El sistema sanitario de Lanús, en crisis

La salita “25 de mayo” ubicada en el centro de la ciudad de Lanús, parece un edificio fantasma. Al entrar uno se encuentra con una supuesta mesa de entrada, pero no hay ningún rastro de alguna persona encargada de dar información o derivar al sector que uno necesita. Lo único que está a la vista son carteles cortados y escritos a mano donde informan las novedades del lugar. El más llamativo y preocupante anuncia: “No hay enfermería ni pediatría”.

La salud en el Municipio de Lanús es un problema serio que cada año se incrementa más y presenta mayores falencias con respecto a la atención de los profesionales, la infraestructura, entre otros. Las unidades sanitarias que pertenecen al municipio no se encuentran en buenas condiciones ni logran cubrir las funciones que le son asignadas. La comunidad denuncia falta de medicamentos, uso de remedios vencidos, una infraestructura paupérrima, robos y golpizas dentro y fuera de las salas a los profesionales, entre otras cosas.

Estas salas están ubicadas en zonas periféricas de la región y son parte del primer grupo de asistencia sanitaria. Los vecinos del municipio, ante cualquier malestar que presentan, pueden dirigirse allí para ser atendidos y si se cree necesario, son derivados al hospital provincial Evita de Lanús. Al no poder cumplir con las tareas básicas de un lugar de asistencia médica pública se produce la crisis ya que los pacientes se auto-derivan hacia otros centros de salud públicos que pertenecen a otros niveles: así es como se produce un desborde en la atención del Hospital Evita de Lanús.

Al recorrer las unidades sanitarias, se pueden comprobar los dichos de los vecinos del municipio. Cuando se buscan explicaciones nadie da respuesta y si se transita por la salita no se cruza con nadie que pertenezca al equipo de trabajo. En el recorrido también se observa que la sala de urgencias de pediatría se encuentra desactivada, las luces están apagadas, las puertas cerradas, no hay rastros de trabajadores. Otro dato curioso es que hay un solo baño de mujeres y otro de hombres a los que les falta limpieza, luz, papel higiénico, en la pileta para lavarse las manos no hay jabón, ni toalla o papel para secarse. También, hay rastros de que en algún momento ese baño tuvo un cambiador o una mesada posiblemente destinado a cambiar bebés o apoyar cosas, lo único que hay hoy son dos caños que ponen cada vez más en evidencia la falta de mantenimiento que le falta a la unidad.

Los profesionales de la salud se niegan a dar declaraciones por miedo a sanciones, retos o pérdida del empleo, la única frase que dan es “Es un tema bastante complicado, más en esta época de transición”. El doctor Aníbal Pérez, médico clínico y pediatra cuenta de lo mal que ve el sistema de salud en general y habla de la “Década ganada” refiriéndose al gobierno anterior. Cuando surge el tema de los asaltos y maltratos a los médicos y enfermeras, comenta: “Esta es la década ganada, la gente ya no tiene respeto, no le importa nada del otro, pero es algo que excede al sistema de salud pública se da en todos los ámbitos. Cuando yo hacía, hace muchos años atrás, mi residencia trabajé en una salita y en cinco años de trabajos sufrimos un solo robo, hoy en día es algo cotidiano”.

En cuanto a la política, el sistema de salud parece no ser una prioridad para el municipio. El Concejal Heriberto Deibe por el partido ganador en Lanús, Frente Renovador, cuenta que “De todos los sistemas de salud, el de Lanús es uno de los peores”, también comenta que uno de los grandes problemas que presenta el sistema de salud es que del presupuesto destinado, la mayoría se va en sueldos y así no se puede administrar bien el dinero para dar mejores insumos a las salas”.

El presupuesto que se presentó en el Concejo Deliberante en el sector de la Secretaría de Salud es uno de los más elevados, el total es de $138.040.901,70 (pesos) de los cuales $123.546.401,70 van destinados a los gastos en personal, para los gastos en bienes de consumo se van a destinar $6 .853.500; en gastos no personales, $5.788.000 y para los bienes de uso se destinarán solo $1.853.000. No se puede negar que hay dinero.

A la hora de detallar las políticas presupuestarias y lo que se prevé realizar con este presupuesto se habla de una optimización de los recursos, poner énfasis en la planificación de compras de insumos y medicamentos teniendo en cuenta el consumo mensual de los mismos, también menciona la utilización de recursos para una remodelación de los Centro de Salud.

“Con estas políticas se espera fortalecer la estrategia de atención primaria de la salud y el primer nivel de atención y se quiere tratar de que todo esto favorezca la accesibilidad de los vecinos de Lanús a los servicios y mejorar los indicadores sanitarios”, agrega la Licenciada Vanina Castro quien trabaja en la Dirección de Salud Comunitaria en la Municipalidad de Lanús.

Las propuestas están hechas y el presupuesto está fijado, ahora solo falta ver cómo lograr que todo funcione mejor en el ámbito de la salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *