El techo de cristal de las mujeres en la industria cinematográfica argentina

Compartilo

Según el último informe del Observatorio de la Industria Audiovisual Argentina (OAVA) solo 2 de cada 10 películas son dirigidas por mujeres. Qué pasa en la industria de cine donde la tan ansiada silla de director pareciera ser lejana.

En la década del empoderamiento de la mujer, del movimiento #MeToo, del despojo de los estereotipos y de la defensa de los derechos seguimos hablando de la brecha: salarial, de género y social. Esto se ve reflejado en todos los ámbitos de la vida, desde el trabajo hasta el club o inclusive en series y programas de televisión. La industria cinematográfica es otro gigante que sigue reforzando los estereotipos. 

¿Qué pasa en el plano local? La industria audiovisual crece a grandes pasos pero se sigue velando por la paridad de salarios y la igualdad de oportunidades. Según el último informe del Observatorio de la Industria Audiovisual Argentina (OAVA),  sobre igualdad de género, hay más mujeres que hombres egresadas de postgrados, maestrías y doctorados de Artes Audiovisuales. Pero a pesar de los datos, la inserción laboral no demuestra lo mismo. 

Los puestos de trabajo en producciones de largometrajes son ocupados principalmente por hombres y los roles en los que las mujeres se desempeñan con más frecuencia denotan un cierto estereotipo femenino, como maquillaje, vestuario y peluquería. La tan ansiada silla de director resulta lejana: 2 de cada 10 películas son dirigidas por mujeres. 

El festival que celebra a la mujer

“Ustedes saben que La Mujer y el Cine ya tiene 33 años, lo creó un grupo de mujeres de cine -ya habrán oído hablar un montón de veces de ellas- pero que justamente pensaba que si vieran hoy esto, se emocionarían tanto como yo porque de verdad fue un camino trazado. Es el camino que seguimos siguiendo y es el camino, también, que queremos continuar, que de alguna manera se propague y cada vez seamos más”, así inauguró el festival de La Mujer y el Cine 2021 Annamaría Muchnik, presidenta de la Asociación.

El viernes 9 de abril se llevó a cabo vía YouTube el festival que se celebra hace ya 33 años. La Asociación Cultural fundada por directoras como María Luisa Bemberg (Camila) , Lita Stantic (Un muro de silencio) y Beatriz Villalba Welsh (primera directora de la asociación), entre otras, busca estimular a las mujeres a ejercer roles de liderazgo en el cine, y difundir esas obras que no siempre contaron con el apoyo de los circuitos de distribución y exhibición.

Al preguntar cómo se ve el rol de la mujer en el cine no debemos olvidar que detrás de la pantalla hay todo un equipo de producción que deja su marca en la obra. “El audiovisual tiene el poder de generar y transformar los modelos de comportamiento, hábitos y conductas. Sólo consiguiendo la paridad de género en la industria audiovisual podremos ofrecer imágenes de mujeres y diversidades que rompan los estereotipos y combatan la violencia de género”, cuenta en diálogo con Punto Convergente Annamaría Muchnik.

Muchas veces, sucede que aunque estemos interesados en el cine argentino, solo vemos la punta del iceberg. Según la presidenta de La Mujer y El Cine, la otra puerta al mundo cinematográfico se da por festivales, concursos, mesas redondas, seminarios y charlas como las que organiza la Asociación.

Ser directora en carne propia

El camino inició hace ya muchas décadas atrás. Las mujeres que formaban parte de la industria cinematográfica argentina -y no eran actrices ni bailarinas- no eran reconocidas con mucha frecuencia hasta que aparecieron en escena Lita Stantic y María Luisa Bemberg. Si bien les decían que “el cine no es un lugar para mujeres”, no se dieron por vencidas y ganaron el reconocimiento internacional con la nominación a los premios Oscar de 1985 con la película “Camila”.

Muchos nombres surgen como Lucrecia Martel y Albertina Carri, pero si avanzamos en el tiempo vemos un espectro que se vuelve más amplio. “Creo que es complejo hacerse lugar en la industria del cine, seas hombre o mujer. En mi caso, como no encontré la forma, empecé yo misma a producir las películas que me interesaban, porque si tenía que esperar a que alguien me diera bola, no lo hacía más”, explica Jimena Monteoliva, directora (Matar al dragón) y fundadora de la productora Crudo Films.

En pleno 2021 la industria a nivel mundial parece progresar. El pasado 25 de abril se llevó a cabo la ceremonia de los premios Oscar y para sorpresa de todos la estatuilla como Mejor Director se la llevó a casa la china Chloé Zhao, por la película Nomadland.

Póster del cortometraje “Rita, la salvaje”

“Tiene que naturalizarse todo. ¿Por qué lo natural es la desigualdad? ¿La diferencia salarial? ¿Por qué siempre son los mismos que reciben un subsidio?”, se pregunta Valeria Massimino, directora y guionista de “Rita, la salvaje”. Cortometraje que sigue a Pablo Felice (Rita), quien es una drag queen que vive en primera persona la discriminación de la sociedad. El corto dirigido por Massimino ganó junto con “El nombre del hijo”, el premio a Mejor Guión de Argentores Cultura.

“En teoría cada vez está mejor (¡de pronto Chloé Zhao gana un Oscar!), pero en la práctica, se ve muy poco me parece. El día que no tengamos que responder preguntas como esta (¿cómo se ubica hoy el rol de la mujer en el cine?), será el día en que estemos ubicadas en paridad con hombres. Mientras tanto, esa diferencia existe, es real, incómoda”, dice Monteoliva.

Será cuestión de ver qué está sucediendo en las bases de la industria cinematográfica, si se crean espacios para esta oleada de “nuevas” directoras o, como remarca Monteoliva, si persiste esta creencia popular de que a la mujer no se le puede confiar una responsabilidad tal como la de dirigir un proyecto audiovisual.

Crédito foto de tapa: Festival “La Mujer y El Cine 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + cuatro =