estoy perfeccionándolo mucho para hacer un “especial”.

¿Qué sería un “especial”?

–En Estados Unidos hay como una costumbre de que un comediante arranca a inventar su show a, ponele, principio de año. Lo empieza a girar por todo el interior, lo gira, lo gira, lo gira y lo va perfeccionando para hacer un show grande y filmarlo, eso se llama “especial”. Por ejemplo, Louis C.K., uno de los mejores comediantes del mundo, hace poco filmó su último especial. La mayoría de los comediantes lo hacen durante dos o tres años, como Bill Burr, mi favorito, que se toma su tiempo para mejorarlo todo lo posible. Lleva tiempo porque chistes se te ocurren mil, pero que estén buenos y hagan reír, no todos, tenés que ir probando función a función.

Vos hablás de Estados Unidos, ¿en Argentina no se hace?

–Acá en Argentina recién ahora estamos llegando a ese nivel. El stand up hace muy poco tiempo era únicamente en rotativos, uno habla quince minutos, yo otros quince, vos otros y ahí tenés el show. A nadie le importaba tener su especial. Existen millones de comediantes que la rompen en quince minutos pero se quedan ahí, no sé si como comediantes la rompen, yo lo considero como estancamiento, a mí me gusta tratar de superarme y construir cosas nuevas.

Ahora te toca construir, ¿o no?

–Y, sí. Ahora estoy en la etapa más más más linda porque está todo corregido y trabajado, todo está en su máxima expresión, pero al mismo tiempo es la más fea porque caigo en que lo tengo que soltar, lo tengo que dejar de hacer y es una fiaca. Ahora me toca arrancar de cero que es lo más difícil, va a haber un contraste fuerte entre dar un show que está pulidísimo y salir con otro que de repente no sé en dónde estoy parado. Va a ser un enfrentamiento profesional y psicológico.

Después de Like Brothers 2, ¿tenés pensado hacer otro unipersonal?

–En principio no. Me quiero tomar un descanso, por lo menos a nivel stand up voy a tratar de frenar un toque. La verdad es que la vida de temporada es durísima, te mata: llegás a un lugar, probás sonido, esperás un cachito, hacés la función, nunca comés antes de la función porque… básicamente te hacés caca (risas), termina la función, salís, tardás bastante sacándote fotos, después vas a comer, terminan siendo las tres de la mañana, al día siguiente te levantás tarde y ya tenés que arrancar para otro lugar. Es un “no parar” constante, hay muy poco espacio para disfrutar. La gente piensa “¡Ay, temporada, disfrute, playa!” etcétera, y no, las bolas, ni un solo día vas a la playa.

¿Qué planes tenés para el año que viene?

–Tengo muchas ganas de desarrollar este lado que apareció en mis videítos de Instagram de rapear, tengo ganas de girar con la banda que tengo en Delirante Zapallo haciendo canciones graciosas, arrancar a hacer comedia con la banda y que sean dos proyectos separados. Yo admiro mucho a Julián Kartún en ese sentido, me gusta mucho El Kuelgue y me gusta cómo genera comedia con su personaje de Caro Pardíaco trabajando en Cualca, entonces yo digo, si él puede hacer dos cosas de buena calidad artística, un poco inspirado en él, me gustaría tener proyectos distintos y poder desarrollarlos de la mejor manera posible.

Si pudieras pedir lo que sea, ¿qué sería?

–Mmm, es muy difícil esa pregunta. Quiero el doble de seguidores, quiero hacer cosas más grandes, quiero llenar teatros más grandes, quiero girar por toda Latinoamérica, España, quiero poder seguir mejorando, ser un referente a nivel mundial de la comedia de habla hispana y para eso necesito que me siga mucha gente, así que, si pudiera pedir algo sería eso, seguidores.

Pregunta libre: ¿Qué te gustaría responder que nunca te hayan preguntado en una entrevista?

–Algo que nunca me preguntan es cómo veo yo este manejo de seguidores. Si bien yo hago stand up hace seis años, este fenómeno de que te siga tanta gente es nuevo. Antes, conseguir que te siguiera gente era un trabajo mucho más de hormiga. Ahora, en el transcurso de los últimos seis meses me pasaron cosas loquísimas, que me frene gente por la calle, que alguien venga y se ponga a llorar mientras me abraza, son cosas que te flashean. La gente da por sentado que vos convivís con un estado de popularidad, porque fama no es, famoso es Messi, pero es muy loco. Veo que a muchos comediantes e instagramers les pasa y hay algunos que no lo manejan muy bien, posta se la terminan creyendo mucho.

Y vos, ¿cómo respondés a la popularidad que ganaste en este último tiempo?

–Es realmente un trabajo muy intenso el de trabajar el ego, yo por suerte encontré en la terapia y la psicología una forma de poder trabajar la humildad para no quedarte pensando siempre: “che, qué capo que soy, tienen razón todos, soy el número uno”, ¿entendés? No da. Lo que pasa es que todo el mundo te habla de vos, todo el tiempo. En torno a vos giran todas las conversaciones de tus amigos, a nadie le importa hablar de cómo le fue a tu amigo en la oficina. Mucha gente te manda mensajes, tipo: “Ey, ¡sos un capo!”, “Este videíto me encantó”, “Sos un genio”, y cosas por el estilo, entonces se vuelve un trabajo muy difícil no caer en eso. Más en la sociedad en la que vivimos que nadie suelta el celular, está todo muy fácil para el egocentrista, el narcisista, la selfie y cagarte en el otro.
¿Tenés algún lema de vida?

–La verdad que no. Sí creo que hay que tratar de crecer y superarse constantemente, en eso me enrosco, por eso no tengo un lema de vida. Creo que los lemas o “leyes” van cambiando según la necesidad. Depende la etapa por la que esté pasando me concentro en tratar de mejorar algún aspecto, pero siempre es eso, que mi videíto sea mejor, que mi show sea mejor, ser mejor hijo, hermano, novio, amante, lo que sea. Eso, tratar de ser mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *