Deportistas extranjeros, el desafío de una doble adaptación

Chicos de distintas partes del mundo vienen a la Argentina a practicar deportes profesionalmente, y entre los retos más grandes a los que se enfrentan están adaptarse a una nueva cultura, organizar su tiempo entre el estudio y la práctica del deporte, y acostumbrarse al nuevo ritmo de entrenamiento.

Las razones por las cuales vienen al país son distintas, pero los unifica la idea de poder avanzar en lo que eligieron.  Carlos Vivas es un chico de 15 años que llegó desde Venezuela a practicar natación al Lawn Tennis Club de Ramos Mejía.  Se trasladó con su familia debido a la crisis por la que pasa su país, y aprovechó la oportunidad de continuar con su entrenamiento deportivo.  Otro caso es el de Andrés Hernández, de 18 años, que llegó desde El Salvador hace cuatro meses para jugar en la quinta división del club River Plate.

Los entrenadores dicen que el proceso de adaptación de los deportistas que llegan desde otros países no es tan fácil, ya que deben acostumbrarse a una nueva cultura y a una forma de vida diferente.

Diego Castro, entrenador de natación de Vivas aseguró: Son muchos los cambios que tienen de una sociedad a otra, culturalmente somos muy diferentes, y tenemos que esperar a que maduren a nuestra idiosincrasia”.

Mientras que según Oscar Aquino, entrenador de las inferiores de Boca, el proceso de adaptación es lento. Lleva varios meses, todo pasa por la ideología de los países de los que vienen los jugadores, nosotros tratamos de ayudarlos en todos los aspectos, el desarraigo familiar a veces cuesta más en algunos jugadores, pero después de un tiempo se acostumbran y son uno más entre nosotros.

En el caso de Carlos Vivas, al principio fue difícil acostumbrarse a su nueva vida y rutina, pero con el  tiempo logró adaptarse a los cambios. “Cuando llegué me sentía inseguro porque en Venezuela tenía muchos amigos y cuando iba a entrenar era ir a disfrutar, pero acá no conocía a nadie y eso me afectaba. Después, la gente me fue conociendo, tenia mas confianza y me enfoqué  más en ganar mis competencias, me fui adaptando con el tiempo”, contó Vivas.

Para el proceso de adaptación de chicos menores de edad, los entrenadores son clave ya que deben dar apoyo moral y psicológico para contribuir al desarrollo de los deportistas. Al estar lejos de su familia, necesitan otro medio de contención para poder lograr sus objetivos personales. Tenemos que ayudar en su adaptación, hay que contenerlos, y por eso es importante no ser hostiles en los primeros momentos, no exigimos de más porque sabemos que están sufriendo todo un cambio de una sociedad a otra, asegura Castro.

Para el futbolista, también los primeros días fueron los más difíciles: Creo que lo más difícil fue dejar mi vida allá,  todo lo que tenía  y empezar de nuevo. Para mí fue más complicado ya que siempre fui alguien muy apegado a la familia. Al principio me sentía muy tímido, pero ahora gracias a Dios al pasar del tiempo logre ganar mas confianza y estoy con la mente en triunfar con este club.

Otro ritmo

Al llegar al país también se tienen que acostumbrar a los ritmos de entrenamiento, que muchas veces son diferentes a las prácticas que realizaban en su país. Para el nadador venezolano ese fue uno de los retos a los que se tuvo que enfrentar cuando vino a la Argentina. El entrenamiento acá es mucho más fuerte que el de allá y me costó mucho adaptarme. En Venezuela solo hacia una sesión de entrenamiento, mientras que acá tengo doble turno en el que entreno todos los días de las 7 a 11, voy a clases y luego vuelvo a entrenar de 18 a 20. Es mucho más pesado acá”.

Andrés Hernández, al venir a jugar fútbol al país se dio cuenta de que el nivel de juego y el ritmo de entrenamiento es más alto que el que tenía en El Salvador. “Es más rápido, más físico y la competencia entre los mismos jugadores te hace exigirte más, contó el salvadoreño.

Para tener constancia y lograr disciplina en el deporte, la educación es otro aspecto relevante. Algunos deciden estudiar y practicar su disciplina al mismo tiempo y eso a largo plazo los ayuda. “La educación es importante. Y el compañerismo, el respeto hacia el docente, hacia sus compañeros y hacía su rival deben hacerse valer día a día, aseguró el entrenador Castro.

Una vez adaptados, los deportistas demuestran que pueden aportar de su talento al país y que se puede triunfar en esta disciplina. Ese fue el caso de Vivas, cuando ganó el primer lugar en los 400 libre del nacional de verano de 2017, que se llevó acabo en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). Así contó su experiencia: “Mi logro más grande fue cuando fui campeón nacional porque en Venezuela nunca logré quedar en los primeros tres del país y en cuatro meses acá pude quedar primero de todo el país. Eso hizo que todo valiera la pena”.

En tanto el futbolista de River, también tuvo su momento de relevancia el pasado domingo contra Boca Juniors, en su primer Superclásico en 5ta división. El jugador anotó un gol de penal, sobre la hora, y ayudo al equipo a empatar a Boca 2 a 2 como visitante. Sobre su gran inicio en el club dijo: “Fue una manera linda de debutar en un clásico, fue muy emocionante. Estoy muy contento  estaba seguro de que lo quería marcar, no la pensé dos veces, sentí que estaba suficientemente seguro como para hacerlo. Cosas como estas hacen que todo valga la pena”.

Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *