El mejor amigo de los niños con autismo

Compartilo

Una organización se ocupa de vincular a chicos que padecen trastornos con perros criados para acompañarlos

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 chicos tiene Trastorno del Espectro Autista (TEA), un grupo de afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje. 

La ONG Bocalán Argentina trabaja desde hace más de 7 años en el entrenamiento de perros de asistencia para estos niños. Es la única organización que lo hace en el país.

Margarita Ziade es psicomotricista y trabaja en terapias con perros y caballos desde hace más de 17 años. En 2011, fundó la asociación sin fines de lucro, Bocalán Argentina. Se trata de una filial de la Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social, de origen español. 

“Me formé con Bocalán España y decidí traer a nuestro país este proyecto que incluye intervenciones, entrenamiento y entrega de perros de asistencia para chicos con el espectro autista y para discapacitados”, relató Ziade.  Así es que logró “con pasión e interés” convertir su profesión y trabajo de todos los días a “transformar la vida de alguien con un perro entrenado”

Ziade trabaja con perros y caballos desde hace 17 años.

«Transformar la vida de alguien con un perro entrenado»

Sobre cómo es que la llegada de un perro puede mejorar la calidad de vida de un chico que padece el trastorno del espectro autista (TEA), Ziade reveló: “pensamos siempre en generar inclusión social de la familia”. Por ejemplo, una de las habilidades de los canes entrenados es “la seguridad vial”

“Cuándo el nene autista quiere escaparse porque hay algo que llama su atención o tiene intolerancia a algún estímulo, el perro les permite atravesar esas instancias sociales para ser parte de un entorno social seguro. Ellos van con un cinturón y una correa flexible atados al animal, que centra la atención en él”, manifestó la fundadora de Bocalán Argentina. 

En general, en la asociación trabajan con Labradores: “tienen boca blanda, traen objetos constantemente, son muy fáciles de entrenar y responden al refuerzo primario que es la comida. Son perros que se pueden manejar y tienen las características fisiológicas, físicas, mentales y sociales para poder realizar la tarea”, aseguró Margarita. Y especificó que de los 28 perros que llevan entrenados, 26 han sido labradores. 

Sobre el proceso de entrega que llevan a cabo desde la Fundación Bocalán, Ziade remarcó: “Los perros no se adoptan, sino que se entregan en conformidad por contrato y de por vida. El perro es nuestro y cada tanto podemos ir a a visitarlo o retirarlo en caso de que sufra maltrato”

En general, entrenan a labradores.

Si bien cada historia tiene “su significado, su peso y su lugar en el corazón de la asociación”, una de las historias que Margarita recuerda con mayor cariño es la de la perrita Volta: “Una mamá me dijo que en dos meses la labradora consiguió lo que ella cómo madre no había logrado en siete años”

“Una mamá me dijo que en dos meses la labradora consiguió lo que ella cómo madre no había logrado en siete años”

“Hay familias que pueden volver a vacacionar, a subirse a un auto e ir a visitar familia que vive en el interior, estar en lugares públicos y recuperar su vida gracias a los perros que les entregamos”, afirmó. 

Bocalán Argentina es una fundación sin fines de lucro que se financia con donaciones en su totalidad, para colaborar visitar el sitio: https://bocalanargentina.org/#!/-inicio/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + dieciseis =