Fondo del Conurbano: alguien tiene que ceder

Pocos niegan la necesidad de actualizar el monto fijo que recibe la provincia de Buenos Aires por el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano. Aun así, el debate que impulsó la actual gobernadora María Eugenia Vidal está por definirse luego de la reunión que mantuvieron el miércoles 9 los gobernadores con el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

El Fondo del Conurbano Bonaerense fue creado en 1992 durante el gobierno de Eduardo Duhalde y la gobernación de Antonio Cafiero a través de la Ley N°24.073, en la que se estableció que el 10% de lo recaudado por el impuesto a las Ganancias sería destinado a financiar obras de carácter social en la Provincia. Pero, a fines de 1995, se fijó un tope de $650 millones anuales y que, en el caso de que se recaudara más de ese monto, el excedente sería repartido entre el resto de las provincias. La inflación en Argentina fue aumentando y este “techo” establecido jamás se actualizó. De esta manera, según datos oficiales de la AFIP y del Instituto Argentino Fiscal (IARAF), la Provincia pasó a recibir un 95,6% de lo recaudado por el Fondo en 1996 a sólo el 1,5% en 2016.

“Hay que agrandar la torta que se reparte para resolver el problema sin quitarles a los más pobres”. Hugo Yasky, diputado electo de Unidad Ciudadana

Si la provincia de Buenos Aires consigue recibir el porcentaje que le corresponde y se deroga el artículo 104 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, pasaría de recibir $650 millones a $52 mil millones el próximo año. Según el Informe Económico realizado por Nadin Argañaraz y Ariel Barraud para IARAF, se estima que la recaudación del impuesto a las ganancias de 2017 será de 530 mil millones de pesos, por lo que el 10% destinado para el Fondo del Conurbano equivaldrá a 52.374 millones de pesos.

El diputado electo de Unidad Ciudadana por la provincia de Buenos Aires, Hugo Yasky, opinó: “Hay que buscar el camino porque lo que se le dé a la provincia de Buenos Aires se le va a quitar a las demás provincias. Entramos así en la historia de la frazada corta, en la que tapamos la cabeza y destapamos los pies.” Por su parte, Juan Carlos Marino, senador electo de la Alianza Cambiemos por  la provincia de La Pampa, coincidió con esta idea: “Si bien es cierto que la Ley viró desde su objetivo inicial y los montos que fijaba han quedado desactualizados, no podemos desfinanciar a las provincias y dejar de lado a ciudadanos que muchas veces sufren las consecuencias de vivir alejados de Buenos Aires”.

Si bien Buenos Aires es la provincia que más dinero recibe, este monto equivale por habitante a apenas $2.202, comparado con Tierra del Fuego en el que representa $19.298 por habitante. La gran pregunta de la pelea política actual entre el Estado Nacional y los gobernadores es quién debe poner la plata que reclama Vidal.

La senadora Laura Rodríguez Machado de la Alianza Cambiemos por la Provincia de Córdoba afirmó que “poner en discusión el Fondo del Conurbano, que evidentemente ha tenido un menoscabo en sus ingresos, planteando como solución sacarle fondos a las provincias, sería volver a abrir una grieta.” Y agregó: “La idea es que se avance en el marco de un gran acuerdo federal”. Por el contrario, el ex secretario de Comercio Interior de la Nación durante el mandato de Néstor y Cristina Kirchner, Guillermo Moreno,  sostuvo que el Estado Nacional debe hacerse cargo de la situación: “Tiene que aumentar el fondo del Conurbano con fondos de la nación. Cuánta menos plata maneje un oligarca, es este caso Macri, más fácil le va a resultar al pueblo.”

Pero no todas las provincias apoyan la actualización del monto fijo. Por ejemplo, los gobernadores de Chubut y de Córdoba argumentan que, el año pasado, el Área Metropolitana de Buenos Aires y el resto de la Provincia recibieron $176 mil millones en subsidios económicos. El senador Marino considera que el reclamo de la Gobernadora de Buenos Aires es entendible, pero también plantea que es importante tener una mirada más federal: “Tenemos que comprender que las provincias no son islas para que no se transforme en un ´sálvese quien pueda”.

El abogado especialista en Derecho Tributario Gabriel Esteban Ludueña explicó “las soluciones políticas son difíciles de alcanzar, porque nadie está dispuesto a rescindir recursos por propia voluntad.” Y el economista Felix Montemurro agregó que “es fundamental llegar a un acuerdo amplio por el cual el resto de las provincias cedan fondos al Gobierno de Buenos Aires y que también la Nación haga su aporte para contrarrestar esos menores recursos que van a tener el resto de las provincias.”

En relación a esto, Hugo Yasky concluyó: “Las provincias más chicas tienen menos capacidad de presión que la que tiene Buenos Aires, por eso hay que encontrar una solución política en la que el Gobierno Nacional esté involucrado y discutir, en el marco del Congreso Nacional, una redefinición de qué es lo que se coparticipa en las provincias. Hay que agrandar la torta que se reparte para resolver el problema sin quitarles a los más pobres.”

Por: Camila Loch, Argi Azpilicueta, Luciana Coraggio y Rosario Grimaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *