Buenos Aires quiere convertirse en ciudad resiliente

El gobierno porteño anunció la Estrategia de Resiliencia, que tiene como objetivo la eficiencia, la integración social y urbana, como también la implementación de nuevas tecnologías para lograr una ciudad inteligente y medio ambiental amigable.
La Capital Federal, que forma parte de la red mundial de 100 ciudades resilientes organizada por la Fundación Rockefeller, presentó este año al estrategia de gobierno para abordar la cuestión.
El término resiliencia tiene varios significados. En la física, se trata de la capacidad de los objetos de volver a su condición original después de sufrir un shock. En la psicología, la habilidad de las personas de recuperarse de un suceso traumático y que el individuo salga fortalecido.
En relación con las ciudades, el director del Programa de Ciudades de Cippec, Gabriel Lanfranchi explicó a Punto Convergente que “la palabra está relacionada a cómo las urbes están preparadas para efectos de tensión como, por ejemplo, climáticos, migratorios o inclusive bélicos y la capacidad que poseen para reponerse”.
Según las Naciones Unidas, el 70% de la población vivirá en las grandes metrópolis antes del 2050, es decir, cerca de 2.500 millones de personas se sumarán a las urbes en los próximos años. De allí, que la resiliencia urbana adquiere un rol muy importante en la planificación e intervención de las ciudades.
Consultado sobre la situación actual de la Ciudad de Buenos Aires, Lanfranchi indicó: “Si bien la Capital Federal está muy bien posicionada en términos de resiliencia, el Aglomerado del Gran Buenos Aires (AGBA) no tiene una estrategia definida” y añadió: “Nosotros, desde Cippec, pensamos que nunca Buenos Aires va a ser resiliente si su entorno metropolitano no lo es”.
Este fenómeno es demostrativo según Lanfranchi de la falta de trabajo mancomunado e interdisciplinario entre los distintos intendentes de la Provincia de Buenos Aires para la realización de políticas públicas que abarquen la mitigación del cambio climático, la separación y reciclaje de residuos, la inversión en transporte y la utilización de nuevas tecnologías, entre otros.
La Ciudad de Buenos Aires no es ajena al cambio climático, que es un fenómeno que llegó para quedarse. Entre las principales amenazas que presenta se encuentran las inundaciones, los focos de calor superficial y los fuertes vientos.
Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *