Blind Communicator, una app para personas con discapacidad visual

Compartilo
Fue creada por Leonardo Russo, un empleado público y programador y le permite al usuario con discapacidad visual o motriz utilizar un dispositivo móvil. La app incluye variedades como escuchar música, navegar por la web y hasta utilizar aplicaciones de terceros como Whatsapp y Facebook.

Luis Soldati tiene 70 años, es no vidente y además tiene paraplejía. Sus dificultades para comunicarse afectan mucho su vida cotidiana. Su fe, ahora, está depositada en una app que puede cambiarle la calidad de vida: Blind Communicator. “Es una aplicación gratuita y libre para personas con discapacidad visual, que tiene como fin la integración de personas ciegas al mundo de la tecnología móvil”, explica Leonardo Russo, creador de la app.

“La aplicación es cómoda y se aprende fácil”, dice Luis – que ya se hizo usuario de Blind Communicator hace 3 meses.  “Disfruto de la app, es positiva, hay que darle empeño y tener ganas de aprender. Con la aplicación, por ejemplo, puedo mandar mensajes con mi voz y el otro lo lee en texto”, explica Luis.

La app le permite al usuario escuchar música, usar una grabadora de voz, enviar y recibir SMS, recibir y realizar llamadas, navegar por la Web con el motor de Google como punto de partida y crear y eliminar alarmas y contactos. Con un desliz de los dedos hacia arriba y hacia abajo se puede desplazar por los menús y seleccionar la opción deseada. También tiene una guía de voz que hace el trabajo por el usuario.

La idea surgió en 2012. Un instructor en personas con discapacidad visual le comentó a Russo que utilizaba un tipo de software llamado “lectores de pantalla”, que sirven para orientar al usuario no vidente. Lo que ocurría era que el software tenía muchas limitaciones y dejaba al usuario disconforme: “En base a esas necesidades y experiencias, me gustó la idea de poder brindar una alternativa y desarrollé una aplicación para computadoras de escritorio llamada SAII (Sistema Auditivo de Integración Informática) que ofrecía una interfaz gráfica simplificada junto con una guía de voz que informaba al usuario sobre las opciones en la pantalla”, explica el programador. De esta manera, el usuario no vidente no necesitaría de un instructor y tendría más independencia tecnológica.

Esa independencia en la que hace foco la app es fundamental para Luis: “Para alguien como yo que es no vidente, es fácil entender lo que plantea Russo: lo dificil para nosotros, los ciegos, es tratar de averiguar dónde estamos parados, encontrar algo que nos favorezca para expresarnos. Quiero intervenir en los momentos y no aislarme”, reflexiona Luis.

La aplicación fue nominada como Proyecto Innovador en el Concurso Innovar y ese fue el punto de inflexión hacía el mundo móvil: “Mis canales de difusión como desarrollador independiente eran muy limitados. Por esa razón, decidí aplicar el concepto de SAII a una App para dispositivos móviles que estuviera publicada en una tienda de aplicaciones y que luego se llamó Blind Communicator”, relata Leonardo. “Como no se le cobra a una persona ciega por ayudarla a cruzar una calle, tampoco se le debería cobrar por ayudarla a usar un celular; nadie elige tener una discapacidad y en consecuencia, nadie debería ganar dinero gracias a una persona con esa condición”, afirma Russo.

La aplicación se encuentra disponible en 8 idiomas: español, inglés, portugués, francés, italiano, alemán, ruso e indonesio. “Esta diversidad lingüística fue posible gracias a traductores voluntarios, que se encuentran mencionados en la descripción de la App como un reconocimiento a su labor altruista”, concluye el programador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 6 =