Postales que dejaron las PASO

Compartilo

Desde Punto Convergente, te dejamos tres postales de las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO), llevadas a cabo el 9 de agosto.

Tras el telón del cambio

“Los invitados llegan alrededor de las nueve”, contó Susana, la encargada de más de 35 mozos en el pabellón general del bunker de Cambiemos. Eran las 4 de la tarde, y a estos chicos les esperaban más de cinco horas de espera, pero no lo sabían todavía. Sentados sobre las bachas llenas de botellas de Coca-Cola y agua mineral, aguardan pacientemente que lleguen los invitados.

Sobre sus cabezas penden los famosos globos celestes y blancos, reemplazando los amarillos. En las pantallas donde más tarde aparecerían los candidatos, se transmitía “Los Tuyos, Los Míos y los Nuestros”; los guardias pedían que subieran el volumen. La sala, ampliada por la ausencia de gente, parecía oscura y triste a pesar de las psicodélicas luces de colores. (seguir leyendo)

La mesa 623

11.40

Alto porcentaje de humedad, probabilidad de lluvias y nubes cubren la zona norte en Olivos, sobre la calle Rawson, en el Colegio San Andrés.

Media cuadra de fila, únicamente para entrar. “La última vez pregunte por mi mesa en la puerta y entre directamente sin hacer fila”, susurra una señora de cabello castaño y estatura baja

Se aclaran gargantas, se tose, pasan autos cuidadosos de no rozar a los otros autos estacionados en ambos lados de la calle. (seguir leyendo)

“¿Votás por primera vez”?

El noticiero pronostica 18°C, aunque en la farmacia de la esquina hay un cartel que detecta 22 grados. En el barrio de Caballito, una sede de la Universidad de Morón abre sus puertas para las PASO presidenciales. “Qué suerte que no llueve”, comentan, aunque el piso, tanto del patio del fondo como del pasillo principal y de las aulas, está húmedo. Se ven huellas marrones en el suelo, originalmente gris y verde, y ahora sucio, por donde la gente camina y espera su turno. Un día poco agradable para conocer un cuarto oscuro.

En la mesa 2440 hay una fila de 31 personas, mientras en la 2446 esperan siete. Pero se mueve rápido. (seguir leyendo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 17 =