El lado verde del Lollapalooza Argentina

Compartilo

El festival de música brindó un espacio para promover la conservación ambiental y hábitos sustentables en un fin de semana a pura música.

El domingo pasado marcó el final del festival de música más grande del año: Lollapalooza Argentina, que se celebró por sexto año consecutivo en el Hipódromo de San Isidro.

El evento reunió a más de 100 bandas y artistas como Kendrick Lamar, Arctic Monkeys, Twenty Øne Piløts, Lenny Kravitz, Post Malone, Sam Smith y Tiësto. Sin embargo, no todo fue música. Y es que desde el festival son conscientes del impacto ambiental que tiene un evento de esta magnitud y por eso decidieron actuar en consecuencia.

“Cada vez implementamos más voluntarios y más acciones para reducir la huella ambiental que deja el festival. Este año, aparte de los voluntarios, el festival agregó un Rock And Recycle Point, un stand donde el público podía retirar una bolsa, llenarla de material reciclable y a cambio recibir una carga Cashless (en la pulsera que se utiliza para ingresar al festival) como forma de agradecimiento por haber participado. El monto fue de 350 pesos. Creemos que con acciones como estas se aumenta la cantidad de material reciclable recolectado y se concientiza mucho más sobre la importancia de la separación en origen ”, explica Benjamín (25), voluntario y coordinador de esta iniciativa desde hace más de 3 años.

“Espíritu Verde” Lollapalooza Argentina 2018

Desde la organización lo definen como un espacio que busca fomentar un estilo de vida más sustentable, consciente y responsable con el medio ambiente. A su vez, el festival se asocia con reconocidas organizaciones y referentes con el objetivo de hacer llegar este mensaje a la gente, desde un lugar recreativo e interactivo.

Cada año se convoca a voluntarios comprometidos con la temática ambiental para que participen de este programa de reciclado. Su objetivo principal es participar activamente en la concientización del público y promover la correcta separación de los residuos para evitar que los reciclables terminen en la basura.

“Este año fue el año que más personas participaron. Fueron 1000 voluntarios que se presentaron los 3 días de festival”, comenta entusiasmado Benjamín.

Según los datos oficiales del Lolla, durante la edición del 2018 se reciclaron: 32 toneladas de vidrio, 2300 kg de plástico, 550 kg de cartón y papel, y 1500 kg de aluminio.

En cuanto éste año todavía no se ha hecho el pesaje de los materiales, pero calculan que están cerca de las 9 toneladas de material reciclable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =