Delfina Chaves: “Tengo muy claro hacia dónde quiero ir con mi carrera”

Mientras la muchedumbre la encasillaba en el mismo camino de su hermana Paula, Delfina Chaves trabajaba silenciosamente en sus propias metas. Después de haber formado parte de las obras “Criatura emocional” y “La casa del mar” afirma que actuar es lo que ama hacer. Próximamente hará una nueva aparición en la nueva novela de Telefe “Amar después de amar” ¿Quién es esta joven que crece a pasos agigantados?

¿Qué sentiste en tu primer debut televisivo, cuando te viste en pantalla en “La casa del mar”? No como Delfina profesional sino como la persona que con 20 años se posiciona rápidamente

Siempre verse con el producto ya hecho reflejado en la pantalla va a ser rarísimo.  Verme en “La casa del mar” la verdad fue increíble, no lo podía creer. Fue como un sueño hecho realidad. Por la calidad en la que estaba filmada, por la calidad de guión, fotografía y de elenco, porque la gente que laburo detrás de cámara, desde los técnicos, los productores, el director, el guionista, y toda la gente con la que yo compartí escena era como un aprendizaje constante. Eso es lo que yo más agradezco de haber pasado por ahí: la cantidad de cosas que yo aprendí. Entonces, eso fue lo más loco y lo que a mí más me impactó. Tener 20 años y haber pasado por un producto así para mí fue un debut televisivo que parece ya estar jugando en primera, digamos.

En muchos medios confirmaste que “hacer buenos productos” era por sobre todas las cosas tu mayor satisfacción ¿siempre fue tu principal objetivo?

Sí, siempre. En realidad, si bien soy chica y acabo de arrancar, creo que a nuestra edad tenemos que hacer todo lo que se nos presenta y todos los productos a los que nos convocan. Es re importante ganar experiencia, aunque siempre igualmente traté de elegir. Yo sigo haciendo castings y dando audiciones, es muy raro que a mi me llamen ya para convocarme para completar un elenco. Pero la realidad es que sigo como una especie de camino, tengo muy en claro hacia dónde quiero ir y la forma en la que voy a llegar a ese objetivo.

Entonces no es por “hacer buenos productos” sino simplemente por hacer productos que a mi me llamen algo la atención o en lo que yo sienta que puedo aprender. Si yo veo que no tengo nada para aprender o que la verdad no me siento íntegra -sí, esa es la palabra- o siento que no me estoy respetando o que lo que estoy haciendo no es algo que me identifique, entonces lo más seguro es que no lo haga. Porque no lo voy a poder defender, porque no me voy a poder poner la camiseta de lo que estoy haciendo y la verdad que para mí todas esas cosas a la hora de elegir un proyecto son muy importantes y son variables en las que depende mucho la decisión que vaya a tomar.

Es innegable que estás en un momento exitoso de mucho trabajo. Ya tenés tu lugar en “Amar después de amar” ¿Qué podés adelantarnos?

Fue una experiencia muy buena. Nunca había hecho tira diaria. “La casa del mar” fue unitario, grabado como una película casi e hice en dos oportunidades teatro, pero nunca había participado de una tira diaria tan fuerte de grabación de 10 horas por día, todos los días.

¿Qué puedo adelantarles? La verdad que es un producto que no sé si se vio antes, porque cuenta con una calidad cinematográfica verdadera y con un guion que apuesta a un formato muy distinto, ya que se va contando en dos líneas temporales, en pasado y en presente. Entonces la ida y vuelta de estos dos tiempos genera como una línea argumentativa que no se contó antes en la televisión, creo. Y por esa cuestión y por el uso de un montón de otros recursos, creo que es una tira que apuesta a algo muy distinto y está buenísimo que la televisión se empiece a jugar de esa forma y mostrarle al público que se puede.

¿Tuviste o tenés alguna influencia o modelo a seguir? ¿En qué te inspirás?

La palabra “modelo a seguir” siempre me fue un poco ajena, porque es muy difícil tener a alguien tan pero tan de cabecera que vos digas “sí, la verdad que lo sigo y le sigo los pasos, y haría todo en la forma que él lo hace”. Yo quiero ser actriz, trabajo de actriz, no me considero todavía que soy una persona que esté formada lo suficiente como para llamarse a sí misma “actriz” pero como influencia o en qué me inspiro, yo… miro muchísimo cine y voy mucho al teatro. Siento que en esta profesión es muy importante rodearse y ver.

¿Actuás por vos o para provocar alegría en el espectador que te mira desde el otro lado de la pantalla?

Y mirá… Es muy raro que alguien te diga que lo hace para provocar algo en el otro porque lo cierto es que nosotros no tenemos ese poder de elegir qué provocar en el espectador. Yo me dedico a esto porque no me veo dedicándome a otra cosa, porque amo lo que hago. Tengo la suerte de que mi hobbie y mi trabajo sean lo mismo; entonces me dedico a esto en mis tiempos libres, cuando trabajo, cuando estoy de vacaciones, siempre estoy conectada de alguna forma a esta profesión. A mí, la verdad que hacer esto me llena. Después lo que yo provoco en el espectador o lo que provoco en otra persona eso es como un mimo, una caricia. Que la gente se te acerque y te diga “me gustó mucho lo que hiciste en ‘La casa del mar’, me sentí muy identificada por tales cuestiones, por tales otras”.  Eso es como un mimo, es como sentir que voy por el camino correcto.

Por Agustina Vanella y Antonella Salvucci

Deja un comentario