10 horas de guerra

Estudiantes y profesores de la Universidad Católica Argentina (UCA) y la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) fueron a la guerra. Sí, a los Juegos de guerra que organiza la Escuela de Guerra Naval, una simulación de crisis donde los participantes viven una situación de agresión externa. En una isla del Atlántico Sur, dos países se disputan dos zonas -una petrolífera y una marítima-

Lucas Ghioldi (de pie junto al atril) alumno de Periodismo de la UCA cumpliendo el rol de vocero de la Cancillería durante la conferencia de prensa

que se encuentran ubicadas en la frontera entre ambas naciones. Ante la posibilidad de una guerra causada por estos intereses económicos, países de la región como Argentina deben intervenir para controlar el conflicto.

Fue así como alumnos de las carreras de Relaciones Internacionales, Derecho y Periodismo de ambas universidades se unieron a miembros de la Armada dispuestos en gabinetes de crisis y trabajaron en grupos para encontrar la solución al conflicto: debieron decidir qué posturas tomar, qué tipo de resoluciones presentar para terminar con el problema y qué estrategias implementar para alcanzar los objetivos.

Análisis de riesgo a cargo de alumnos y capitanes de corbeta

A lo largo de una jornada que duró desde las 9 hasta las 19, los estudiantes de Periodismo pudieron vivir una experiencia diferente. Nada de trabajar como reporteros, realizar entrevistas o buscar la verdad de los hechos desde afuera. Esta vez, por el contrario, los alumnos fueron los voceros de la crisis, los responsables de redactar comunicados y tratar con los medios de comunicación como representantes del Gobierno. Por su lado, los alumnos de Relaciones Internacionales y Derecho ocuparon roles de funcionarios como cancilleres y ministros de Relaciones Internacionales, y aplicaron los conocimientos aprendidos en sus carreras para enfrentar los avatares diplomáticos. Al final del día, la Escuela de Guerra realizó una entrega de diplomas para todos los participantes.

Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *