El número de deudores alimentarios en el país baja: se encuentran soluciones

Compartilo

¿Qué conlleva criar a un hijo cuando los padres están separados? y ¿Qué pasa cuando una de las mitades no cumple? Los deudores alimentarios son todas aquellas personas que, luego de un acuerdo homologado ante el juez o sentencia judicial que establece una cuota alimentaria, no cumplen con ella (total o parcialmente) durante tres períodos seguidos o cinco alternados.

El tema no se trata simplemente de números – es importante entender que detrás de cada uno de estos deudores se encuentra un niño. Entre los años 2002 y el 2012, la cantidad de deudores alimentarios en el registro de la Ciudad de Buenos Aires se mantuvo estable, oscilando entre 100 y 200.

Pero a partir del 2013, la cantidad de registrados incremento – hasta que en el año 2017 se observó un récord de con 1466 deudores alimentarios inscriptos, debido a que se firmó un acuerdo con otra provincia, con lo cual se incluyó la sumatoria.

En el 2018, el 100% de los deudores fueron hombres.

Desde el año 1999 se mantiene un registro de los deudores alimentarios morosos en la Ciudad de Buenos Aires, y recién el año pasado se presentó un proyecto de ley para crear un Registro Nacional. Igualmente, las personas inscritas en el registro de  la Ciudad, a su vez están inscritas en los registros de otras provincias, incluyendo Mendoza, Chacho, Tucumán y Salta, y vice versa.

Como solución al problema,  todo aquello que se encuentre inscripto en el Registro, según la Ley 269 se enfrenta con ciertas sanciones.  Entre ellas, las Instituciones u Organismos Públicos de la Ciudad no podrán abrir cuentas corrientes, obtener tarjetas de crédito, otorgar habilitaciones, concesiones, licencias o permisos, como tampoco podrán pedir o renovar créditos en el Banco de la Ciudad. Tampoco podrán tener licencia de conducir.

Estas sanciones implican una complicación importante para aquellos que no están cumpliendo con su parte. Uno de los casos más recientes fue un hombre que fue denegado el ingreso a San Isidro Club tras tener una deuda de 800.000 pesos de cuota alimenticia.

Del 2017 al 2018 se registró una baja significativa en la cantidad de deudores alimentarios en la Ciudad de Buenos Aires, algo que sucedió gracias a ciertas sanciones que se crearon para evitar el crecimiento de estos. Para que una persona no figure más en el registro, debe cumplir con su deuda y por lo tanto se emitirá un certificado.

“La cantidad de certificados emitidos ha crecido exponencialmente debido a la firma de convenios con cámaras e instituciones que se han comprometido con el gobierno de la ciudad a solicitar a sus empleados, asociados o empresas contratantes pedir el certificado de deudor alimentario,” cuenta Dr. Adrián Nicolás De Stefano, director General de Justicia, Registro y Mediación de la Ciudad, “Así es que de 7.794 certificados emitidos en 2012 para personas, en 2018 se emitieron 55.668 certificados.”

Se cancelan o levantan las inscripciones cuando llega un oficio judicial ordenando a la dirección a sacar del registro a una determinada persona a raiz que cumplimento con su deuda. 

El registro también incluye las profesiones de los deudores, que el año pasado se encontró encabezado por empleados, seguido por comerciantes, en tercer lugar choferes y en cuarto, empresarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + siete =